Archive

Archive for 25 abril 2015

DE VUELTA A LA CASILLA DE SALIDA

25 abril, 2015 4 comentarios

Hace unas semanas mi amiga N me decía que le fastidiaba tener que volver otra vez a la casilla de salida. Y eso que es mucho más joven que yo, y proporcionalmente, ha tenido que volver menos veces. Querida amiga, la vida es así, por lo menos la mía.

Yo estoy a punto de volver otra vez a la casilla de salida. Ella en cierto modo ya ha vuelto. Quizá ya esté y no lo sabe. Yo estoy en la cuenta atrás.

Yo tenía una vida. El baloncesto, la música, las motos, la escritura, los libros, los amigos, la familia. Hace ya tiempo que la he perdido, y he decidido recuperarla.

Hace quince años fue el gran punto de inflexión de mi vida: se murió mi padre, tuve que afrontar una estafa en los tribunales que pretendía dejarnos sin nada, mi novia de entonces mi dejó, y lo que podía haber sido el trabajo de mi vida no pudo ser. Me puse a trabajar en otra cosa que no tenía nada que ver con lo que había hecho hasta entonces, a estudiar un módulo de FP informática por las mañanas, empecé a vivir solo, y desarrollé una carrera profesional.

En todo ese tiempo, salvo breves períodos de tranquilidad, siempre he tenido momentos de lucha, de tensión. He sentido no encajar. Sigo siendo la pieza del puzzle perdido.

En un momento dado no hace mucho me dije ¿y por qué no? Y he estado cerca de otro sueño, era muy difícil, he puesto todo de mi parte, pero es que no. Y yo sabía dentro de mí, porque mi enanito en la boca del estómago (como el que tenía Edward G Robinson en Double Indemnity) me decía que no. De hecho la primera vez dije no. Pero prefiero siempre arrepentirme de algo que he intentado que de no haber intentado algo.

En un momento dado decidí no conformarme, dejar de quejarme y hacer algo al respecto. Y como dice mi amigo Germán, al que debo mucho, si te rompes los dientes, pues te buscas el mejor dentista. En ello estoy.

La vida es un proceso largo de auto conocimiento. Yo soy música, baloncesto, una guitarra que suena, un libro que se abre y huele a nuevo; un triple con el sol dándome en los ojos. Una página en blanco como la que tenía hace unos minutos delante de mí. Un viaje en moto, una playa en Croacia, el viento en mi cara. Y un reloj de arena con toda la arena arriba y tiempo para gastar. La vida de personas apasionantes que se preguntaron por qué. Y conocer, y aprender, y saber cada vez más. Y hacerse preguntas, e intentar llegar a conocer las respuestas. Todo lo que se aproxime a eso y me permita ganarme la vida con ello, es mi felicidad. El dinero no es importante. El poder, el prestigio, la posición, la fama, tampoco lo son.

El trabajo es un medio para poder vivir. La vida es una película donde cada fotograma es irrepetible. El tiempo es un taxímetro celoso que corre más deprisa o más despacio. Uno es quien es, y debe cumplir sus propios mandamientos. Si no lo haces así, estás jodido, amigo.

Así que vuelvo a jugar otra vez, y le pido otra carta al croupier. Carta, por favor.

EL ESPEJO DE LOS DEMÁS

4 abril, 2015 3 comentarios

Hace ya mucho tiempo, mi amigo Rafa Eguiguren me enseñó una lección que me ha servido toda la vida. Como ya os he contado, ya me había enseñado muchas otras cosas más. Había conocido a unos amigos suyos por primera vez, y con muchísima delicadeza vino a mostrarme que la forma que tenía de decir ciertas cosas podía dar a entender que personas a las que acababa de conocer pensaran que yo era un gilipollas.

Yo te conozco y sé que no eres así, me dijo, pero cosas dichas de una forma determinada y sin más información pueden dar a otras personas una información distorsionada de la realidad. En ese sentido, tiene razón Richard Vaughan en su libro Nuestra hora en el escenario cuando dice que la primera impresión muchas veces puede ser la última.

En Zen esto se llama actuar con un corazón generoso y una mente abierta, y supone tener en cuenta la visión que la otra persona puede tener de ti.

Yo mismo soy consciente que a veces tengo una forma de explicar las cosas como si lo que yo digo fuera la verdad absoluta, incluso puedo herir la sensibilidad de mi antagonista, aunque esa no sea mi intención. Eso puede ser excelente si eres abogado y estás razonando tu posición en un tribunal; pero en casi el resto de campos de la vida no suele ser muy rentable.

Para mí fue muy importante lo que mi amigo Rafa me hizo ver, porque hasta entonces yo no había sido consciente de ese hecho tan sencillo: una cosa es como tú mismo te percibes y cómo te están percibiendo los demás. Evidentemente tú puedes mostrarte como la persona más empática, sensible, paciente y comprensiva, y que haya personas que te perciban como un listillo o un engreído debido a sus propios problemas o complejos.

Una cosa es cómo seas tú en realidad; otra cómo te ven los demás; y una tercera es cómo te percibes tú a ti mismo. Y puede que las tres cosas sean totalmente diferentes. En general es algo importante a tener en cuenta, y me ha servido muchísimo en la vida, pero si algo valioso para ti depende de la aprobación de los demás, un error aquí puede ser catastrófico.

Malcolm X hablaba de la parábola del vaso de agua limpia y el vaso de agua sucia que le enseñó Elijah Muhammad. Si a una persona le muestras un vaso de agua sucia, beberá si está muy sediento. Pero si le dejas elegir entre el vaso de agua sucia y el vaso de agua limpia, elegirá el recipiente puro. El propio Malcolm decía que él tenía tendencia a decirle a su antagonista que su vaso estaba sucio, más que a mostrarle la limpieza del propio. Yo también tengo esa tendencia, aunque intento corregirme.

Otro ejemplo divertido es la película ‘Uno de los nuestros’: como los mafiosos sólo se relacionan entre ellos, matar a una persona y llevar el cadáver en el maletero del coche, por ejemplo, es una de las cosas más normales del mundo, y nadie se va a escandalizar por ello. Otra cuestión es qué opina el resto de la Humanidad del asunto.

Un ejemplo más político es la percepción diferente que se ha tenido en Occidente del fascismo y del comunismo tras la Segunda Guerra Mundial. Cómo se ha condenado el fascismo sin paliativos, y sin embargo el comunismo, con muchos más millones de muertos a sus espaldas, ha tenido durante décadas una pátina de respetabilidad tremenda (incluso hoy en determinados sectores la tiene). Hasta la llegada del denominado Eurocomunismo, incluso defendido en las instituciones democráticas en Occidente. Santiago González diría la doble vara de medir de la izquierda.

Y todo esto me ha venido a la cabeza a raíz de la enorme crisis por la que pasa mi partido, por la imagen que la gente me ha transmitido que tiene UPyD de un partido arisco, soberbio, bronco, autoritario. Sin entrar en si es ajustada o no a la realidad esa imagen, hay dos preguntas que contestar: primero, ¿alguien es consciente de ello? Segundo: ¿alguien ha hecho algo para remediarlo?