Archivo

Archive for 26 diciembre 2015

EL ÚLTIMO SOLDADO DE ROCROI

26 diciembre, 2015 4 comentarios

El último soldado de Rocroi se va a casa. Orgulloso de haber peleado hasta el último tiro, y cansado de haber visto en primera fila bastante de lo peor de la condición humana. Por lo menos, me voy con muchas historias para contar y con un bagaje amplio para aplicarme en mi vida privada. Ha sido una experiencia muy bonita. Limpiaré y guardaré mis armas para mejor ocasión, si la vuelve a haber.

Ahora paso a ser una especie de espectador cualificado y me voy a por palomitas para mirar lo que se nos viene encima. Una sociedad que cada vez más es la sociedad de la imagen, del show, de la consigna, y de la acción por las tripas. Quizá siempre lo ha sido, pero no existían los medios que lo han hecho posible hasta hace bien poco.

Rocroi, el último tercio, por Augusto Ferrer-Dalmau

Rocroi, el último tercio, por Augusto Ferrer-Dalmau

El 24 de febrero de 2008 publicaba esta entrada en mi blog, y hoy la he vuelto a leer. Y sigo pensando que las grandes líneas maestras del manifiesto fundacional de UPyD (reforma de la ley electoral, cierre competencial, regeneración democrática, educación pública laica de calidad, lucha contra la corrupción, corrección de las desigualdades regionales) siguen vigentes, y que nadie de los presuntos regeneradores va a defenderlo. Nadie. Lo han demostrado todos ya en la teoría y en la práctica.

Pero está claro que los españoles no nos han querido. Y cada vez menos. Los resultados de las generales han sido patéticos. En la mesa de mi colegio electoral nos han votado 6 personas sobre 440. Como alguien decía un tweet, creo que nos hemos votado a nosotros mismos.

Hemos sido objeto de una campaña de acoso y derribo en los medios de comunicación. Víctimas de la gigantesca operación acordeón orquestada para que todo cambie con el fin de que todo siga igual. Cómo se han pasado la ley electoral por el arco del triunfo en estas elecciones generales es un caso digno de estudio y más propio de dictaduras bananeras. El régimen decidió darnos por muertos y enterrados, y actuó en consecuencia con toda su artillería.

No obstante, no estoy seguro de que hayamos hecho todo lo posible por evitarlo.

Con la perspectiva que da el tiempo, y que conste que yo no he sabido preverlo, una ola se nos ha llevado por delante. Lo bonito y lo triste de la democracia es que al final dependes de la voluntad de la gente. Y por encima de otras consideraciones en las que luego entraré, la gente quería la unión/fusión/coalición/llámelocomoquiera entre UPyD y Ciudadanos. Y como le decía a mi querido y estimado profesor de Derecho Mercantil don Jesús Alfaro hablando de este tema, “Yo le haría un matiz. Un partido político evidentemente mide su éxito por el número de votos que obtiene. Puede tener las mejores propuestas y el mejor programa, pero si no consigue transmitir ese mensaje a los electores, se quedará en un think tank. Que es el riesgo que corre UPyD a fecha de hoy”. Y sí, tiene usted razón, hay decorados del Oeste que duran 50 años. Y que de repente consiguen 40 diputados. O que pasan en Andalucía de 6.024 votos a 370.000.

De esta cuestión ya he escrito con anterioridad. Aunque los dos partidos tienen diferencias significativas, y sigo pensando que Ciudadanos es un decorado de película del Oeste, que han amparado, fomentado y tolerado verdaderas jugadas de sinvergüenzas como esta de Asturias, sí creo ahora que, a la vista de los acontecimientos, por lo menos habría que haber hecho el intento de cuando éramos más fuertes y teníamos una verdadera estructura en toda España poder influir y luchar por cambiar el partido de centro resultante que iba a sobrevivir. Porque hasta yo sabía después de las elecciones europeas de 2014 que sólo podía quedar uno. Precisamente creo que había una posibilidad por tener UPyD el poder de una organización real que funcionaba y estaba bien estructurada. Teñir Ciudadanos de magenta. Por lo menos, hubiera sido un intento con posibilidades de éxito reales, aunque la cara hubiera tenido que ser la del yerno perfecto y soñado.

La situación de ahora es mucho peor, en mi opinión. El partido auténtico casi desaparecido, y un decorado de peli del Oeste como alternativa, con naderías al frente como la número uno por Sevilla o el número uno de Ciudad Real. Y por favor, eso nada que ver con quien con la excusa de que la gente quería la fusión, aprovechó para intentar desmantelar el partido o buscarse un puestín para seguir viviendo de la política (aunque alguna al final haya cambiado el naranja por el rojo).

Pero para eso hubiera hecho mucha mano izquierda y mucha cintura, cualidades de las que la anterior dirección ha carecido, en grandes dosis. Me explico.

Somos como un club de jazz, es decir, tocamos música para una selecta minoría. Hablar de programas, de propuestas, de soluciones auténticas a los problemas reales no es algo muy popular por aquí. Yo sinceramente no he pensado nunca que pasaríamos del 15% de voto nacional. Y como explica Antonio Cervero en este magnífico artículo, UPyD ha sido percibido como un partido antipático. Suscribo uno por uno todos los defectos que señala.

Por un lado, cuando tienes un público reducido pero fiel no puedes tratarles a patadas (el caso de Santiago González me ha dolido especialmente); por otro lado, si no explicas las cosas y las transmites de forma adecuada que puedan entenderla, no vas a conseguir que venga gente nueva. Esto último puede hacer que esa pequeña minoría, poco a poco, se vaya ampliando. Pero como dice Antonio Cervero “no se puede pretender que una sociedad que tiene un interés justo e incluso escaso en lo político, lea programas y documentos de análisis de 300 folios que, sinceramente, le importan un bledo. Hay que dárselo claro, masticado y a ser posible disfrazado de sensacionalista. La respuesta que me dio alguno en ocasiones es que para tratar a los demás como idiotas se iba a su casa. Craso error, ahí están los resultados de unos y otros, porque volviendo al punto dos, el mundo intelectual de la Universidad no es el mundo donde Sálvame o Adán y Eva tienen un 20% de cuota de pantalla”.

Como prueba de lo que digo, hay un apartado en las encuestas del CIS en el que casi nadie se fija, y es la pregunta de a qué partido no votaría nunca:

–  Abril de 2014: 50%,  segunda posición (PP 56,5%)

Julio de 2014: 52,4%, segunda posición (PP 59,3%)

Octubre de 2014: 57,9%, segunda posición (PP 60,2%)

Enero de 2015: 54,3%, segunda posición (PP 60,6%)

Abril de 2015: 60,7%, primera posición.

Octubre de 2015: 63,9%, primera posición.

Como vemos, vamos muy destacados, en lucha cerrada con el PP por ser el partido más antipático para los españoles.

El surgimiento de Podemos supuso un punto de inflexión en lo que se refiere a la política española. Como ya he comentado en otras entradas del blog, pasamos de la política real a la telepolítica demoscópica. En las Europeas IU ganaba a Podemos en el voto CERA, donde no se podían ver cadenas como 13tv, Cuatro o La Sexta. Podemos ganaba a IU donde se podían ver esas cadenas. Y al final, la democracia demoscópica ha ganado, con un escenario peor que con el bipartidismo y donde al final la última palabra la tendrán…los nacionalistas otra vez.

Como dice en su comentario mi amigo Juanorro en su muro de Facebook, UPyD ha sido“el único partido que ha renunciado a sus Consejeros (les correspondían por ley) en los Consejos de Administración en cajas de ahorros, empresas públicas, televisiones públicas… el único partido que renunció a su representación con el nombramiento de un juez para el Consejo del Poder Judicial, el partido que pedía una ley de 2º oportunidad, racionalizar sueldos, eliminar diputaciones, cambiar la Constitución, dar el reconocimiento a las Fuerzas de seguridad del Estado… Vaya el único partido que realmente ha hecho lo que quería implantar en este país. Tened en cuenta, que por mucho que lo oigáis ahora, UPyD ha sido el PRIMER partido de hablar de esto en este país”. Sobre todo lo que ha hecho (no solo dicho, sino hecho) ya hablamos en esta entrada con detalle.

Mis conclusiones son las siguientes:

  • A partir de ahora mis preocupaciones más inmediatas y exclusivas van a ser: yo, mi pareja, mi familia y mis amigos.
  • Trataré de sacarme la plaza fija en mi trabajo en 2016, y me voy a centrar en eso, para poder defenderme de lo que viene, que nos afectará a todos, y no de forma favorable.
  • A este país lo doy definitivamente por perdido. Los españoles han demostrado con creces que la lucha contra la corrupción, la honradez, el trabajo incansable, la transparencia, son cosas que se la traen floja. Como me dijo mi amigo Rafa en cierta ocasión, es muy encomiable tratar de educar a cuarenta y pico millones de personas, pero eso creo que te llevará cierto tiempo, más de una vida.
  • Creo que la marca UPyD está quemada, no es una situación transitoria de la que en algún momento se pueda salir. Pero es sólo mi opinión. Nos han colgado un cartel de perdedores que luego se ha confirmado en los resultados electorales, y que es muy difícil de quitar. Yo les seguiré apoyando desde la barrera; sin embargo, creo que esto ya no tiene arreglo posible. Habría que llevar a cabo un entierro decente. Puede que gente que haya estado aquí, más adelante, haga otro intento similar con otro nombre. Si los caballeros jedi consiguieron sobrevivir a su exterminio, todo es posible.
  • Estoy muy orgulloso de haber formado parte de esto desde la Plataforma Pro, cuando muchos nos levantamos del sofá y decidimos hacer algo, hartos de estar hartos. Ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, y me ha permitido ser testigo en muchas ocasiones de la miseria del alma humana, así como de la grandeza en otros muchos momentos. Muy orgulloso de haber remado junto a compañeros que ahora son mis amigos. No daré nombres, porque puedo dejarme a alguien, pero vosotros sabéis quiénes sois.

Como en el cuadro, Rocroi, el último tercio, creo que hemos tenido gesto y postura gallarda y valiente, con unos rostros en los que se dibuja tanto la resignación a la derrota como el deseo de conservar intacto un honor que se habían ganado en siglo y medio de victorias sobre sus enemigos. Siempre podré decir que yo no me conformé y me esforcé en hacer algo por mi país. Durante ocho años lo hemos intentado. Ahora en mi caso es el momento de que lo intenten otros.

Y para finalizar, quiero reproducir el texto de mi amigo Alvise Pérez, con quien tanto he compartido en las redes:

“Y ojalá este largo y breve momento de sueños compartidos os haya ayudado a encontrar vuestro lugar.

Don Quijote, al llegar a su hogar, y poco antes de morir, recuperó la cordura. Y la obra terminó así:

Yace aquí el Hidalgo fuerte
que a tanto estremo llegó
de valiente, que se advierte
que la muerte no triunfó
de su vida con su muerte.
Tuvo a todo el mundo en poco;
fue el espantajo y el coco
del mundo, en tal coyuntura,
que acreditó su ventura
morir cuerdo y vivir loco.

Recuperemos la cordura al ver la muerte tan cercana. Pero no nos despidamos, porque aún tenemos mucho, mucho que cabalgar.

Un gran abrazo, amigos. Feliz navidad”.

 

Anuncios