LA OTRA CRÍTICA: ‘JIMI: ALL IS BY MY SIDE’, HENDRIX ÍNTIMO EN NIEBLA PÚRPURA

Jimi all is by my side

 

Biopic de del guitarrista de rock Jimmy Hendrix, que se centra en los años 1966 y 1967. Hendrix conoce a Linda Keith, entonces novia de Keith Richards, el guitarrista de los Rolling Stones. Ésta le presenta a Chas Chandler, el bajista del grupo The Animals, y desde ese momento comienza su carrera hacia el estrellato, su acercamiento al mundo de las drogas, las groupies y la vida musical en Londres. Entonces comienza a preparar la grabación de su primer disco, Are you Experienced?

Decir que vas a hacer una película sobre la vida de Jimi Hendrix sin poder utilizar una sola canción suya parece un intento suicida. Esto fue así porque el propietario de los derechos (Experience Hendrix LLC) dijo que no se los otorgaría si no tenían una participación completa en la producción de la película A pesar de ello, el escritor y productor John Ridley (productor ejecutivo y adaptación a la pantalla en ’12 años de esclavitud’) baila en la cuerda floja y consigue un producto muy recomendable en su segundo largo (el otro es ‘Sangre fría’, 1997). Tanto que es una pena que no se vaya a estrenar en España ni creemos que se distribuya en DVD.

Es cierto que jugamos con la ventaja del parecido físico de los dos actores protagonistas con sus personajes en la vida real: un André Benjamin que ha trabajado hasta la extenuación no sólo  el aspecto sino también la forma de hablar de Jimi Hendrix; y lo mismo podemos decir de Imogen Poots, que resulta una muy creíble Linda Keith. Asimismo, Andrew Buckley compone un consistente Chas Chandler.

La película huye de los clichés del biopic musical más típico (como es por ejemplo ‘Ray’ o ‘The Doors’), y nos lleva a los aspectos más personales del posiblemente mejor guitarrista del siglo XX.

Una persona tímida, introvertida, que odiaba su propia voz y pensaba que era el peor cantante del mundo; pero al mismo tiempo lleno de complejos, inocente en su relación con los demás, y que como muchos otros en su situación, no supo digerir bien la fama y la riqueza. Un genio natural que no era consciente de su propia genialidad ni de la reacción que suscitaba en las demás personas, no digamos en los músicos.

Los diálogos incluyen muchas frases reales de Hendrix en entrevistas con la prensa, insertadas en el propio guión, en medio de conversaciones de los personajes, y que si no se conoce su origen dan sensación de naturalidad.

La opción del director a la hora de abordar la tarea implica que la película carezca de un final convencional, y el film en muchos aspectos se parece a Hendrix: es un tanto desordenada, caótica, pero también sensible y con retazos de sentimientos y creatividad. Todo ello envuelto en el ambiente de niebla púrpura de finales de los años 60.

Lo mejor: un biopic distinto de todos los anteriores, nos entrega una visión muy personal de Hendrix como ser humano, más que como estrella de rock, subrayado por buenas interpretaciones de los dos protagonistas principales.

Lo peor: el propio enfoque original de la película la convierte en algo extraña y puede crear decepción por lo que se espera de ella. Echamos de menos algún personaje de la época que hubiera dado juego.

DE VUELTA A LA CASILLA DE SALIDA

25 abril, 2015 4 comentarios

Hace unas semanas mi amiga N me decía que le fastidiaba tener que volver otra vez a la casilla de salida. Y eso que es mucho más joven que yo, y proporcionalmente, ha tenido que volver menos veces. Querida amiga, la vida es así, por lo menos la mía.

Yo estoy a punto de volver otra vez a la casilla de salida. Ella en cierto modo ya ha vuelto. Quizá ya esté y no lo sabe. Yo estoy en la cuenta atrás.

Yo tenía una vida. El baloncesto, la música, las motos, la escritura, los libros, los amigos, la familia. Hace ya tiempo que la he perdido, y he decidido recuperarla.

Hace quince años fue el gran punto de inflexión de mi vida: se murió mi padre, tuve que afrontar una estafa en los tribunales que pretendía dejarnos sin nada, mi novia de entonces mi dejó, y lo que podía haber sido el trabajo de mi vida no pudo ser. Me puse a trabajar en otra cosa que no tenía nada que ver con lo que había hecho hasta entonces, a estudiar un módulo de FP informática por las mañanas, empecé a vivir solo, y desarrollé una carrera profesional.

En todo ese tiempo, salvo breves períodos de tranquilidad, siempre he tenido momentos de lucha, de tensión. He sentido no encajar. Sigo siendo la pieza del puzzle perdido.

En un momento dado no hace mucho me dije ¿y por qué no? Y he estado cerca de otro sueño, era muy difícil, he puesto todo de mi parte, pero es que no. Y yo sabía dentro de mí, porque mi enanito en la boca del estómago (como el que tenía Edward G Robinson en Double Indemnity) me decía que no. De hecho la primera vez dije no. Pero prefiero siempre arrepentirme de algo que he intentado que de no haber intentado algo.

En un momento dado decidí no conformarme, dejar de quejarme y hacer algo al respecto. Y como dice mi amigo Germán, al que debo mucho, si te rompes los dientes, pues te buscas el mejor dentista. En ello estoy.

La vida es un proceso largo de auto conocimiento. Yo soy música, baloncesto, una guitarra que suena, un libro que se abre y huele a nuevo; un triple con el sol dándome en los ojos. Una página en blanco como la que tenía hace unos minutos delante de mí. Un viaje en moto, una playa en Croacia, el viento en mi cara. Y un reloj de arena con toda la arena arriba y tiempo para gastar. La vida de personas apasionantes que se preguntaron por qué. Y conocer, y aprender, y saber cada vez más. Y hacerse preguntas, e intentar llegar a conocer las respuestas. Todo lo que se aproxime a eso y me permita ganarme la vida con ello, es mi felicidad. El dinero no es importante. El poder, el prestigio, la posición, la fama, tampoco lo son.

El trabajo es un medio para poder vivir. La vida es una película donde cada fotograma es irrepetible. El tiempo es un taxímetro celoso que corre más deprisa o más despacio. Uno es quien es, y debe cumplir sus propios mandamientos. Si no lo haces así, estás jodido, amigo.

Así que vuelvo a jugar otra vez, y le pido otra carta al croupier. Carta, por favor.

EL ESPEJO DE LOS DEMÁS

4 abril, 2015 3 comentarios

Hace ya mucho tiempo, mi amigo Rafa Eguiguren me enseñó una lección que me ha servido toda la vida. Como ya os he contado, ya me había enseñado muchas otras cosas más. Había conocido a unos amigos suyos por primera vez, y con muchísima delicadeza vino a mostrarme que la forma que tenía de decir ciertas cosas podía dar a entender que personas a las que acababa de conocer pensaran que yo era un gilipollas.

Yo te conozco y sé que no eres así, me dijo, pero cosas dichas de una forma determinada y sin más información pueden dar a otras personas una información distorsionada de la realidad. En ese sentido, tiene razón Richard Vaughan en su libro Nuestra hora en el escenario cuando dice que la primera impresión muchas veces puede ser la última.

En Zen esto se llama actuar con un corazón generoso y una mente abierta, y supone tener en cuenta la visión que la otra persona puede tener de ti.

Yo mismo soy consciente que a veces tengo una forma de explicar las cosas como si lo que yo digo fuera la verdad absoluta, incluso puedo herir la sensibilidad de mi antagonista, aunque esa no sea mi intención. Eso puede ser excelente si eres abogado y estás razonando tu posición en un tribunal; pero en casi el resto de campos de la vida no suele ser muy rentable.

Para mí fue muy importante lo que mi amigo Rafa me hizo ver, porque hasta entonces yo no había sido consciente de ese hecho tan sencillo: una cosa es como tú mismo te percibes y cómo te están percibiendo los demás. Evidentemente tú puedes mostrarte como la persona más empática, sensible, paciente y comprensiva, y que haya personas que te perciban como un listillo o un engreído debido a sus propios problemas o complejos.

Una cosa es cómo seas tú en realidad; otra cómo te ven los demás; y una tercera es cómo te percibes tú a ti mismo. Y puede que las tres cosas sean totalmente diferentes. En general es algo importante a tener en cuenta, y me ha servido muchísimo en la vida, pero si algo valioso para ti depende de la aprobación de los demás, un error aquí puede ser catastrófico.

Malcolm X hablaba de la parábola del vaso de agua limpia y el vaso de agua sucia que le enseñó Elijah Muhammad. Si a una persona le muestras un vaso de agua sucia, beberá si está muy sediento. Pero si le dejas elegir entre el vaso de agua sucia y el vaso de agua limpia, elegirá el recipiente puro. El propio Malcolm decía que él tenía tendencia a decirle a su antagonista que su vaso estaba sucio, más que a mostrarle la limpieza del propio. Yo también tengo esa tendencia, aunque intento corregirme.

Otro ejemplo divertido es la película ‘Uno de los nuestros’: como los mafiosos sólo se relacionan entre ellos, matar a una persona y llevar el cadáver en el maletero del coche, por ejemplo, es una de las cosas más normales del mundo, y nadie se va a escandalizar por ello. Otra cuestión es qué opina el resto de la Humanidad del asunto.

Un ejemplo más político es la percepción diferente que se ha tenido en Occidente del fascismo y del comunismo tras la Segunda Guerra Mundial. Cómo se ha condenado el fascismo sin paliativos, y sin embargo el comunismo, con muchos más millones de muertos a sus espaldas, ha tenido durante décadas una pátina de respetabilidad tremenda (incluso hoy en determinados sectores la tiene). Hasta la llegada del denominado Eurocomunismo, incluso defendido en las instituciones democráticas en Occidente. Santiago González diría la doble vara de medir de la izquierda.

Y todo esto me ha venido a la cabeza a raíz de la enorme crisis por la que pasa mi partido, por la imagen que la gente me ha transmitido que tiene UPyD de un partido arisco, soberbio, bronco, autoritario. Sin entrar en si es ajustada o no a la realidad esa imagen, hay dos preguntas que contestar: primero, ¿alguien es consciente de ello? Segundo: ¿alguien ha hecho algo para remediarlo?

Y SI AL FINAL TODO ESTO SE VA A LA MIERDA

16 marzo, 2015 6 comentarios

Recuerdo un día en el que estaba con mi amigo Jaime, hace unos años ya. Y tuvimos una conversación en la que decíamos hablando de UPyD cuántos años le das a esto. Y pensábamos que cinco años como mucho; que luego, como cualquier organización formada por personas, nos convertiríamos en algo parecido a los demás partidos. Ya no merecería la pena y nos iríamos a casa, contentos por haberlo intentado. Y podríamos decirle a nuestros hijos que un día intentamos cambiar la inercia cainita y miserable de este país.

Han pasado esos 5 años. Y mira por donde como profetas no tenemos futuro. En efecto, si lo que predicen las encuestas se confirma, puede que nos acabemos yendo a casa, como decíamos. Pero no por la razón que pensábamos.

No nos hemos convertido en un partido como los demás: al contrario, seguimos sin tener un solo corrupto, ni un solo imputado; hemos gastado nuestro dinero denunciando la corrupción en los tribunales. Seguimos proponiendo en las instituciones aquello que llevamos en las resoluciones políticas del II Congreso y en los respectivos programas electorales. Es decir, hacemos lo que decimos, no como los demás, que prometen una cosa y hacen la contraria al poco tiempo.

Tenemos nuestras cuentas publicadas y los sueldos de nuestros cargos públicos desde hace mucho tiempo. Hemos introducido en el vocabulario político palabras que antes había que buscar en el diccionario, porque nadie las usaba: transparencia, regeneración democrática, derecho a la información, reforma electoral.

Los ciudadanos pueden hacernos propuestas libremente: puedes hacernos una pregunta para llevarla al Congreso y hacérsela al Gobierno. Hay un día en el que puedes hablar con tu diputado o tu concejal sin cita previa, el UPyDía.

Frente a todo esto, tenemos los dos grandes cada vez menos grandes: Gurtel, ERES, Bárcenas, cursos de formación, áticos y tranvías, tarjetas Black. Y aparte de la corrupción, un sistema de organización del Estado caro, ineficaz, injusto y creador de redes clientelares que fomentan el voto cautivo, y que ninguno de los dos piensa cambiar. Una ley electoral que les favorece y que tampoco van a modificar.

Enfrente tenemos a los dos outsiders, aspirantes a colocarse en lugar de. Unos y otros han demostrado que lo que les importa es el poder. Todavía no gobiernan, pero ya han dado síntomas inequívocos, para todo el que no sea ciego y quiera ver más allá de los cantos de sirena de los medios de comunicación afines a cada cual, de que su única aspiración es colocarse en el lugar del grande de su cuerda.

Uno con una financiación más que sospechosamente ilegal, proveniente de un país extranjero, cuyos principales líderes han cometido fraudes de mayor o menor calibre, a saber: contratar de forma ilegal según su estatus de profesor titular, crear una empresa para contabilizar facturas de tres años antes, que no sabemos en concepto de qué corresponden, aparte de defraudar a Hacienda y tener que hacer una declaración complementaria para evitar los intereses de demora. Otro de ellos cobrando una beca suculenta sin dar palo al agua por ello e incumpliendo su contrato con la connivencia de su rector. Donar parte del sueldo por considerarlo excesivo está muy bien, los vocales vecinos de UPyD lo hacen (estando algunos en el paro), pero donar tu sueldo a tu propia productora, eso muy elegante no es que parezca…Por no hablar de dedicar el dinero que el Parlamento Europeo les proporciona para pagar asistentes locales a abrir sedes del partido por toda España. A ver cómo le van a echar en cara a UGT que haya pagado carteles y material del sindicato con el dinero de las tarjetas black…Y eso sin entrar en el programa mutante, que va cambiando con el paso de los días, y que según el sitio donde hable contiene cosas distintas.

Pese a todo esto se están merendando al que fue el tercer partido, porque en la tele dan muy bien, y por eso tan español de acudir en auxilio del vencedor.

El otro era un partido con más años que el mío. No sacaba votos fuera de Cataluña, pero dentro mantenía su presencia dignamente. Cometieron algunos errores, como ir con un partido de extrema derecha a las Elecciones Europeas de 2009. Pero después conocieron a su gurú. Y este les dio la fórmula mágica para crecer: fagocitar partidos “independientes”. El resultado: como muestra un botón, Andalucía. Lógicamente los casos de corrupción empezaron a aflorar, ellos se defienden diciendo que no son miembros de su partido. O sea, lo son a la hora de contar cargos públicos o de ir en sus listas electorales, pero cuando les imputan o les meten en la cárcel son “independientes”. Y al que es miembro le recolocan de asesor en Europa. Pero eso sí, venden su mercancía envuelta en papel couché. Y decir esto la gente no lo ve bien, a ver si les dejáis en paz, que no hacéis más que meteros con ellos, seguro que por envidia de lo guapo que es su líder, y lo bien que le va en las encuestas.

Pues sí, hemos cometido errores, especialmente desde las elecciones europeas. Y nunca hemos conseguido que nuestro mensaje llegue en profundidad a la gente. Pero si todas las comparaciones son odiosas, esta no aguanta ni cinco minutos.

Me decía un chico que conocí el otro día y con el que comenté todo esto con unas cervezas de por medio que si no me sentía frustrado. Pues sí que me siento frustrado.

Y si al final todo esto se va a la mierda, pues nos iremos a casa. Como hablaba con mi amigo Dani el otro día, nos dedicaremos a lo nuestro, a cuidar de nosotros y de nuestros seres queridos, y que del país se preocupe otro. Más tristes, pero más sabios. Por suerte me he podido ganar la vida muy bien hasta ahora, y no debo dinero ni favores a nadie.

Eso sí, no estamos derrotados, y pese a las amenazas chulescas de un ministro de este Gobierno (“os aplastaremos como a una nuez”) que ya se están cumpliendo, lucharemos hasta el final. Y la última palabra, por suerte, la sigues teniendo tú que has llegado hasta aquí.

Malcolm X dijo esto en su famoso discurso “El voto o la bala”: “Este es el año en que todos los políticos blancos volverán a meterse en la llamada comunidad de la gente de color para engañarnos y sacarnos unos cuantos votos. El año en que todos los bribones políticos blancos volverán a meterse en la llamada comunidad de gente de color con sus falsas promesas, alimentando nuestras esperanzas para luego defraudarlas con sus trucos y sus traiciones, con promesas falsas que no tienen intención de cumplir”.

La decisión es nuestra. Y también la responsabilidad. ¿Estamos preparados?

ERES EL TIPO QUE CONOZCO QUE HA TRABAJADO EN MÁS COSAS

4 marzo, 2015 2 comentarios

Reconozco que la frase suena un poco pretenciosa dicha así…

El otro día estaba comiendo con mis compañeros de trabajo, y la verdad es que a veces hago comentarios al respecto de sitios donde he estado o de cosas que he hecho: pues estuve en ese pueblo una vez trabajando y me pasó no sé qué, o cuando trabajaba de tal estaba bien pagado y era muy divertido. Uno lo cuenta como ejemplo, no por fardar de nada. Pero el caso es que Natalia me dijo algo así como “eres la persona que conozco que ha trabajado en más cosas”.

Y esto me dio la idea de contar un día en el blog las múltiples profesiones que he tenido, por suerte o por desgracia. Y como a la gente le ha hecho gracia la idea, pues allá va…

Con quince años en verano iba a trabajar con mi padre, que era cajero en una oficina bancaria. Sé que esto no cuenta, pero me tenían pasando asientos contables, y además me hacían ir al bar a por botellines y tapas. También me puse a dar clases particulares a otros niños, como hemos hecho todos. A los 20 años empecé de camarero sustituyendo a mi profesor de guitarra en un restaurante. A los dos meses me hicieron recepcionista del restaurante, que es un trabajo curioso, porque tienes que hacer los menús, llevar todos los pedidos y facturarlos, pesar los kilos de comida para calcular los que van por cuenta del proveedor y del cliente…

De ahí pasé a profesor de baloncesto en un colegio de monjas, mientras hacía el último año de Derecho y empezaba la prestación social en Cruz Roja. Esto último tampoco cuenta, pero hice curriculum: hicimos la primera base de datos de ONGs que hubo en España, fui miembro de la campaña Democracia es igualdad, impartiendo charlas en colegios y seminarios, fui ponente en la Semana Internacional de los Derechos Humanos, hice un módulo de responsabilidad civil y penal de los voluntarios (antes de que hubiera ley del voluntariado) e impartí formación institucional en Cruz Roja.

En el Colegio teníamos contrato de septiembre a mayo, y luego había que buscarse la vida. En esos trabajos de verano fui socorrista y disc jockey en un garito en los bajos de Argüelles. Puedo afirmar sin duda que se liga más con el segundo que con el primero.

Aparte de baloncesto, di clases en el colegio de filosofía, guitarra, informática, matemáticas, iniciación a los deportes de equipo (pre deporte le llamaban) y cuidé recreos y estudios, aparte de ser entrenador de equipos federados de baloncesto y director técnico.

En esos trabajos veraniegos además trabajé de camarero en una terraza hice plancha, barra y mesas. También en un bar en un pueblo de Madrid. Estuve dos meses en un gabinete de prensa que hacía periódicos personalizados para empresas, del grupo de La Voz de Galicia.

Como abogado tuve dos intentos: uno como autónomo que no fue muy lejos; y otro por cuenta ajena, que fue un poco más lejos. Entre medias preparé tres oposiciones y saqué la última sin plaza. Aprendí mucho, pero terminé cambiando de profesión.

Entre ambos intentos conocí el maravilloso mundo de las agencias de modelos: los feos también pueden trabajar ahí. Un amigo me llamó para un casting para una serie de televisión en el que buscaban a un motero con moto tipo Harley y ropa al uso. Hicimos el casting con la moto incluida y fui seleccionado, a 500 euros diarios más catering, para hacer de doble del actor Pepín Tre en escenas con la moto y peleas en la serie El botones Sacarino, de RTVE. Antes hice también un papel sin voz en otra serie, Aladina, lo que me permitió echarme unas risas con Paz Padilla, que es muy maja. Mi último trabajo de este tipo, a solo 50 euros por dos horas (ay la crisis…), fue pasear con la moto a ejecutivos de la empresa L’Oreal por Madrid después de una cena. También hice un papel en un corto de un amigo mío dramaturgo y guionista.

Compatibilizando con el colegio di clases particulares de inglés, guitarra, y varias asignaturas (lengua, matemáticas, literatura, filosofía). Estuve a punto de dar un giro a mi vida cuando me matriculé en Magisterio en la especialidad de educación musical, pero justo al iniciar el curso escolar me ofrecieron en el colegio donde trabajaba el puesto de responsable de aula multimedia y coordinador de actividades extraescolares, y abandoné la posibilidad de estudiar Magisterio (o educación primaria, como creo que se le denomina ahora). El puto dinero…

Perdí el trabajo de abogado en el despacho y estuve de comercial de una empresa de software para asesorías. Ser comercial no es lo mío, y le di un giro a mi vida laboral: empecé a trabajar en el departamento de internet de Vodafone (Airtel entonces) como teleoperador de soporte técnico, y me puse a estudiar un FP de informática por las mañanas. Pasé a ser coordinador de formación en dos años, dando cursos sobre informática y telecomunicaciones. Luego me fui de consultor al Colegio de Registradores, donde estuve dos años, y más tarde trabajé en un Registro de la Propiedad en Madrid durante seis años. Posteriormente me fui a trabajar como consultor para el Consejo General del Notariado. Y ahora estoy en mi actual ocupación, que ya sabéis cual es.

En la Universidad empecé a escribir en revistas y fancines. Siempre me ha gustado mucho escribir, desde que era muy pequeño. Y aparte de este blog que mantengo desde 2005, he tenido mi ocasión de hacer algún pinito, como cuando Santiago González me publicó este artículo que apareció en la web del diario El Mundo a través de su blog. Actualmente colaboro con la revista de cine nochedecine.com, donde figuro como firma invitada haciendo crítica de películas. También estuve escribiendo artículos para la página web de los Utah Jazz en España hasta que cesó su actividad.

Creo que si me tocara la lotería me dedicaría a escribir. Tengo pendiente un sueño, escribir una tesis sobre el nacionalismo negro norteamericano.

Por cierto, aprovecho para agradeceros vuestras visitas a todos los que leéis mi blog, el año pasado tuve más de 16.000 visitas de 79 países distintos.

No puedo irme sin mencionar la música. Aparte de impartir clases, desde 1992 he estado tocando la guitarra en varios grupos: pop, rock alternativo, jazz, grunge, metal…Realmente me ha costado dinero más que ganarlo, pero me he podido dar el gusto de tocar en sitios míticos como la sala Clamores o de colgar el cartel de no hay billetes y vender 313 entradas en un concierto.

Siempre he tenido en la cabeza la intención de trabajar en lo que me gusta, y si no es posible, de comprar tiempo con dinero, para poder hacer las cosas que me gustan de verdad fuera del trabajo. Pero últimamente por circunstancias estoy haciendo el camino inverso. Y me he dado cuenta. Veremos. Hasta ahora, no he sido capaz de encontrar mi lugar en el mundo, como el personaje de la película de Adolfo Aristarain.

Espero que te haya gustado, Natalia. Y gracias por la idea, como ejercicio de reflexión me ha venido muy bien.

MI GRAN DEUDA GRIEGA

26 febrero, 2015 Deja un comentario

Estoy leyendo un libro escrito en 2012 por Michael Lewis titulado Boomerang (viajes al nuevo tercer mundo europeo) y estoy flipando en colores. Recomiendo sinceramente su lectura para que nos demos cuenta la cantidad de información sesgada o directamente mentiras que nos cuelan por la rendija de la televisión, la prensa, la radio, internet, etc, respecto de la crisis económica.

En el libro se habla también de otros países (Irlanda, Islandia), pero lo de Grecia me parece lo más interesante. Ahora que parece que hay un principio de acuerdo entre Grecia y la UE respecto de la prórroga del programa de rescate, creo que es muy importante ser conscientes de cómo se ha llegado a la situación actual.

La situación que Michael Lewis se encuentra cuando viaja a Grecia y comienza a recabar testimonios es alucinante. El país de Europa donde más autónomos hay porque nadie paga impuestos, solamente los asalariados. Donde un cirujano plástico declara 12.000 euros anuales de ingresos. Donde hasta los médicos aceptan sobornos por colarte en la consulta. Donde el fraude fiscal es una religión, y dos inspectores de Hacienda le llevan una carpeta llena de casos reales de fraude tapados por el Estado, y ambos inspectores son castigados ¡por su propio Gobierno! por hacer bien su trabajo.

Un país que cuando entró en el euro afirmaba tener un 3% de déficit público y realmente andaría más cerca del 12%, sin contar los sobornos y el fraude fiscal. Una deuda de 1,2 billones de dólares, que eran en 2012 más de un cuarto de millón por cada griego con empleo. Lewis lo clava en este párrafo: “Al final lo que los griegos quisieron hacer, una vez que se apagaron las luces y se quedaron solos, fue convertir su Gobierno en una piñata repleta de dinero y dejar que sacara tajada de ella el mayor número posible de ciudadanos”.

El sector público griego ha duplicado el gasto desde el año 2000. En él una persona gana tres veces más que en sector privado en igualdad de condiciones. Los Ferrocarriles nacionales tienen unos ingresos de 100 millones de dólares y unos gastos de personal de 400 más una partida de otros gastos de 300 millones. Stefanos Manos, nombrado ministro de finanzas, dijo que sería más barato meter a todos los viajeros del tren en taxis.

El sistema sanitario invierte en suministros más que la media europea, y es muy normal ver al personal llevarse esos suministros a su casa, así como pagar al médico para que te atienda antes en las consultas. El sistema educativo, uno de los peores valorados del mundo, tiene cuatro veces más profesores por alumno que Finlandia.

La edad de jubilación para las profesiones calificadas como duras es de 55 años en hombres y 50 años en mujeres. Si miramos la lista de profesiones calificadas como tales vamos a alucinar en colores: peluqueros, locutores de radio, camareros, músicos.

Y el tema de los sobornos es el deporte nacional: se da simplemente por supuesto que cualquiera que trabaje para el Gobierno tiene que ser sobornado.

Y lo más curioso del caso griego son sus bancos. Casi fueron los únicos de Europa que no compraron bonos basura e hipotecas subprime. Su único problema fue que prestaron al Gobierno griego unos treinta mil millones de euros. No fueron los bancos los que se cargaron el país, el país se cargó a los bancos…

En Grecia no hay un Registro de la Propiedad. Por lo tanto, las propiedades cambian de manos sin constancia oficial alguna, solamente se liquida un impuesto municipal en el que no hay ningún control sobre las cantidades declaradas. Y por otro lado, la inspección fiscal es casi inexistente, aunque desde 2009 se ha mejorado mucho en este sentido. Pero el problema sigue siendo muy complicado controlar la evasión fiscal de profesionales liberales. La corrupción y el fraude casi es algo cultural.

Después de todo esto, es alucinante que se nos venda esta situación como la lucha del pueblo contra los recortes y la dictadura de la Troika, como por ejemplo en este artículo de Vicenc Navarro: “Pero el gran dato de las negociaciones es que, a pesar del enorme desequilibrio de fuerzas, la movilización de un pueblo en apoyo de las demandas justas de su gobierno puede conseguir victorias en un proceso en el cual solo hemos visto el inicio de una larga lucha, pues es ahora cuando la parte difícil comienza. Ceder y caer en un desánimo es lo que la reacción desea. Lo que ha ocurrido en Grecia muestra que cuando la población se mueve, se pueden ganar batallas. Y también muestra la falsedad de los argumentos utilizados por los gobiernos Zapatero y Rajoy (y Mas en Catalunya) de que no hay alternativas. Incluso en un caso extremo, como el de Grecia, con un gran desequilibrio de fuerzas, se pueden desarrollar otras propuestas”.

Con los matices que se quieran, pero el caso es que nadie le puso una pistola en el pecho a Grecia para entrar en el euro, y han mentido y falseado las cuentas para poder pertenecer. Si nos indignamos porque desde el Estado en España se han rescatado a los bancos y las cajas con dinero público, igualmente lo tendríamos que hacer con la inmensa mayoría de un país y con los sucesivos gobiernos que han mentido y engañado, practicando la política adolescente de barrer la mierda debajo de la alfombra y mirar para otro lado, y cuando todo sale a la luz echar la culpa a todo el mundo, pero no hacer lo que haría una persona adulta normal: asumir las consecuencias de los propios actos y buscar la forma de solucionar el desastre que se ha creado.

La situación actual desde luego es dantesca: la deuda griega es un 177% del PIB de Grecia. Y con la situación que acabamos de describir, hablar de crear 300.000 puestos de trabajo en el sector público y social, subir el SMI de 580 euros a 751, subir las pensiones, o anular las privatizaciones, más que un programa electoral parece una broma de Syriza. Han jugado al póker con las cartas marcadas, les han pillado y ahora quieren seguir jugando pidiendo prestado a quien ya les prestó antes. Análisis como los de Vicenc Navarro diciendo que el rescate a Grecia ha sido para pagar a la banca privada (“para evitar las pérdidas de los bancos europeos, entre otros, el Estado español ha terminado comprando bonos griegos por valor de más de 30.000 millones de euros a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera”) obvian el hecho de que fue el Gobierno griego el que pidió prestado a los bancos griegos, en qué se lo gastó y por qué no devolvió esos préstamos. Otra vez la política del adolescente, echando la culpa a los demás. Y el Gobierno de Samaras no hizo nada…nada más que destapar la basura almacenada debajo de la alfombra.

MALCOLM X: EL HOMBRE Y SU TIEMPO

21 febrero, 2015 2 comentarios

Hoy es 21 de febrero de 2015. Hace exactamente 50 años fue asesinado uno de los hombres más inspiradores del siglo XX. Una persona que se construyó a si misma, desde el barro hasta las mayores alturas políticas e intelectuales. Un hombre que por encima de todo hizo honor a una frase que pronunció en cierta ocasión: “Quiero la verdad, la diga quien la diga, y no me importa quién esté a favor o en contra”. En ella se resume un ideal de vida para aquellas personas que tratamos, sin prejuicios, de llegar a la verdad, la justicia y las ideas. Su autobiografía es uno de los grandes documentos humanos de nuestro tiempo.

Malcolm-x

Malcolm Little fue hijo de un predicador partidario de las ideas de Marcus Garvey, y que fue asesinado precisamente por difundir esas ideas. La primera mitad de su vida fue proxeneta, traficante de drogas, corredor de apuestas…Tras pasar por la cárcel, en ella aprende a escribir y a leer, se convierte a la religión del Islam de los musulmanes negros, se transforma en una persona culta, con don de gentes y descubre poseer una oratoria espectacular. Como dijo en una conferencia en la Universidad de Harvard, de no haber sido por su conversión al Islam, podría haber sido el asesino de cualquiera de los estudiantes que asistían a su charla. Ahí es donde sustituye su apellido Little por la X que representa su apellido de esclavo que nunca llegó a conocer. El Islam de Elijah Muhammad da sentido a su vida, deja las drogas y el alcohol, se casa y tiene hijos.

Pero poco a poco comienza a descubrir que la fe inquebrantable que tenía en Elijah Muhammad comienza a resquebrajarse. Mientras predica una estricta moral, Malcolm descubre que su líder se dedica a seducir a sus secretarias y dejarlas embarazadas. Otros ministros del Islam viven a todo tren gracias a los ingresos de la Nación del Islam, mientras que él y su familia viven muy austeramente y casi sin ingresos. Descubre cómo la envidia a su alrededor hace que le silencien en el periódico que él mismo había fundado, Amsterdam News.

Finalmente rompe con la Nación del Islam y se convierte al Islam sunnita. Su evolución ideológica fue espectacular. De decir que todos los blancos son el diablo y abogar por la separación completa de las razas blanca y negra, tras su peregrinación a La Meca, pasó a querer trabajar con blancos que apoyaran sus ideas. Del odio a los blancos y de la frase “by any means necessary” pasa a colaborar con el movimiento de los derechos civiles y abogar por los derechos humanos. Comienza a viajar por todo el mundo y a tratar con líderes mundiales, intentando unir las tras variables que constituían la base de sus ideas: la negritud, el Islam y el Tercer Mundo.

Dos días antes de morir dijo lo siguiente: “Escuchar a líderes como Nasser, Ben Bella y Nkrumah han hecho darme cuenta de los peligros del racismo. Me di cuenta que el racismo no es sólo un problema de blancos y negros. Existen baños de sangre en todas las naciones de la tierra en un momento u otro.
Hermano, ¿recuerdas el momento en el que una chica universitaria blanca entró en el restaurante con el propósito de ayudar a reunir a los musulmanes negros y a los blancos, y yo le dije que no había ninguna remota posibilidad y se fue llorando? Bien, he vivido para lamentar aquel incidente. En muchas partes del continente africano vi a estudiantes blancos ayudar a la gente negra. Algo como esto mata un montón de argumentos. Hice muchas cosas como musulmán negro de las que ahora me lamento. Yo era un zombi por entonces, como todos los musulmanes negros. Estaba hipnotizado. Bueno, supongo que un hombre tiene derecho a hacer el ridículo si está dispuesto a pagar el coste. Esto me costó 12 años.
Esa fue una mala escena, hermano. La enfermedad y la locura de aquellos días… me alegro de estar libre de ellos”.

Quizá su carisma, su atractivo personal, y el viraje espectacular de sus ideas y la posibilidad de que ellas pudieran llegar a un amplio espectro de personas en EEUU fue la causa última de su muerte. Aunque en un principio los musulmanes negros parecen los más probables autores del asesinato, y que el propio Malcolm X dijo que “los musulmanes negros iban a por él”, John Alí, secretario nacional de la Nación del Islam, y una de las personas que más hicieron por apartar a Malcolm X de la Nación del Islam, fue identificado en los años 70 como un agente encubierto del FBI. Y en la noche anterior al asesinato se reunió con Talmadge Hayer, uno de los asesinos condenados por el crimen. Que por cierto cumplió 44 años de cárcel y fue liberado en 2010. Varios libros han tratado el tema de su asesinato, como el de Manning Marable, que afirma que el verdadero asesino está libre y nunca fue acusado, o John Henrik Clarke, que escribió uno de los libros más completos, Malcolm X: the man and his times.

Un mes antes de su muerte le preguntaron: “¿Ya no cree en un Estado negro?” Y contestó: “No, creo en una sociedad donde la gente pueda vivir como seres humanos sobre la base de la igualdad”.

Tal y como dice el escritor Theodore Draper en su libro El nacionalismo negro en los Estados Unidos, “quienes juran su nombre en vano, para ofrecer sus  propias recetas revolucionarias favoritas, no hacen honor a su memoria. Dejó su propio e inmejorable epitafio: ‘Toda mi vida ha sido una cronología…de cambios’.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.