Inicio > para leer sólo mis entradas personales, todas las entradas > UN LUGAR EN EL MUNDO Y LA PIEZA DEL PUZZLE PERDIDO

UN LUGAR EN EL MUNDO Y LA PIEZA DEL PUZZLE PERDIDO


Recuerdo una película de Adolfo Aristarain, Un lugar en el mundo, que me gustó mucho. El padre del protagonista le dice a su hijo que, en su peregrinar por la vida, encuentra un pueblecito donde siente, sabe, que es su lugar en el mundo. El lugar donde sabe que pertenece, donde se siente como parte intrínseca de él. Hasta ahora, a veces me he sentido en ese lugar. Pero por necesidades más terrenales he tenido que partir de ese pueblecito agradable. Hay que comer, hay que progresar. Desde entonces, soy una pieza de un puzzle perdido que busca encajar. A veces el puzzle me ha rechazado, a veces soy yo el que no ha encajado en el puzzle. Quizá también me han ido comiendo los bordes de la pieza y ahora es más difícil. No lo sé.

Hace poco salté sobre un puzzle, y creía haber encajado, pero últimamente el puzzle se mueve y parece que va a saltar por los aires…me aprieta cada vez más y llevo un tiempo buscando otro para cuando el mío se haga pedazos, porque tiene toda la pinta.

El grupo de música es un puzzle en el que hasta hace poco sólo encajábamos tres piezas, la cuarta no, probamos varias, y ahora la cuarta pieza va bien. A veces, incluso un puzzle de sólo dos piezas es difícil de encajar.

Yo mismo soy un puzzle de muchas piezas, a veces ni siquiera me encajan todas, imagina lo difícil que es encajar con los demás.

En el pasado, hemos tenido a lo mejor esa pieza que falta en la mano y la hemos tirado al suelo, y hemos seguido camino. A veces tratamos de volver a por ella, pero ya no está, alguien pasó después y se lo llevó. Es mejor seguir buscando.

Y piensa que, como dice el proverbio árabe, lo que está bien perdido ni se busca ni se encuentra. Y dicen que la vida es larga, y completar el puzzle es sólo cuestión de tiempo y de paciencia. Mucha paciencia. El tiempo estira la razón y da la perspectiva de las cosas que la prisa emborrona. La vida te ayuda a encajar al final. Veremos. Los posos del té al final se acaban posando en el fondo del vaso. Y ahí se quedan. Como las piezas de un puzzle ya terminado.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 25 abril, 2015 en 14:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: