Archivo

Archive for 28 julio 2007

HISTORIAS DE MOTOCICLETA I

28 julio, 2007 Deja un comentario

 

Cuando tuve las otras motos, siempre pensé en tener una Harley Davidson antes de los 40. Pues he cumplido el objetivo, tengo 38 y una Road King Classic. Aunque el comienzo no ha sido muy esperanzador, estoy muy feliz con ella (no me refiero a mi novia…).

Día 1. Jueves, voy a recogerla por la tarde después de hacer el seguro. Ya la he visto dos veces y es impresionante. Lo que no me acaba de convencer es el tamaño de las alforjas. Los escapes no son originales, de hecho pone en inglés en letras tamaño rótulo de Gran Vía que no son aptos para la conducción urbana y sólo para carreras en circuito cerrado (sic). Pero el sonido es redondo y precioso. La primera sensación es de “donde voy yo con esto”. Es muy grande y voy echado hacia adelante. Parece un poco incómoda. Lo mismo más adelante le cambio el manillar. La primera marcha es larguísima.

La sensación es brutal. El motor es como un dinosaurio, tiene unos bajos acojonantes. Unos 30 kilómetros y al garaje.

Día 2. Me la llevo al curro y la enseño. A todo el mundo le encanta (o casi). Me voy haciendo con el asunto, ya tumbo un poco. Tiene mucho repris para su peso. Por cierto, y cómo pesa (350 kg en vacío). A lo que no me acabo de acostumbrar es a una moto con indicador de gasolina, cruise control, inyección electrónica y tener los parciales en millas. Es de coña.

Día 4. Salida mañanera al chalet, carretera de verdad, Autovía y carretera secundaria. Acojonante. Por la tarde, no arranca. Es el regulador, pero no lo sabré hasta más tarde. Estos días se me encendían las luces del cuadro de la inyección y de la batería (lógico, la batería se descargaba). Tengo que dejarla en el chalet de Sr. Quique y gracias por llevarnos a casa. Putada.

Día 5. Grúa hasta el taller. El tío me dice que es la batería. Pues claro que no, le digo yo. El Sr. Quique y yo hemos vivido unas cuantas aventuras por ahí juntos, aunque no somos mecánicos, tenemos el culo pelado de hacer kilómetros. Al final (cómo me jode tener razón) es el regulador. Por lo menos se portan bien y en 5 días tengo la pieza.

Día 6. Recojo la moto por la tarde. al salir por la noche, arranco con el candado puesto y me llevo por delante dos radios de la rueda delantera. Me cago en la puta!! Al principio pensé que me había cargado la llanta, pero parece que son sólo dos radios. Vamos al taller del Sr. Quique, atendido por dos excelentes caballeros, que además tienen un museo dentro (hay motos preciosas de la policía americana, de la guardia de Franco), y me comenta que parece todo ok (menos mal), pero debo cambiar los radios en cuanto me venga bien. Qué comienzo más guay!

Día 7. El caso es que sólo me han dado una copia de la llave de la moto, así que le pregunto a Alfonso de Customplanet cómo hago, y me dice que en cualquier sitio de llaves te hacen una copia. Voy a La Vaguada y hago una copia (vale 12 €). La pruebo y no gira. Vuelvo y me la repasan. La pruebo en el bloqueo del manillar y gira media vuelta y se queda dentro. Dentro. No me lo puedo creer. Al final, la sacamos como podemos, pero el bloqueo se me queda roto. Menos mal que no la he probado con el encendido!

Bueno, espero haber agotado todas las desgracias de los próximos años en 7 días. Ah y gracias, Sr Quique!