Archivo

Archive for 10 marzo 2008

LA NOCHE ELECTORAL DE UN APODERADO DE UPYD

10 marzo, 2008 Deja un comentario
Anoche he estado de apoderado de UPyD en Madrid, ha sido una experiencia acojonante…Desde las 8 y media de la mañana hasta las dos de la madrugada, casi 18 horas seguidas, con dos colegios electorales, en total 17 mesas, teniendo que coger todas las actas de Congreso y Senado, ayudar a contar votos, ayudar a la gente a votar…En general, salvo algún desustanciao, muy buen ambiente entre apoderados, interventores y miembros de las mesas, buen rollito, y yo me he sentido un poco la estrella de la fiesta y el "raro": la estrella pq es la primera vez que concurrimos a unas elecciones, y la gente me ha hecho muchas preguntas de todo tipo, cuánto os ha costado la campaña (pues la reforma del piso de Bermejo, creo), se ha hecho sólo con aportaciones de la gente. Mola mucho cuando ha venido una pareja, él con muletas, jóvenes los dos, me han visto la acreditación y me han saludado y felicitado, "ya verás como sacamos algo", "te hemos votado a tí"…un chico con aires formalitos (y yo con mi camiseta de West Coast Choppers, que ha hecho furor entre el personal…) que se acerca y me dice "os he votado porque sois muy necesarios", me saluda y se va. Cuando ya es casi seguro que tenemos un escaño, los del PP vienen a felicitarme, del PSOE ni uno, aunque yo sí les felicito a ellos, ya parecen ganadores. El "raro" porque todo el mundo se queda mirando la chapa y me pregunta de qué partido soy, "del de Rosa Díez", y así zanjamos equívocos. Más muestras de apoyo, sólo gente joven, qué curioso. Tengo que estar de un cole a otro todo el rato, pero mola. El poli que no me deja aparcar la Harley dentro del colegio, "ok, no pasa nada, tío", y que luego quiere reconciliarse conmigo, "te habrá costado una pasta, colega", me dice que curra en la comisaría de aquí al lado y que a ver si nos tomamos algo otro día, pero sin alcohol. Los abuelillos que te piden ayuda o consejo, el recuento, ahí empieza el stress, tener todas las mesas, los datos, los sms a la coordinadora con el escrutinio, a las 12 y media de la noche me doy cuenta que desde la hora de comer he tomado una nutritiva cena compuesta de una galleta de chocolate y una Mahou, cortesía de la chica de Correos y el PSOE, respectivamente. Hacemos a media tarde un miniparlamento con PP, PSOE, IU y yo, y debatimos poco a poco subiendo la voz, hasta que el frío nos obliga a entrar…Las putas etiquetas, los prejuicios, hago la broma de "vamos a quitarnos las chapas y cuál me pondríais a mí". Sobre todo, la pregunta es "a quién votabas antes", respuesta "las tres últimas en blanco". Pero quince años en IU, vuelvo a ser el "raro", la gente menea la cabeza. Y al final, salgo a las 2 de la mañana del último cole, gracias a un señor mayor que ha traído desde lejos una jarrita que parece de sangría llena de café caliente y otra de leche, y tres vasos de cristal en el bolsillo de la chaqueta, "es que no me cabían más". Y salgo pensando, como el título del libro de Rosa, que merece la pena. Merece la pena sacrificar un día de tu vida, uno solo, por un sueño de cambiar las cosas, y que mi hijo me pueda decir mañana que puse mi grano de arena para ello. Sólo por las palmadas en la espalda del chico de las muletas, ya ha valido el día…y la noche. Me encantaría ir al hotel con vosotros, pero he dormido cuatro horas el sábado, y mañana a las siete suena el despertador otra vez. Hoy no he podido dormir la siesta porque estamos de obras en el portal, pero sigo pensando…pues eso, que ha valido la pena. Y ese señor mayor, que me ha buscado por todo el cole para ponerme en su radio la entrevista de Rosa, al despedirse me dice "bienvenido a este mundo, espero verte por aquí dentro de dos años". Espero volverte a encontrar, amigo.