Archive

Archive for 13 octubre 2005

la vida… es injusta?

13 octubre, 2005 4 comentarios

La vida realmente no es justa…Yo diría que más bien es frustrante, pero no puede ser justa o injusta. Según Heisenberg y Planck, hay una propiedad intrínsecamente propia del universo, que es la aleatoriedad. Según el principio de incertidumbre de Heisenberg, cuanto con mayor precisión intentamos determinar la posición de una partícula, mayor es la energía que necesitamos y por lo tanto más se perturba su velocidad. Es decir, que es imposible conocer con precisión la posición de una partícula. Como mucho, podemos aventurar una serie de resultados posibles, pero una vez el resultado puede ser A, B, C, etc. Einstein se negó a creer esto (su famosa frase “Dios no juega a los dados”), pero tuvo que aceptarlo porque era congruente con los resultados de los experimentos. Al que piense que todo esto no son más que pajas mentales, gracias a la mecánica cuántica hoy puedes leer esto en tu ordenador, escuchar música con tu mp3 y ver esa mierda de programas en la tele, entre otras cosas. Lo que ocurre que choca con la percepción que tenemos del mundo que nos rodea en nuestra experiencia diaria. De hecho, si ves una pompa de jabón con esos reflejos de colorines es porque las partículas se comportan a veces como ondas y lo que ves son dos conjuntos de ondas o partículas interfiriendo entre ellas (al cruzarse no se suman formando otra onda mayor, como sería lo lógico). Resumiendo, que si ni siquiera podemos conocer el presente como para saber el futuro…(pero esto lo dejo para otro día).

La vida en sí es como una ruleta de un casino. Tú no dirías que la ruleta de un casino es justa o injusta, si apuestas todo tu dinero al 17 durante dos horas y pierdes los ahorros de toda la vida, echarle la culpa a la injusticia de la ruleta no sería muy coherente, verdad? Por supuesto que uno tiene su parte de responsabilidad en sus propios actos, pero el azar es lo más importante. Que yo ahora tenga un trabajo cojonudo porque un compañero me pasó un anuncio de Infojobs no es porque la vida en justicia a mis denodados esfuerzos me haya dado esta oportunidad (gracias…quien demonios seas), sino porque he tenido la buena suerte de tenerla. Evidentemente, si yo no tuviera una serie de capacidades y no valiera para esto, estaría en la puta calle. Pero también he conocido muchísima gente más inútil que la primera rebanada del pan Bimbo en puestos que les superaban ampliamente, y ahí estaban. Suerte? Evidentemente sí. Injusticia? Es que la vida no puede ser injusta o justa. Las decisiones que tomamos los humanos sí. La justicia sólo se puede predicar de un sujeto humano. Si yo le doy el cargo a un patán que no sabe ni atarse las zapatillas y no a quien lo merece, estoy siendo injusto. Pero la vida en sí no está para repartir méritos. ESTÁ, con letras mayúsculas, y punto. Y funciona como una ruleta. Yo no le voy a echar la charla a una ruleta (no estoy todavía tan colgao). Lo que sí puede ser es frustrante, porque todos tenemos unas expectativas y luego pueden no cumplirse. Pero la vida ES, y yo desde luego he renunciado a entenderla, porque funciona más allá de toda lógica humana. Es como para un escarabajo pelotero intentar comprender el concepto Unión Europea como asociación de libre mercado. Quizá la culpa la tenga (que no lo sé) esa dinámica de virtud-premio pecado-castigo con el que se educa al 99% de los habitantes del planeta Tierra, por lo cual nos pensamos que si somos buenos chicos recibiremos nuestro premio antes o después, cuando la moral es algo interno (como ya dijo Kant) y que se satisface de forma interior a cada individuo, no algo cuya recompensa tenga que venir de fuera. Puedes ser la tía más cojonuda del planeta y tener una vida desgraciada, o ser el hijo de puta más tremendo de la historia y vivir que te cagas. Eso no es injusto: es que la vida es así. No es que traiga cuenta ser un cabrón: es que da igual a efectos de premio-recompensa. Hay un margen para la decisión humana: si conduzco en sentido contrario a 200 km / h por una autopista no diré que he tenido mala suerte si me estrello con un trailer. Pero que la decisión humana no controla el curso de la vida. De hecho, muchas veces tu vida cambia totalmente por pequeños hechos casi intangibles: un amigo con el que te encuentras por casualidad, un anuncio en un periódico, salir 5 minutos más tarde de lo que pensabas, etc. Más bien tienes que estar preparado para cuando te venga la oportunidad en cualquier orden de la vida en el que pienses y no cagarla. Si lo piensas, es una situación de tensión tremenda, así que lo mejor es no pensar… Y actuar, no pensar, con una especie de intuición natural que todos tenemos.

 No juego nunca a nada, ni quinielas, ni loto, ni nada. Levantarse cada día ya es jugar, y demasiado juego me cansa.

 Y si no te gusta, pues te tienes que aguantar…