Archivo

Archive for 19 mayo 2008

EL TUNEL DEL TIEMPO

Ayer fue un poco como si entrara en el túnel del tiempo y volviera diez o quince años atrás. Estuvimos en una concentración de motos, el Biker Day, en Torrejón de la Calzada, y aunque el día fue un poco lluvioso y nos mojamos, me reencontré con muchos amigos que hace tiempo que no veía. Por un momento, me sentí como cuando la vida empezaba a ser un nuevo libro en blanco, que tuve entre mis manos para comenzar a escribir páginas nuevas cada día. El primer día que me calcé las primeras botas de cuero; que me subí en la primera moto; que hice la primera ruta barítima; que me hice el primer viaje lloviendo; la primera vez que dormí (o casi) en una tienda de campaña en mi vida; la primera vez que os conocí a todos, Raúl, Ramón, Javi, Dieter, Jorge, Chus, Postu, Luis…Hemos cambiado, nos hemos hecho mayores, pero siempre tendremos un día, una mañana, para poder compartir un rato…Recordamos viajes y anécdotas, nos contamos cómo ha cambiado nuestra vida estos años…Por un momento, me he sentido como volviendo a tener entre mis manos ese libro que ya tiene tantas páginas…Ah, y por cierto, bienvenido a nuestro mundo, Luis, ya eres uno de nosotros.

PD: todos estos cabrones me dijeron dos cosas: respecto de la moto, "cómo has mejorado"; y respecto de mí, "estás más gordo"…

Anuncios

AMANECERES

No sé por qué, pero el otro día me quedé pensando en los amaneceres de mi vida…Ese día en una playa de Galicia, otro muy peculiar noche incluida en Alicante, amanecer en el suelo de la tienda de campaña y en el fondo de la piscina; la vez en el hotel de Las Palmas, desde la ventana se veía como en una tele gigante de plasma de cristal de 100 pulgadas el sol saliendo por el mar hacia mí…Y tantos amaneceres en tu habitación, mirando por la ventana cómo se levanta el sol, intentando atisbar el futuro por la ventana…Los amaneceres en las concentras, el domingo a las siete de la mañana, ese olor a botellas vacías y a colillas por el suelo, y todas (todas) las motos aparcadas y sus dueños durmiendo la mona, es el mejor momento para poder observarlas detenidamente a todas…Ese amanecer desde la barra del bar, el sol pegando por la ventana y tú medio dormido sorbiendo los vapores del café express para espabilarte…y tu vieja montura esperando fuera impaciente a comenzar la ruta. Ese amanecer en Bilbao, subiendo por la escalera del petrolero en medio de una lluvia y un viento terribles, sabes que ha amanecido, pero piensas que será en otro lugar…Ese amanecer en Sicilia que se va aclarando poco a poco, tan temprano, y ese cornetto e capuccino que nos espera antes del barco a las islas eolias…Ese amanecer nevado en El Toboso, con la tienda hundida encima de mí, y quitar la nieve a cuatro motos hasta que te encontré…El amanecer en Faro que entra por la tienda aunque no quieras verlo ese día…Cada día un nuevo amanecer, quiero vivir muchos más, y compartirlos contigo.