EL ESPEJO DE LOS DEMÁS


Hace ya mucho tiempo, mi amigo Rafa Eguiguren me enseñó una lección que me ha servido toda la vida. Como ya os he contado, ya me había enseñado muchas otras cosas más. Había conocido a unos amigos suyos por primera vez, y con muchísima delicadeza vino a mostrarme que la forma que tenía de decir ciertas cosas podía dar a entender que personas a las que acababa de conocer pensaran que yo era un gilipollas.

Yo te conozco y sé que no eres así, me dijo, pero cosas dichas de una forma determinada y sin más información pueden dar a otras personas una información distorsionada de la realidad. En ese sentido, tiene razón Richard Vaughan en su libro Nuestra hora en el escenario cuando dice que la primera impresión muchas veces puede ser la última.

En Zen esto se llama actuar con un corazón generoso y una mente abierta, y supone tener en cuenta la visión que la otra persona puede tener de ti.

Yo mismo soy consciente que a veces tengo una forma de explicar las cosas como si lo que yo digo fuera la verdad absoluta, incluso puedo herir la sensibilidad de mi antagonista, aunque esa no sea mi intención. Eso puede ser excelente si eres abogado y estás razonando tu posición en un tribunal; pero en casi el resto de campos de la vida no suele ser muy rentable.

Para mí fue muy importante lo que mi amigo Rafa me hizo ver, porque hasta entonces yo no había sido consciente de ese hecho tan sencillo: una cosa es como tú mismo te percibes y cómo te están percibiendo los demás. Evidentemente tú puedes mostrarte como la persona más empática, sensible, paciente y comprensiva, y que haya personas que te perciban como un listillo o un engreído debido a sus propios problemas o complejos.

Una cosa es cómo seas tú en realidad; otra cómo te ven los demás; y una tercera es cómo te percibes tú a ti mismo. Y puede que las tres cosas sean totalmente diferentes. En general es algo importante a tener en cuenta, y me ha servido muchísimo en la vida, pero si algo valioso para ti depende de la aprobación de los demás, un error aquí puede ser catastrófico.

Malcolm X hablaba de la parábola del vaso de agua limpia y el vaso de agua sucia que le enseñó Elijah Muhammad. Si a una persona le muestras un vaso de agua sucia, beberá si está muy sediento. Pero si le dejas elegir entre el vaso de agua sucia y el vaso de agua limpia, elegirá el recipiente puro. El propio Malcolm decía que él tenía tendencia a decirle a su antagonista que su vaso estaba sucio, más que a mostrarle la limpieza del propio. Yo también tengo esa tendencia, aunque intento corregirme.

Otro ejemplo divertido es la película ‘Uno de los nuestros’: como los mafiosos sólo se relacionan entre ellos, matar a una persona y llevar el cadáver en el maletero del coche, por ejemplo, es una de las cosas más normales del mundo, y nadie se va a escandalizar por ello. Otra cuestión es qué opina el resto de la Humanidad del asunto.

Un ejemplo más político es la percepción diferente que se ha tenido en Occidente del fascismo y del comunismo tras la Segunda Guerra Mundial. Cómo se ha condenado el fascismo sin paliativos, y sin embargo el comunismo, con muchos más millones de muertos a sus espaldas, ha tenido durante décadas una pátina de respetabilidad tremenda (incluso hoy en determinados sectores la tiene). Hasta la llegada del denominado Eurocomunismo, incluso defendido en las instituciones democráticas en Occidente. Santiago González diría la doble vara de medir de la izquierda.

Y todo esto me ha venido a la cabeza a raíz de la enorme crisis por la que pasa mi partido, por la imagen que la gente me ha transmitido que tiene UPyD de un partido arisco, soberbio, bronco, autoritario. Sin entrar en si es ajustada o no a la realidad esa imagen, hay dos preguntas que contestar: primero, ¿alguien es consciente de ello? Segundo: ¿alguien ha hecho algo para remediarlo?

Anuncios
  1. 22 abril, 2015 en 1:56

    Muy de acuerdo contigo…a veces decimos lo que pensamos, no solo de la manera incorrecta, sino también en el contexto inadecuado.
    Trabajar en la imagen propia es muy importante, sobre todo si hablamos de partidos políticos. Aunque hay veces que se juega con la manipulación de la imagen propia, y se cae en el cinismo, sólo con la intención de ganar adeptos. Esa es la enfermedad de la democracia hoy en día. No consiste en servir al pueblo, sino muchas veces simplemente llegar el poder a toda costa, aunque eso implique engañar al personal.
    He leído los problemas que tiene tu partido desde hace tiempo..pero al no estar en España no tengo un conocimiento demasiado preciso. En 2006, si no recuerdo mal, fui a una charla que la voz principal de tu partido impartió en la Autónoma. La impresión que me dio fue muy positiva, y ganó mis apoyo durante dos campañas. Me da pena que el empuje que tenía entonces haya decaído.

  2. Santiago
    11 mayo, 2015 en 17:07

    Interesante la reflexión. También se puede cambiar el punto de vista, desde cómo nos ven los demás, a cómo vemos a los demás. Es interesante tener en cuenta el factor de cómo nos ven los demás, pero también es interesante tener en cuenta cómo vemos a los demás, y que hay de cierto de lo que vemos. Es más importante el segundo esfuerzo.

    De unos años aquí, siempre comento (tras varias caídas del caballo) lo difícil que es conocer a las personas. Una persona es como una colección de cromos, según la vas conociendo, vas teniendo más cromos, pero aún te falta por tener unos cuántos y hay algunos que cuestan mucho de conseguir y están cerrados en su sobre. Aún nos podemos dar una buena sorpresa, buena o mala.

    Relacionado con la política, y los medios de comunicación, ahí, de repente, alguien nos han sacado unos cromos que no esperábamos de Jordi Pujol, Rodrigo Rato, Francisco Granados o Alfonso Rus. Personas a las que creíamos respetables, estaban lejos de serlo, y en algún caso, era conocido por el poder (Que no te quepa duda, que esos casos más o menos se conocían dentro de sus partidos políticos, como mínimo).

    En relación con UPyD, creo que los medios de comunicación han querido sacar el perfil menos bonito de UPyD, como han querido dar el más bonito de otros partidos. UPyD lo ha puesto fácil. Probablemente las encuestas están mostrando lo que nos han hecho ver de UPyD, y no lo que en realidad es.

    Me viene a la cabeza los minutos que se ha dado al contrato de Errejón, de PODEMOS. Esas cosillas son muy habituales en la Universidad. Recuerdo un profesor de Derechos Fundamentales, que era muy bueno, pero apenas venía a clase. Estaba preparando la cátedra, y ni venía, ni avisaba, pero seguro que cobraba. Luego tuvo cargos en un gobierno y en las Cortes. En el primer caso, le han dado muchos minutos, y en el segundo, nunca le dieron ninguno.

    Te diría que en España es muy difícil, por no decir imposible, saber cuál es la verdad en materia política, porque los medios de comunicación tiene una línea política y la cumplen.

  3. 12 mayo, 2015 en 16:40

    Muy interesante tu comentario, Santi. Es cierto lo que dices, pero hoy en día tenemos la posibilidad de buscar la verdad en internet, aunque es muy difícil, porque internet es un multiplicador de bulos. Pero por otra parte tenemos acceso no censurado a muchos datos que antes eran inaccesibles. Por lo cual la conclusión es que si sabes bucear bien y eres crítico, la situación es muchísimo mejor que antes, donde sí que el 100% de la información estaba en manos de los medios.

    Aun así es complicado porque estamos en la sociedad de lo inmediato, donde todo el mundo lo quiere todo rápido y sin que requiera esfuerzo. Con lo cual volvemos a la primera parte y la gente es más fácilmente manipulable, pese a la paradoja de disponer de más información libre que nunca.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: