Archivo

Archive for 20 diciembre 2011

IN TIME- MÁS ALLÁ DEL TIEMPO

20 diciembre, 2011 1 comentario

Acabo de ver una película de Andrew Niccol titulada “In Time”: ambientada en una sociedad futura, en la cual una fórmula contra el envejecimiento trae consigo no sólo superpoblación, sino también la transformación del tiempo en moneda de cambio que permite sufragar tanto lujos como necesidades, y al mismo tiempo la desigualdad económica supone un freno al crecimiento de la población. Los ricos pueden vivir para siempre, pero los demás tendrán que negociar cada minuto de vida, y los pobres mueren jóvenes. Después de conseguir, por casualidad, una inmensa cantidad de tiempo Will Salas (Justin Timberlake), un joven obrero, será perseguido por unos policías corruptos conocidos como “los guardianes del tiempo”. En su huida Will tomará una rehén (Amanda Seyfried), una joven de una familia adinerada. Después de un comienzo prometedor, la película en mi opinión se convierte en un Bonnie and Clyde sin ningún sentido, es como si el guión alguien lo hubiera escrito hasta la mitad y lo hubiera dejado, y otro escritor mucho peor lo hubiera retomado después.

Lo que me parece fascinante es la idea del comienzo: todas las personas nacen con un año de vida almacenado, y al cumplir los 25 años empieza a contar hacia atrás, por lo cual tienes que conseguir tiempo para no morir, trabajando, robando, por donaciones…Por otro lado, hay delincuentes que se dedican a robar el tiempo a los demás. Y el personaje que al principio le dona un siglo al protagonista está harto de vivir, y quiere suicidarse y lo consigue. Cuando Will Salas está dormido, le dona todo su tiempo menos cinco minutos, que son los que necesita para suicidarse. Esto me hace plantearme el tema de la vida eterna. Como se dice en la película, el sistema funciona porque “todo el mundo quiere vivir para siempre”. Tenemos ejemplos en la literatura y el cine de personas o seres que viven eternamente: vampiros, personajes como el conde de Saint Germain, los habitantes de Shambala, incluso hay una medusa, la Turritopsis nutricula, que al parecer vive eternamente. Y quizá la vida tiene sentido porque tiene un final, para disfrutar de la vida hay que vivir cada día como si fuera el último; imagina saber que no existe ese último día, y que siempre vendrá otro, y otro, y otro…Condenado a vivir eternamente, como tu Dios, como dice la canción del grupo Ñu…Aspiraciones, deseos, metas, anhelos…todo tiene sentido porque el tiempo es finito. El hombre es finito, pero no acepta ese hecho y anhela ser inmortal y vivir para siempre. Es una cuestión que también se trata en la genial Blade Runner (1982, Ridley Scott), donde los replicantes descubren que son mortales y tratan de no morir. El problema es que cuatro de ellos son conscientes de que van a morir y se rebelan tratando de evitarlo, y ya de paso tratar de responder a la gran pregunta, quién es su creador. Devienen seres humanos en el pleno sentido del término, se preguntan de dónde vienen, por qué están ahí y qué sentido tiene su existencia. Es memorable el diálogo del personaje interpretado por Rutger Hauer sobre la finitud de la vida: “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. He visto atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tanhaüser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir.”

Dicho esto, la otra cuestión que se me plantea es el gasto del tiempo que hacemos: por ejemplo, tengo a veces la sensación de que, cuando estoy una tarde sin hacer nada realmente divertido, es como si hubiera “perdido” el tiempo. Es gracioso que el verbo inglés to spend valga para gastar dinero y contabilizar el tiempo. ¿Alguna vez habéis pensado en el tiempo que pasamos esperando el autobús o el metro, o a algún amigo que llega tarde; haciendo zapping en la tele, haciendo cola para comprar algo? Realmente usamos la expresión “perder el tiempo”, cuando de verdad nuestro tiempo es finito y tenemos ese reloj en la muñeca que va contando hacia atrás, pero que no podemos leer…Al ser inconscientes del final, no pensamos en ello. Hay también ejemplos en el cine o en las series: Breaking Bad, Zelig de Woody Allen, en la que le diagnostican un tumor cerebral, y muchas más, en las que el personaje sabe más o menos a ciencia cierta la fecha de su muerte y eso hace que cambie su forma de vivir la vida que le queda.

Como entusiasta epicúreo que soy, intento vivir cada día como si fuera el último, haciendo las cosas que me gustan e intentando ser feliz al minuto, con las lógicas limitaciones que nos impone la vida diaria. Mi contador de tiempo disfrutado intento que corra más que el no disfrutado. O dicho de otro modo, intento que el trabajo y otras actividades me dejen llenar el primero todo lo que sea posible. Como ha escrito el italiano Luciano De Crescenzo en su libro Historia de la Filosofía Griega, todo el mundo se preocupa de alargar la vida, cuando lo que hay que hacer es ensancharla!

Anuncios