VIOLENCIA, DIÁLOGO Y TRISTEZA

El domingo pasado fue un día muy triste. No solamente por lo que ocurrió, sino sobre todo por las reacciones que pude observar a mi alrededor. Este artículo de Tsevan Rabtan refleja muy bien mi estado de ánimo.

Imaginemos que un grupo de personas están atracando un banco, violando a una mujer, pegando a un adolescente o cometiendo un secuestro (o asaltando el Congreso, como en 1981), a plena luz del día, y que además se jactan de ello públicamente. Nadie (o casi nadie, que de todo hay) diría que si la policía interviene para evitar ese comportamiento se estarían vulnerando los derechos humanos. Claro que los policías podrían excederse y sobreactuar. Pero estamos en un Estado de Derecho (todavía) y se puede denunciar ese comportamiento.

¿Por qué la gente afirma entonces que lo ocurrido el domingo 1 de octubre supone una violación de los derechos civiles, o algo vergonzoso, o propio de una dictadura? Porque violar la ley está legitimado socialmente en determinados casos. Y como diría un niño pequeño: ¿y por qué lo está? Porque (y da reparo tener que volver a explicar cosas básicas de primero de democracia a aquellos que precisamente se llenan la boca con esa palabra):

  • La cultura democrática en este país tiene muy corto recorrido. A la gente se la suda (con perdón) cuáles son los fundamentos del Estado de Derecho, y los políticos no es que hayan hecho mucha pedagogía para que la gente lo entienda.
  • Por aclarar el punto anterior, la ley es la garantía de la democracia. La Constitución nos la hemos dado entre todos, Cataluña incluida (68% de participación, con un 90,5% de voto a favor y un 4,6% de voto en contra). Si se quiere modificar, hay que seguir los cauces de reforma establecidos en ella. Lo contrario no es democracia, es un golpe de Estado igual que el que perpetró Tejero, y la ley del Oeste.
  • El monopolio de la fuerza y la violencia la tiene el Estado: forma parte del contrato social esa cesión. Y también el Estado puede delegar ese uso de la fuerza en determinados casos (seguridad privada, por ejemplo).
  • Negociar dentro de la ley = diálogo; negociar fuera de la ley = chantaje.
  • La anulación de la mascarada del 1-O y de los actos del Parlamento catalán la han llevado a cabo el Juzgado de Instrucción nº 13 y el Tribunal Constitucional, no el Gobierno de España. En una democracia consolidada hay separación de poderes.
  • No existe jurídicamente el “derecho a decidir”. Existe el principio de Derecho Internacional de libre determinación de los pueblos, que sólo es aplicable a los Estados surgidos del proceso descolonizador, tal y como se estableció en la carta de las Naciones Unidas en 1945.
  • En Cataluña se vota, y mucho, desde 1976: 4 referendums nacionales (ley para la reforma política en 1976, el de la Constitución en 1978, la permanencia en la OTAN en 1986 y la Constitución europea en 2005); 2 referendums autonómicos (1979 y 2006); 13 elecciones generales; 11 elecciones autonómicas; y 10 elecciones locales.
  • Al rey (o la figura de la monarquía si se quiere) se le ha votado dos veces (en 1976 y 1978). Pero ¿quién ha votado a Jordi Cuixart, presidente de Omnium Cultural, o a Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana, que se dedican a hacer listas negras con aquellos que no van a votar, y a dirigir en la sombra (o no tanto) la política de un Gobierno autonómico?

listas negras

Hoy he visto en la televisión una pancarta que decía: “cuando la tiranía es ley, la revolución es orden”. Sintetiza más que nada el estado de las cosas. En un Estado democrático, los conflictos se deben resolver mediante el propio proceso político democrático y sus instituciones, y sus procedimientos legales y legítimos. Esto es incompatible con que el pueblo sea un grupo de personas que decidan qué es tiranía contra todos los demás, que se expresan normalmente a través de las elecciones. En realidad, esa visión infantil es una muestra de sectarismo político, incapaz de asumir las decisiones mayoritarias.

Esa frase del párrafo anterior retrata esa sociedad adolescente que se olvida de que, tal y como explica con detalle Carlos Martínez Gorriarán en este artículo, “en un tiempo récord, quizás sólo comparable a la transformación de China, España pasó de país rural atrasado y aislado a industrial y urbanizado. Pero esto no es suficiente para un cambio de valores sociales a gran escala, como lo demuestran los casos de la propia China, India, Irán y otros países emergentes donde el cambio económico lleva la delantera al cultural (…) Nuestra baja autoestima colectiva, los efectos disolventes del nacionalismo, de la corrupción y de la baja calidad de la política actual nos hacen olvidar y desvalorizar el cambio más imponente, significativo y revolucionario que ha protagonizado la sociedad española en estos años: la transformación de un país de analfabetos rurales, mujeres sometidas, pobres urbanos, fanáticos religiosos, caciques de pueblo, militares torvos y guardias temidos en una sociedad abierta de gran tolerancia y pluralismo ético”.

En países de democracia acreditada, como Alemania, Francia o Italia ya han vivido esto, con idéntico resultado. ¿Y por qué aquí han llegado tan lejos? Porque este es el país de nunca pasa nada. El Estado democrático ha perdido por incomparecencia.

Por supuesto que esto podía haberse evitado. Por ejemplo, ocupando los colegios el viernes y no dejando entrar a nadie nos hubiéramos ahorrado el espectáculo del desalojo de las escuelas. O aplicando el artículo 155 de la Constitución cuando el Parlamento catalán aprobó ese engendro jurídico que es la ley de transitoriedad. Y ya no voy más atrás (incumplimiento reiterado de sentencias judiciales y leyes de rango superior, transferencia de las competencias en seguridad y educación, desamparo y acoso a ciudadanos catalanes que sólo han pretendido que se cumplan las sentencias de los tribunales y la ley, como Ana Moreno, que ha sufrido un verdadero apartheid lingüístico).

No voy a entrar a discutir las mentiras y falsedades en que se basa todo esto, que son muchas y muy variadas (históricas, económicas, legales y hasta periodísticas), como las fotos de un joven sangrando que eran de una manifestación reprimida por los Mossos en 2012 y se publicaron como si fueran del domingo; aquí hay desveladas muchas mentiras más de estos días.

Pero sí que voy a decir que uno de los principales motivos por los que hemos llegado hasta aquí es la fascinación de la izquierda por el nacionalismo más rancio y la ristra de complejos que arrastran, y que los nacionalistas han sabido aprovechar a su favor. Apoyar la legalidad es apoyar a Rajoy, al PP, a la derecha, a la policía y la guardia civil, a España. Faltan los curas. Ah espera, que también están ahí.

Sin embargo, apoyar a los nacionalistas es dar soporte al “derecho a decidir”, al “diálogo”, a las urnas (por encima de la ley). Ignorando que aquellos son insolidarios con las regiones más pobres, corruptos tanto o más que el PP (éste todavía no ha tenido que cambiar de nombre ni de CIF para que no le sigan embargando, como ha tenido que hacer Convergencia), antisociales (cerrando hospitales y quirófanos mientras destinan dinero a las embajadas y a la promoción del catalán). Propietarios de un “Estado” quebrado técnicamente, en el que gracias a las inyecciones del FLA (o sea, el denostado y opresor Gobierno de España) han podido pagar las nóminas de sus funcionarios. Cuyo desprecio a las leyes es tan grande que incluso incumplieron su propia ley de referéndum una hora antes de la “votación”. Por no hablar de votar la misma persona varias veces, urnas con papeletas antes de empezar, censo vulnerando la LOPD y exponiendo los datos de los catalanes a los hackers, etc.

Sociedad Civil catalana comenta paralelismos muy acertados con el fascismo: “Listas únicas en las que las ideas se sacrifican por la unidad nacional; carácter de movimiento, que se identifica con el pueblo (y en consecuencia convierte a quien no se suma a él en enemigo del pueblo, traidor a la nación y merecedor de la muerte, por el momento civil); culto al líder, visto como el guía que al mismo tiempo lleva al pueblo al paraíso y encarna a la nación; falta de respeto a las leyes, que deben dejar paso a la “voluntad del pueblo”, evidentemente definida por ellos mismos; estado de propaganda permanente; sanciones para los disidentes y desafectos (como las sanciones solicitadas para los medios que no emitieron propaganda del butifarrèndum); apelaciones constantes a que vivimos momentos excepcionales que justifican cualquier abuso, también excepcional; y una ininterrumpida victimización que resuelve todos los problemas descargando toda responsabilidad sobre un chivo expiatorio, los malos, los otros, culpables de todos nuestros males (espanyansroba, ensvolenaixafar…)”.

La manipulación de los niños es especialmente vomitiva y despreciable. Miren este vídeo del “informativo para niños” emitido en TV3. O el hecho de que se autorice que los niños falten a clase para acudir a las manifestaciones. O que graben a niños en un colegio para promover el independentismo. O el acoso de niños en los colegios.

Todo eso es lo que está  tolerando y/o defendiendo, en mayor o menor medida, la izquierda oficial de este país.

Para concluir (y gracias por llegar hasta aquí), o se está con la ley, o se está fuera de la ley. No cabe diálogo con un delincuente y un golpista. Se puede intentar negociar un chantaje, con la intención de hacer caer sobre él todo el peso de la ley lo más pronto posible.

La Constitución no son las tablas de la ley de Moisés ni la Biblia, se pueden cambiar. A mí personalmente hay muchas leyes que no me gustan. Muchas. Pero la verdadera esencia de la democracia supone respetar el imperio de la ley, y seguir el camino que marca para su reforma.

Porque fuera de la ley sólo hay dos cosas: la turba, la marabunta, el linchamiento, la ley del Oeste, por un lado; y por otro, los que quieren traer la “verdadera democracia”, que ya sabemos en qué consiste, porque el siglo XX y hasta el XXI están llenos de ejemplos con millones de muertos a sus espaldas. No olvidemos que los cabecillas de los Jeremeres Rojos de Camboya eran casi todos profesores universitarios que habían tenido una exquisita educación occidental.

Finalmente, suscribo las palabras últimas del artículo citado arriba:

“Más aún: miro alrededor y me encuentro huérfano. No creo que esté solo. Creo que hay millones de españoles en busca de refugio. Pero no existe ese refugio. La culpa es nuestra, claro. Tenemos los políticos que nos merecemos”.

Anuncios