Archivo

Archive for 26 febrero 2015

MI GRAN DEUDA GRIEGA

26 febrero, 2015 6 comentarios

Estoy leyendo un libro escrito en 2012 por Michael Lewis titulado Boomerang (viajes al nuevo tercer mundo europeo) y estoy flipando en colores. Recomiendo sinceramente su lectura para que nos demos cuenta la cantidad de información sesgada o directamente mentiras que nos cuelan por la rendija de la televisión, la prensa, la radio, internet, etc, respecto de la crisis económica.

En el libro se habla también de otros países (Irlanda, Islandia), pero lo de Grecia me parece lo más interesante. Ahora que parece que hay un principio de acuerdo entre Grecia y la UE respecto de la prórroga del programa de rescate, creo que es muy importante ser conscientes de cómo se ha llegado a la situación actual.

La situación que Michael Lewis se encuentra cuando viaja a Grecia y comienza a recabar testimonios es alucinante. El país de Europa donde más autónomos hay porque nadie paga impuestos, solamente los asalariados. Donde un cirujano plástico declara 12.000 euros anuales de ingresos. Donde hasta los médicos aceptan sobornos por colarte en la consulta. Donde el fraude fiscal es una religión, y dos inspectores de Hacienda le llevan una carpeta llena de casos reales de fraude tapados por el Estado, y ambos inspectores son castigados ¡por su propio Gobierno! por hacer bien su trabajo.

Un país que cuando entró en el euro afirmaba tener un 3% de déficit público y realmente andaría más cerca del 12%, sin contar los sobornos y el fraude fiscal. Una deuda de 1,2 billones de dólares, que eran en 2012 más de un cuarto de millón por cada griego con empleo. Lewis lo clava en este párrafo: “Al final lo que los griegos quisieron hacer, una vez que se apagaron las luces y se quedaron solos, fue convertir su Gobierno en una piñata repleta de dinero y dejar que sacara tajada de ella el mayor número posible de ciudadanos”.

El sector público griego ha duplicado el gasto desde el año 2000. En él una persona gana tres veces más que en sector privado en igualdad de condiciones. Los Ferrocarriles nacionales tienen unos ingresos de 100 millones de dólares y unos gastos de personal de 400 más una partida de otros gastos de 300 millones. Stefanos Manos, nombrado ministro de finanzas, dijo que sería más barato meter a todos los viajeros del tren en taxis.

El sistema sanitario invierte en suministros más que la media europea, y es muy normal ver al personal llevarse esos suministros a su casa, así como pagar al médico para que te atienda antes en las consultas. El sistema educativo, uno de los peores valorados del mundo, tiene cuatro veces más profesores por alumno que Finlandia.

La edad de jubilación para las profesiones calificadas como duras es de 55 años en hombres y 50 años en mujeres. Si miramos la lista de profesiones calificadas como tales vamos a alucinar en colores: peluqueros, locutores de radio, camareros, músicos.

Y el tema de los sobornos es el deporte nacional: se da simplemente por supuesto que cualquiera que trabaje para el Gobierno tiene que ser sobornado.

Y lo más curioso del caso griego son sus bancos. Casi fueron los únicos de Europa que no compraron bonos basura e hipotecas subprime. Su único problema fue que prestaron al Gobierno griego unos treinta mil millones de euros. No fueron los bancos los que se cargaron el país, el país se cargó a los bancos…

En Grecia no hay un Registro de la Propiedad. Por lo tanto, las propiedades cambian de manos sin constancia oficial alguna, solamente se liquida un impuesto municipal en el que no hay ningún control sobre las cantidades declaradas. Y por otro lado, la inspección fiscal es casi inexistente, aunque desde 2009 se ha mejorado mucho en este sentido. Pero el problema sigue siendo muy complicado controlar la evasión fiscal de profesionales liberales. La corrupción y el fraude casi es algo cultural.

Después de todo esto, es alucinante que se nos venda esta situación como la lucha del pueblo contra los recortes y la dictadura de la Troika, como por ejemplo en este artículo de Vicenc Navarro: “Pero el gran dato de las negociaciones es que, a pesar del enorme desequilibrio de fuerzas, la movilización de un pueblo en apoyo de las demandas justas de su gobierno puede conseguir victorias en un proceso en el cual solo hemos visto el inicio de una larga lucha, pues es ahora cuando la parte difícil comienza. Ceder y caer en un desánimo es lo que la reacción desea. Lo que ha ocurrido en Grecia muestra que cuando la población se mueve, se pueden ganar batallas. Y también muestra la falsedad de los argumentos utilizados por los gobiernos Zapatero y Rajoy (y Mas en Catalunya) de que no hay alternativas. Incluso en un caso extremo, como el de Grecia, con un gran desequilibrio de fuerzas, se pueden desarrollar otras propuestas”.

Con los matices que se quieran, pero el caso es que nadie le puso una pistola en el pecho a Grecia para entrar en el euro, y han mentido y falseado las cuentas para poder pertenecer. Si nos indignamos porque desde el Estado en España se han rescatado a los bancos y las cajas con dinero público, igualmente lo tendríamos que hacer con la inmensa mayoría de un país y con los sucesivos gobiernos que han mentido y engañado, practicando la política adolescente de barrer la mierda debajo de la alfombra y mirar para otro lado, y cuando todo sale a la luz echar la culpa a todo el mundo, pero no hacer lo que haría una persona adulta normal: asumir las consecuencias de los propios actos y buscar la forma de solucionar el desastre que se ha creado.

La situación actual desde luego es dantesca: la deuda griega es un 177% del PIB de Grecia. Y con la situación que acabamos de describir, hablar de crear 300.000 puestos de trabajo en el sector público y social, subir el SMI de 580 euros a 751, subir las pensiones, o anular las privatizaciones, más que un programa electoral parece una broma de Syriza. Han jugado al póker con las cartas marcadas, les han pillado y ahora quieren seguir jugando pidiendo prestado a quien ya les prestó antes. Análisis como los de Vicenc Navarro diciendo que el rescate a Grecia ha sido para pagar a la banca privada (“para evitar las pérdidas de los bancos europeos, entre otros, el Estado español ha terminado comprando bonos griegos por valor de más de 30.000 millones de euros a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera”) obvian el hecho de que fue el Gobierno griego el que pidió prestado a los bancos griegos, en qué se lo gastó y por qué no devolvió esos préstamos. Otra vez la política del adolescente, echando la culpa a los demás. Y el Gobierno de Samaras no hizo nada…nada más que destapar la basura almacenada debajo de la alfombra.

MALCOLM X: EL HOMBRE Y SU TIEMPO

21 febrero, 2015 2 comentarios

Hoy es 21 de febrero de 2015. Hace exactamente 50 años fue asesinado uno de los hombres más inspiradores del siglo XX. Una persona que se construyó a si misma, desde el barro hasta las mayores alturas políticas e intelectuales. Un hombre que por encima de todo hizo honor a una frase que pronunció en cierta ocasión: “Quiero la verdad, la diga quien la diga, y no me importa quién esté a favor o en contra”. En ella se resume un ideal de vida para aquellas personas que tratamos, sin prejuicios, de llegar a la verdad, la justicia y las ideas. Su autobiografía es uno de los grandes documentos humanos de nuestro tiempo.

Malcolm-x

Malcolm Little fue hijo de un predicador partidario de las ideas de Marcus Garvey, y que fue asesinado precisamente por difundir esas ideas. La primera mitad de su vida fue proxeneta, traficante de drogas, corredor de apuestas…Tras pasar por la cárcel, en ella aprende a escribir y a leer, se convierte a la religión del Islam de los musulmanes negros, se transforma en una persona culta, con don de gentes y descubre poseer una oratoria espectacular. Como dijo en una conferencia en la Universidad de Harvard, de no haber sido por su conversión al Islam, podría haber sido el asesino de cualquiera de los estudiantes que asistían a su charla. Ahí es donde sustituye su apellido Little por la X que representa su apellido de esclavo que nunca llegó a conocer. El Islam de Elijah Muhammad da sentido a su vida, deja las drogas y el alcohol, se casa y tiene hijos.

Pero poco a poco comienza a descubrir que la fe inquebrantable que tenía en Elijah Muhammad comienza a resquebrajarse. Mientras predica una estricta moral, Malcolm descubre que su líder se dedica a seducir a sus secretarias y dejarlas embarazadas. Otros ministros del Islam viven a todo tren gracias a los ingresos de la Nación del Islam, mientras que él y su familia viven muy austeramente y casi sin ingresos. Descubre cómo la envidia a su alrededor hace que le silencien en el periódico que él mismo había fundado, Amsterdam News.

Finalmente rompe con la Nación del Islam y se convierte al Islam sunnita. Su evolución ideológica fue espectacular. De decir que todos los blancos son el diablo y abogar por la separación completa de las razas blanca y negra, tras su peregrinación a La Meca, pasó a querer trabajar con blancos que apoyaran sus ideas. Del odio a los blancos y de la frase “by any means necessary” pasa a colaborar con el movimiento de los derechos civiles y abogar por los derechos humanos. Comienza a viajar por todo el mundo y a tratar con líderes mundiales, intentando unir las tras variables que constituían la base de sus ideas: la negritud, el Islam y el Tercer Mundo.

Dos días antes de morir dijo lo siguiente: “Escuchar a líderes como Nasser, Ben Bella y Nkrumah han hecho darme cuenta de los peligros del racismo. Me di cuenta que el racismo no es sólo un problema de blancos y negros. Existen baños de sangre en todas las naciones de la tierra en un momento u otro.
Hermano, ¿recuerdas el momento en el que una chica universitaria blanca entró en el restaurante con el propósito de ayudar a reunir a los musulmanes negros y a los blancos, y yo le dije que no había ninguna remota posibilidad y se fue llorando? Bien, he vivido para lamentar aquel incidente. En muchas partes del continente africano vi a estudiantes blancos ayudar a la gente negra. Algo como esto mata un montón de argumentos. Hice muchas cosas como musulmán negro de las que ahora me lamento. Yo era un zombi por entonces, como todos los musulmanes negros. Estaba hipnotizado. Bueno, supongo que un hombre tiene derecho a hacer el ridículo si está dispuesto a pagar el coste. Esto me costó 12 años.
Esa fue una mala escena, hermano. La enfermedad y la locura de aquellos días… me alegro de estar libre de ellos”.

Quizá su carisma, su atractivo personal, y el viraje espectacular de sus ideas y la posibilidad de que ellas pudieran llegar a un amplio espectro de personas en EEUU fue la causa última de su muerte. Aunque en un principio los musulmanes negros parecen los más probables autores del asesinato, y que el propio Malcolm X dijo que “los musulmanes negros iban a por él”, John Alí, secretario nacional de la Nación del Islam, y una de las personas que más hicieron por apartar a Malcolm X de la Nación del Islam, fue identificado en los años 70 como un agente encubierto del FBI. Y en la noche anterior al asesinato se reunió con Talmadge Hayer, uno de los asesinos condenados por el crimen. Que por cierto cumplió 44 años de cárcel y fue liberado en 2010. Varios libros han tratado el tema de su asesinato, como el de Manning Marable, que afirma que el verdadero asesino está libre y nunca fue acusado, o John Henrik Clarke, que escribió uno de los libros más completos, Malcolm X: the man and his times.

Un mes antes de su muerte le preguntaron: “¿Ya no cree en un Estado negro?” Y contestó: “No, creo en una sociedad donde la gente pueda vivir como seres humanos sobre la base de la igualdad”.

Tal y como dice el escritor Theodore Draper en su libro El nacionalismo negro en los Estados Unidos, “quienes juran su nombre en vano, para ofrecer sus  propias recetas revolucionarias favoritas, no hacen honor a su memoria. Dejó su propio e inmejorable epitafio: ‘Toda mi vida ha sido una cronología…de cambios’.