MIS REFLEXIONES DEL SUPERDOMINGO ELECTORAL

En esta ocasión he dejado unos cuantos días, haciendo caso a mi amigo Jorge (Honky), para escribir algunas reflexiones sobre la triple cita electoral del pasado domingo. Tampoco me quiero poner estupendo, algunos apuntes rápidos sobre cosas que me han llamado la atención:

  • Malos candidatos y peores: algunos como Pepu Hernández ha alcanzado su nivel de incompetencia como candidato a la alcaldía. Su “participación” en el debate de Telemadrid fue lisa y llanamente bochornosa, no contestando a las preguntas de los periodistas y limitándose a leer su papel. Isa Serra, candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid, no ha defraudado: con un curriculum y una vida laboral que caben en una servilleta de bar y sobra sitio, cuyo mayor mérito es quemar cajeros automáticos, fue otra nulidad en el debate. Y cubriéndose de gloria con sus twits sobre Amancio Ortega y sus donaciones a la sanidad pública. Díaz Ayuso se ha dejado 18 escaños y ha obtenido los peores resultados del PP desde los años 80, pero aun así puede ser la próxima presidenta. Su colección de tonterías es de escándalo. Casi le perdono el transfuguismo a Ángel Garrido: si me quitan el puesto por esta señora, yo también me hubiera cabreado, y mucho. La candidatura de Valls, un hombre sobrecualificado para el puesto de concejal, ha sido un tremendo error: no por Valls, sino por la sociedad catalana y por la estrategia de Albert Rivera, como veremos más abajo.
  • Izquierda Unida ha devenido en un partido zamorano: en la ciudad de Zamora, Iu ha obtenido más del 48% de los votos y 14 concejales, siendo el PP el segundo partido con 6. Es un caso de éxito de una persona, Francisco Guarido, concejal desde 1999, que ha ido aumentado paulatinamente de 2 concejales a los 14 actuales, mientras que en las autonómicas en la provincia IU obtenía un 6,6%, frente a los 36% del PSOE o el 25% del PP. Eso sí, este alcalde se negó siempre a ir con Podemos, siempre tuvo claro que despreciaban a IU y que serían “un agujero negro para IU”.
  • El misterio de los Verdes: segundos en Alemania y terceros en Francia, con buenos resultados en Irlanda y Países Bajos, los Verdes han obtenido muy buen resultado en los dos principales motores de la UE. En la principal economía de Europa, los ecologistas no solo han ocupado el sitio de los socialistas, sino que también han robado votos en filas conservadoras. En España no ha pasado esto, ¿por qué? Porque aquí los verdes forman parte de la cesta de navidad ideológica de la izquierda radical (republicano, feminista, ateo y animalista) de la que habla Carlos Martínez Gorriarán en su excelente libro La democracia robada. Equo, el partido verde más importante, ha sido fagocitado por Podemos. Por eso no pueden pescar votos fuera como sí ocurre en el resto de Europa.
  • La encrucijada de Ciudadanos: los bandazos de Albert Rivera son para marearse. Primero fue socialdemócrata, luego se presentó a las elecciones europeas de la mano de un partido de extrema derecha (Libertas); luego se declaró liberal-conservador y se identificó con Mark Rutte; más tarde se definieron como liberal-progresistas; y luego eran Macron. Más tarde, se hicieron la foto de Colón e intentaron ser alternativa al PP, dar el sorpasso y ser el principal partido de la derecha, pero como en el caso de Podemos con el PSOE mordieron un pez demasiado grande para tragarlo, y ahora lo han escupido con estrépito. El cordón sanitario a Sánchez ha pasado a la Historia, y ahora se trata de jugar a ser Borgen. Los posibles cambalaches que suenan (Villacís alcaldesa a cambio de Gabilondo presidente de la Comunidad) demostrarían que el programa electoral es algo necesario pero muy prescidible, y sus principios, dignos del mejor marxismo, el de Groucho Marx. Ciudadanos a tener dos huesos duros de roer en Manuel Valls, que prefiere hacer alcaldesa a Ada Colau que a Maragall; y a Francisco Igea, que no le tembló la mano ni en presentar su candidatura contra Silvia Clemente (un personaje muy dudoso), ni en denunciar a la Fiscalía el pucherazo de las primarias.
  • La debacle de Podemos: creo que al famoso lema (sí se puede) habría que quitarle la tilde de la letra i. Iglesias fue el único líder nacional que no salió a valorar los resultados, y perdió 860.000 votos y 68 diputados en las 12 comunidades en las que hubo elecciones autonómicas. En Madrid Podemos perdió 20 diputados y 412.000 votos, mientras que Errejón ha logrado 20 escaños y 471.538 votos, por los siete diputados y 179.046 sufragios de Serra. El único superviviente de los ayuntamientos del cambio, Kichi, ha sido el más crítico con Iglesias y el único que le ha afeado la compra del famoso casoplón. Kichi, por cierto, vive en un piso alquilado de 40 metros cuadrados. Tanto él como Teresa Rodríguez van de verdad en transporte público, andando o en bici a trabajar, no como otros que se hicieron la foto el primer día y luego no se bajaron del coche oficial. El ejemplo que ponían de gobierno del cambio, Castilla-La Mancha, ha pasado de ostentar la vicepresidencia a quedarse sin un solo diputado en el parlamento. En Europa han perdido 600.000 votos y 11 diputados. Ahora pretenden chantajear a Sánchez con nuevas elecciones si no les dan un ministerio.
  • La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos: no me olvido de los indepes. Por fin una alegría de Europa, y además del tribunal al que tienen pensado recurrir una más que posible condena antes incluso de que se abriera la fase del juicio oral. Setenta y seis diputados independentistas interpusieron una demanda contra la suspensión del pleno del parlamento catalán por el TC. La sentencia es demoledora: considera que la alegada injerencia en el derecho de reunión de los afectados respondía a “un bien social imperioso” y que la suspensión del Pleno acordada por el Tribunal Constitucional era “necesaria en una sociedad democrática”. Y eso aunque deba hacerse una interpretación muy estricta de esas limitaciones al derecho de reunión. El tribunal precisa que la actuación del TC buscaba mantener de la seguridad pública, el orden y la protección de los derechos y libertades. El tribunal europeo recuerda, de acuerdo con el Tribunal Constitucional, que un partido político puede hacer campaña a favor de un cambio en la legislación o en las estructuras jurídicas o constitucionales del Estado, siempre que utilice medios legales y democráticos y proponga un cambio compatible con los principios democráticos fundamentales. También considera necesario impedir que los parlamentarios que representan a una minoría en el Parlamento se vean privados del ejercicio de sus funciones, como observó el Tribunal Constitucional en su sentencia de 26 de abril de 2018. Patético que ahora pretendan equiparar una resolución de un grupo de trabajo de la ONU, cuya validez jurídica es cero patatero, con la resolución del máximo órgano en Europa sobre derechos humanos. Viven en su mundo mágico paralelo.
  • Vox se consolida, aunque baja: de 24 escaños y casi 2.700.000 votos en las generales ha pasado a 1.370.406 votos en las europeas. No obstante, pasa de 22 a 530 concejales, incluida la alcaldía de Vita, en Ávila, donde ha desbancado al PP con el 54% de los votos. En la Comunidad de Madrid logra 12 escaños (enhorabuena a mi querido amigo Jaime Berenguer) y cuatro concejales. El efecto voto útil les ha hecho daño y ha rebajado el ostión del PP, después de que las enormes expectativas que tenían en las generales se vieran defraudadas por los resultados, aun siendo buenos. Hay que decir que los únicos que no han mentido hasta ahora son Valls y Vox (como me recuerda mi buen amigo Emilio López). Ahora viene la hora de la verdad, porque van a tener que mojarse con los pactos, e incluso gobernar en algunos sitios. El mantra de la extrema derecha fascista juega en su contra. Como ya expliqué en entradas anteriores, para mi son un partido populista, de derecha rancia, nacionalista español…pero señor Ábalos, Ortega Lara y Otegi no son comparables: uno fue secuestrado, y el otro fue el secuestrador y el asesino. Y sin arrepentirse, oiga.
  • And the winner is…Pedro Sánchez: este hombre tiene baraka, lo de Zapatero a su lado es un chiste. Todos los astros del cielo se alinean en su favor. Ciudadanos se escora a la derecha, el PP también, y con Podemos representando el papel de izquierdistas radicales todo el espacio de izquierda moderada y centro, que es mucho y lo que suele dar las victorias electorales (bien visto, Errejón), queda para él. Ha cometido algún error, como el no candidato Pepu Hernández (hay que recordar que su candidatura se la ha ofrecido hasta al quiosquero de mi casa, y todos la habían rechazado porque pensaban que se comerían un marrón). Pero después de sobrevivir en una legislatura de nueve meses haciendo equilibrios circenses, a golpe de decreto-ley, volando más que Supermán, con dos portavoces ni-ni (Lastra y Ávalos) y con su falso doctorado, ahí lo tenemos, ganador por abrumadora mayoría. Y aún encima se quita de enmedio a Borrell. Ahora que Ciudadanos cambalachea con Sánchez está feo decirlo, pero yo ya pensaba que lo del cordón sanitario era teatrillo del bueno, y ya lo conté en entradas anteriores. En Navarra va a tener que mojarse, el PNV amenaza con votar en contra si no apoya a Bildu, pero por lo demás pasa de 84 a 123 escaños en las Cortes, y parece el dueño del corral. ¿Se acuerdan cuando acusaba a Rajoy de soledad con 134?
  • Grandes misterios de la Humanidad, próximamente en sus pantallas: quién gobernará Madrid, Barcelona, Navarra…En los ayuntamientos, si en primera votación no se consigue mayoría absoluta, gobierna la lista más votada…ojo! Carmena y Valls, que en la noche electoral dijeron que se iban, ahora esperan prudentemente.
  • Más palomitas, por favor!!
Anuncios

PILDORITAS DE LA SEMANA (III)

AMANCIO ORTEGA Y PODEMOS

Que una persona que es candidata a presidir la Comunidad de Madrid y ni siquiera se sepa lo más elemental de la ley electoral (que ella por ser candidata está exonerada de ser miembro de una mesa); que con 30 años tenga un CV y una vida laboral que caben en una servilleta de bar (y de las pequeñas), y que no ha trabajado en su vida, denigre la generosidad de una persona que empezó a trabajar como empleado de una tienda de ropa con catorce años, y con toda una vida de esfuerzo, sin enchufes ni capitalismo de amiguetes, ha llegado a ser la tercera persona más rica del mundo, no sólo es ridículo. Es paradigmático. Es un símbolo.

Podemos odia a Amancio Ortega porque representa el éxito de todo lo que detestan: Inditex aporta al Estado el 2% del total recaudado por impuesto de sociedades, más de 1.600 millones de euros, un tipo efectivo del 22,7%. 48.600 empleos en España. En marzo de 2017, su fundación anunció su mayor donación hasta la fecha: 320 millones de euros a la sanidad pública para combatir el cáncer, y servirá para la adquisición y mantenimiento, en hospitales de toda España, de más de 290 equipos de última generación.

Porque Podemos piensa que la riqueza es una: no se crea, se acumula; y si alguien tiene mucho es porque se lo ha quitado a otro. Su aspiración es quitárselo para decir ellos cómo repartirlo. Dicen que evade impuestos, mientras que ellos se practican las deducciones legales correspondientes en sus declaraciones; o peor, pagan en negro a otros (Echenique) o se olvidan de declarar (Monedero). O bien sus donaciones se dirigen a su partido o sus programas de televisión. Algunos, pocos, donan a fundaciones amigas. Odian a Amancio Ortega porque demuestra con su ejemplo no sólo que el capitalismo funciona creando riqueza y no miseria (no como sus admirados regímenes bolivarianos), sino porque también y en este caso es éticamente superior.

MARCHENA, PRESIDENTE DEL CONGRESO

De nuevo tenemos el circo de tres pistas en el Congreso. Con lo sencillo que debería ser jurar o prometer el cargo. Propongo modificar el artículo 108.8 de la LOREG indicando que la fórmula del juramento o promesa será la del artículo 1 del Real Decreto 707/1979, de 5 de abril, por el que se establece la fórmula de juramento en cargos y funciones públicas:

Artículo primero.

En el acto de toma de posesión de cargos o funciones públicas en la Administración, quien haya de dar posesión formulará al designado la siguiente pregunta:

«¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo …………….. con lealtad al Rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado?»

Esta pregunta será contestada por quien haya de tomar posesión con una simple afirmativa.

La fórmula anterior podrá ser sustituida por el juramento o promesa prestado personalmente por quien va a tomar posesión, de cumplir fielmente las obligaciones del cargo con lealtad al Rey y de guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado.

Añadiendo que en caso de no hacerse así, dará lugar a la pérdida del escaño en favor del siguiente de la lista.

¡Cuánto he echado de menos que el juez Marchena fuera presidente del Congreso! Se acabaron las gilipolleces: me imagino al primer iluminado y al presidente de la sala diciendo “vamos a ver…usted jura o promete siguiendo lo establecido en el artículo 108 de la LOREG, o de lo contrario asuma las consecuencias legales pertinentes”.

LA BATASUNIZACIÓN DE LA POLÍTICA

Se está generalizando la práctica del escrache a los políticos, sobre todo los de derechas. Antes como mucho se colaba alguien a reventar un mitin. Ahora ya se persigue sistemáticamente, se acosa, se insulta y se persigue. Paradójicamente, a no dejar hablar se le llama libertad de expresión. El que se hizo a Begoña Villacís, embarazada y a menos de una semana de dar a luz, fue particularmente repugnante.

El medio es repulsivo, además de inútil, más propio de terroristas o matones que de personas preocupadas por solucionar problemas.

Vamos con el fondo de la cuestión. Las protestas iban dirigidas en relación con los desahucios y el bloqueo del PP y Ciudadanos a la tramitación de un proyecto de ley al respecto promovido por la PAH, que recoge sus cinco puntos fundamentales: que no se produzcan desahucios sin alternativa habitacional; regular el precio del alquiler; la dación en pago reatroactiva; que se realoje temporalmente a familias en emergencia en pisos vacíos de la banca y combatir la pobreza energética (esto sí que no tiene nada que ver con lo anterior).

Es un tema bastante complejo, prometo otro artículo extenso hablando de esto. Pero sólo apuntar que en mi opinión hay cuatro cosas que habría que hacer: promover sólo alquiler social (no compraventa para evitar el fraude y la especulación); aumentar la seguridad jurídica para los propietarios privados, incentivando que viviendas vacías salgan al mercado y bajen los precios del alquiler; regular la dación en pago de una forma más eficiente; y tratar de llegar a un acuerdo con el excedente de viviendas de los bancos con finalidad social.

Para los despistados, el artículo 47 de la Constitución pertenece a la parte programática de la misma, no a los derechos fundamentales (que son del 14 al 29 y el 30,2), que sí son exigibles ante los Tribunales sin que sea necesaria una ley que los desarrolle. Que hay políticos que ni saben ni quieren saber, pero hacen como el maestro Ciruela, que no sabía leer y puso escuela.

Para otro día, más y mejor.

CONCLUSIONES (RÁPIDAS) DEL DÍA DESPUÉS

Evidentemente, como me tuviera que ganar la vida con mis predicciones de lo que va a hacer la gente me moriría de hambre. Con los resultados de las elecciones generales de ayer y las urnas todavía calentitas, creo que hay una serie de conclusiones rápidas que puedo sacar ya. Además, son resultado de conversaciones con personas de diferentes tendencias políticas el mes anterior:

  • El batacazo del PP ha sido de proporciones bíblicas, yo en mi porra le daba 80 escaños y se ha quedado en 66. Es obvio que los españoles han ejecutado la sentencia de la Gurtel sobre la cabeza de Pablo Casado. El PP ha perdido la batalla de la publicidad de la corrupción: PP es hoy para un altísimo porcentaje de españoles sinónimo de corrupción, y el PSOE, siendo un partido tan corrupto como el PP, ha sabido disimular u ocultar su parte. Un ejemplo es el caso Bankia, donde en el caso de las tarjetas black hubo 15 consejeros nombrados por el PSOE, 4 de IU, 6 de CCOO y 4 de UGT. Hay que decir que el PP con su congreso ha tenido una oportunidad de oro de aborrecer la corrupción, hacer borrón y cuenta nueva, y presentarse como un partido reformado. Pero es complicado de hacer cuando su  propio líder aprobó la mitad de su licenciatura en seis meses. Ahora, al rincón de pensar. Si Casado fuera una persona decente, ya habría dimitido.
  • La irrupción de Vox ha tenido varios efectos colaterales: ha disparado el voto útil de la izquierda hacia el PSOE (500.000 votos más sumados a los que pierde Podemos, en total dos millones de votos más), acelerando la caída de éstos (que pierden 1,5 millones y 30 diputados). También ha dividido el voto de la derecha: PP + C’s + Vox = 11.169.796 votos y 147 escaños; PSOE + Podemos = 11.213.784 votos y 165 escaños (18 escaños menos con casi 44.000 votos menos). Y el tercer efecto ha sido provocar la subida de los partidos independentistas (ERC + PdCat han obtenido 1.512.993 votos, con 15 y 7 escaños, frente a 1.111.133 de las elecciones generales de 2016, con 9 y 8 escaños). También ha contribuido a la derechización de Ciudadanos, que sin embargo sí que le ha sacado partido con el tema de Cataluña. Finalmente, han espantado con determinadas propuestas el voto de personas moderadas que podrían haberles votado por hartazgo de lo políticamente correcto. Yo tenía la duda de si esas grandes movilizaciones y llenazos en los mítines era porque son muchos o porque están muy movilizados. Evidentemente es lo segundo. Eso sí, objetivamente considerado 24 escaños es buen resultado. Los que pensábamos que sacarían más cometimos el error de trasponer el resultado en Andalucía.
  • El gran triunfador ha sido el PSOE de la mano de Iván Redondo, que ha conseguido que el resultado final se parezca mucho al último CIS de Tezanos del 9 de abril. Han utilizado a Vox como un espantapájaros después de la manifestación de Colón para movilizar el voto de la izquierda, y además han dejado a Podemos muy tocado (cuando en 2016 estaban por el sorpasso). Además, han aprovechado el giro radical de PP y C’s para ocupar el centro vacante, sin olvidar los “viernes sociales”. Su investidura va a ser un paseo militar, seguramente en segunda vuelta con Podemos y la abstención de ERC, a cambio del indulto a los condenados.
  • Ciudadanos está en la posición más incómoda: puede apoyar a Sánchez para gobernar sin Podemos y los nacionalistas, pero eso contradice su cordón sanitario al PSOE de Sánchez. Esa suma (PSOE + C’s) es lo que quieren el establishment, los mercados y los gobiernos extranjeros. En la noche electoral, los militantes socialistas le decían a Sánchez a gritos “con Rivera no”. Mi apuesta es que el PSOE gobernará en solitario con apoyos de C’s. Vamos a ver cómo estos dos trileros profesionales venden ahora el apaño, que por otra parte creo que es lo menos malo que puede ocurrir. Ciudadanos ha cambiado, de querer ser un partido de centro para tratar de que PP y PSOE no cedieran ante los nacionalistas, ha pasado a ser el PP bis. Y ahora está jodido por su propia estrategia.
  • Podemos ha conseguido amortiguar el descalabro con la buena actuación (nunca mejor dicho) de Iglesias en los dos debates y el miedo a Vox. Aun así un millón y medio de votos y 30 escaños es una buena costalada. Otro que tampoco va a dimitir hasta que los gemelos puedan heredar el partido, que tiene que pagar el chalet.
  • En el Senado ya hemos visto que entre Vox y el hundimiento del PP el PSOE ha arrasado (121 senadores contra 56 del PP). El famoso 1+1+1 no se ha producido, como era de prever. Hay algo curioso y es el voto nulo: 675.413 votos nulos en el Senado, frente a 275.410 en el Congreso. Nos dan un boli para escribir y los españoles tenemos más peligro que un mono con una metralleta.

Y ahora mis reflexiones sobre estos datos y lo que la ciudadanía ha votado:

  • La división de España es algo asumido y tolerado por el pueblo español. Como me dijo un amigo, no creo que Cataluña sea el problema más importante que tenemos. Pero no es un problema de nacionalismos: como dice Félix Ovejero, es un problema de libertad y de igualdad. De libertad de poder entrar en un colegio electoral sin que un matón de tres al cuarto trate de intimidar a una mujer, y sin que dos policías autonómicos allí presentes hagan nada para evitarlo. Por ejemplo.
  • Más importante que esto, el incumplimiento sistemático de la ley y las resoluciones de los tribunales en Cataluña no es que no sea importante, es que al pueblo español se la suda, con perdón. Es debido a la falta de cultura democrática que tenemos y que nos lleva derechitos al infierno. La gente no se da cuenta que, como dijo JFK,: “Los estadounidenses son libres, en resumen, de estar en desacuerdo con la ley, pero no de desobedecerla. Pues en un gobierno de leyes y no de hombres, ningún hombre, por muy prominente o poderoso que sea, y ninguna turba por más rebelde o turbulenta que sea, tiene derecho a desafiar a un tribunal de justicia. Si este país llegara al punto en que cualquier hombre o grupo de hombres por la fuerza o la amenaza de la fuerza pudiera desafiar largamente los mandamientos de nuestra corte y nuestra Constitución, entonces ninguna ley estaría libre de duda, ningún juez estaría seguro de su mandato, y ningún ciudadano estaría a salvo de sus vecinos”. Lo seguiré escribiendo hasta que me sangren los dedos. Pero para Juan Español la ley es casi un incordio. Cumplir la ley, anda, que dices, pídeme otra caña…
  • Además, la sociedad española asume que se indulte a los políticos procesados por el golpe de Estado en Cataluña. Cree que debe dialogarse/negociar con aquellos que han tratado de independizarse del resto del Estado. Marchena tiene que estar contento. Los que han ganado las elecciones son Iceta y Mendía. El PP desaparece en el País Vasco, y en Cataluña se queda con un diputado. EL PSC casi duplica sus votos y pasa de 7 a 12 escaños en Cataluña mientras el PP pasa de 462.000 a 200.000 votos.
  • Este es ya un país movido por las tripas, el populismo y los instintos más bajos del ser humano, tanto a izquierda como a derecha. No se puede analizar ningún tema ni criticar, porque te conviertes en fascista o en comunista. Por ejemplo, si criticas la ley contra la violencia de género es que justificas que se asesinen mujeres. Y así todo, qué pereza.
  • Hay que seguir subvencionando y premiando a los nacionalistas.
  • La ley electoral les sigue representando generosamente: PACMA ha obtenido 326.045 votos y cero escaños; Bildu ha obtenido 258.840 votos y 5 escaños. Lo de un ciudadano un voto es lisa y llanamente mentira. Hacer toda España circunscripción única y barrera electoral del 3% sería un primer paso para solucionarlo.
  • A la gente le da igual la corrupción, ya sea económica o política (PSOE, CiU, Podemos, C’s), excepto si es del PP. Por aclarar, le da igual que los puticlubs de Andalucía ondeen sus banderas a media astaque se fomente el transfuguismo, que se amañen primarias o que se predique una cosa y se practique la contraria. El fin justifica cualquier medio, y la ética era una asignatura que di en el instituto.
  • El dinero público no es de nadie, Carmen Calvo dixit (o pixit). Da igual que la deuda pública esté en el 100% del PIB (¿qué es la deuda pública, qué es el PIB?), da igual que la subida del salario mínimo haya producido más de 200.000 parados en el primer mes; es lo mismo que haya que reformar urgentemente el modelo de pensiones. Eso sí, más pronto que tarde, cuando notemos el rejonazo impositivo que nos van a clavar nos daremos cuenta de que el dinero público sí era de alguien…era el nuestro. Madrileños, podéis ir poniendo las barbas a remojar.
  • No encanta que nos mientan. Descaradamente.

Y termino hablando de cosas serias:

  • Resultados electorales: PSOE 123 – PP 66 – C’s 57 – Podemos 42 – Vox 24- Resto 38.
  • Pronósticos de mi porra: PSOE 110 – PP 80 – C’s 45Podemos 30 – Vox 60 – Resto 25.
  • Pronósticos de tu porra: PSOE 100 – PP 90 – C’s 30 – Podemos 80 – Vox 15Resto 35.

Raquel, tengo tres aciertos y tú dos (la apuesta era el que más se acerque al resultado sin pasarse), creo que me debes unas cañas (y con raciones).

porra electoral 2019

PILDORITAS DE LA SEMANA (II)

EL CURA AMANCEBADO DANDO LECCIONES DE MORAL

Que Pablo Iglesias se compre un chalet por 600.000 euros no es la cuestión en sí misma. Lo reprobable es que el autor de frases como “que la política económica la dirija un millonario es como entregar a un pirómano el Ministerio de Medio Ambiente”, o “¿entregarías la política económica de un país a quien se gasta 600.000 euros en un ático de lujo?”, o “Podemos no depende de los bancos” obtenga una hipoteca en unas condiciones objetivas que ninguna persona más conseguiría (por más del 80% del valor de tasación del inmueble y a dos personas con contrato temporal, objetivamente préstamo de alto riesgo, ya que los ingresos no fijos de los libros y la televisión no puntúan en el scoring de la valoración de riesgos). El cura amancebado dando lecciones de moral (o de casta).

Y no me digan que el señor Iglesias es profesor en la Universidad: era interino con un contrato de sustitución de una profesora titular que ya se ha reincorporado a su puesto. Que no le faltaría trabajo si saliera de la política no tengo duda…como los castuzos de las puertas giratorias que tanto critica.

Como dijo Javier Benegas, “la cuestión no es que un comunista se compre una casa de 600.000 euros. La cuestión es si se la podría haber comprado si, en vez de parasitar de la política tuviera un trabajo acorde a sus capacidades”. Y además Caja de Ingenieros es una entidad con claros vínculos con el independentismo catalán. ¿A cambio de qué ha obtenido ese préstamo que no nos darían a ninguno de nosotros en sus mismas circunstancias objetivas? Y sobre las cacareadas virtudes éticas por Pablo Iglesias de Caja de Ingenieros, esto.

Y esto de Kichi. Será lo que quieran, pero por lo menos es coherente. Qué menos.

BARRA LIBRE

Y seguimos de campaña electoral, si es que alguna vez nos habíamos ido. El populismo se extiende como el ébola. Toreros a la derecha, entrenadores de baloncesto a la izquierda, y mentiras por todas partes. Como dice la canción, “Clowns to the left of me, jokers to the right, Here I am, stuck in the middle with you”.

Lo de las armas de Vox es una estrategia en la más nítida línea de Trump: que hablen de nosotros todo el tiempo, aunque sea mal. Tsevan Rabtan lo explica muy bien aquí. Y luego fichan para economía al señor que hizo el informe pericial de Bankia diciendo que todo estaba bien antes de salir a bolsa…Ay señor señor. Y el numerito de Albacete…

Señor Casado, deje de hablar, que cada vez que lo hace sube el pan. Qué tendrán que ver las pensiones con el aborto. Después de rechazar una propuesta sobre el Senado, él y Rivera empiezan con las tonterías de peleas de patio de colegio haciéndose ministros unos a otros. Y el del párrafo anterior con la derechita cobarde. Y estos quieren echar a Sánchez…

Según el PSOE, la exhumación de Franco es de extraordinaria y urgente necesidad y va por Real Decreto-Ley, pero el ingreso mínimo vital o el dentista gratis no debe serlo y solamente va en el programa electoral (copyright @Proserpinasb). Y según Iceta, si los independentistas llegan al 65%, habrá que reformar la Constitución para darles la independencia. También si a mi mujer le empiezan a salir garras y colmillos de 13 centímetros, me mira con otros ojos y se empieza a poner verde es posible que se esté convirtiendo en un tiranosaurio. Habrá que decir en justicia que Iceta y el PSC algo de responsabilidad tendrán en que en 1980 eran un 10% y ahora sean un 47%. 

Podemos, qué solo estabas y cuánta competencia te ha salido últimamente…

LA DEMOCRACIA ROBADA

Ayer me regalaron para mi cumpleaños (gracias Elena e Isma) el libro La democracia robada, de Carlos Martínez Gorriarán. Literalmente me lo estoy bebiendo. Llevo 65 páginas y ya lo tengo lleno de banderitas y subrayados. Es realmente sensacional. No se trata de un relato nostálgico sobre los viejos buenos tiempos (que a veces también, porque uno tiene su corazoncito), sino un tratado de política con mayúsculas, de lo que fue y de lo que debería ser. Por su importancia y profundidad le dedicaré un post monográfico cuando lo termine. No obstante, dejo alguna píldora con sustancia:

“El poder tiene mala prensa en general: suena a tiranía, despotismo y opresión, y a menudo lo es. Hoy se prefiere hablar de “empoderamiento” y de “gobernanza” en vez de poder y gobierno, pero son eufemismos políticamente correctos para embellecer el núcleo del problema: que el poder genera desigualdad incluso en una asociación de iguales. Unos tienen poder y otros obedecen. La democracia es un difícil intento de compensar esa desigualdad seminal mediante instituciones de contrapeso como el voto para la sustitución de gobiernos en elecciones libres, la separación de poderes y la limitación del poder de tales poderes. Son correcciones limitadas conducentes a repartir y descentralizar el ejercicio del poder, buscando que circule en lugar de concentrarlo en unas pocas manos. La utopía ácrata de una sociedad sin ninguna clase de poder es una quimera; la totalitaria del poder absoluto de una minoría dirigente es insoportable.

Es mucho mejor concebir el poder como la “capacidad de hacer cosas”, de llevar proyectos de la idea a la práctica. Es una manera mucho más constructiva de enfocar el fenómeno que la nuda imposición y mando de unos sobre otros. Pero mientras un grupo afortunado puede llevar sus proyectos a la práctica, otros solo pueden oponerse. La democracia viene al rescate estableciendo reglas limitativas para que la mayoría no pueda aplastar a las minorías, ni éstas usurpar el derecho de la mayoría”. 

La presentación del libro será en Madrid el próximo viernes 5 de abril en la librería Los editores, calle Gurtubay, 5, a las 19.30 horas. Allí nos veremos.

 

 

 

 

ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE EL CONFLICTO DEL TAXI

En los últimos días se ha recrudecido el conflicto del taxi, llegando a realizar los taxistas una huelga indefinida (cierre patronal en realidad, puesto que la mayoría son pequeños empresarios, no empleados), con daños causados a vehículos VTC e insultos y agresiones a conductores y usuarios de la competencia. Lo más gracioso de la jornada fue el insulto de “moderno” que un taxista dirigió a Albert Rivera, que llegaba a la estación de Atocha en Madrid. Anécdotas aparte, vamos a ir al núcleo del asunto. Me centraré en la ciudad de Madrid, que es el caso que mejor conozco y creo que es el más representativo.

En primer lugar, comentar que el motivo principal del conflicto, y del que creo que no se habla lo suficiente, es la posibilidad de transmisión de las licencias de taxi. En la época de vacas gordas llegaron a pagarse hasta 200.000 euros. Ahora, como vemos en estos anuncios, rondan los 130.000. El artículo 7 de la Ordenanza del Taxi del Ayuntamiento de Madrid establece que las licencias son transmisibles si el ayuntamiento lo autoriza y el adquirente inicia la prestación de servicio en el plazo de 60 días. La posibilidad de su transmisión viene de Arias Navarro, que aprobó en 1974 la “orden sobre transmisión excepcional de licencias de autotaxi y otorgamiento de las mismas a conductores asalariados”, aumentando de forma considerable el número de licencias de taxi. Como curiosidad histórica, ya en los años 70 hubo un conflicto entre el taxi y los VTC de entonces, denominados Gran Turismo Libre. Nos lo cuenta Carlos Barragán en este artículo.

Lea el artículo completo en este enlace de El Asterisco.

POLARIZACIÓN

Marta García Aller, en su estupendo libro El fin del mundo tal y como lo conocemos, hace una reflexión muy interesante sobre las redes sociales, la información, el periodismo, y cómo además de cambiar la forma en que nos relacionamos las personas está contribuyendo a polarizar la opinión pública. En una entrevista comentó lo siguiente: “Las redes sociales son el mercado de abastos al que cada mañana los periodistas salimos a vender el género. Pero es un mercado de acceso libre y junto a los tenderos de toda la vida también hay un rastrillo ciudadano donde se difunden toda clase de mensajes.  Hay que enseñarle a la gente a diferenciar las calidades de productos, igual que cuando va a por tomates al mercado sabe cuáles son los mejores solo viéndole el color. Las redes son un instrumento poderosísimo, pero acaban prácticamente de llegar a nuestras vidas y no traían instrucciones de uso. Aún no tenemos claro ni su potencial ni sus riesgos. En el libro hablo de ‘El fin de la globalización’ para analizar cómo nos está cambiando la mentalidad que la gente se informe cada vez más por su muro de Facebook y sus grupos de WhatsApp. No dejan de ser burbujas informativas de gente muy parecida a nosotros que nos retroalimentan lo que ya pensamos, porque en las redes al que piensa diferente se le suele ignorar y el algoritmo te enseña lo que más te gusta para complacerte. No es un mundo de opiniones diversas, sino burbujas donde la globalidad es ilusoria. Tener 500 amigos en Facebook no te ayuda a tener una visión más global del mundo si solo escuchas a los que piensan como tú. Hay un evidente riesgo de polarización de opinión pública que ya se está percibiendo. Siempre ha habido gente mal informada, pero nunca antes había creído que sí que lo estaba con tanta convicción. Y más peligroso que una ciudadanía desinformada es una que ignora que lo está”.

Este es un fenómeno que yo ya había observado mucho tiempo atrás, el de vivir en una burbuja ideológica. He hablado en otras ocasiones de un familiar mío que veía Cuatro y la Sexta, leía El País y escuchaba la Cadena Ser. Todos sus amigos y familiares pertenecían al mismo espectro ideológico. Así que los días que hablábamos de política eran muy divertidos, cuanto menos. Porque sus conversaciones conmigo eran la nota disonante para la que no estaba preparado. Repetía como un loro las consignas que los predicadores radiofónicos lanzaban (sobre todo me acuerdo de lo de “derecha extrema”), y que como son simples y encajan con lo que queremos oír, pues tienen éxito.

En primer lugar, la diferencia es que con las redes sociales tenemos un aumento exponencial de la cantidad (que no de la calidad) de información. Y en segundo lugar, como dice la autora, que cualquiera puede vender tomates en el mercado, por seguir con su analogía. Sin embargo, hay periodistas profesionales que venden tomates podridos. Pero muy podridos. De hecho, la mayoría lo hacen. Sólo pondré dos ejemplos: esta noticia del suicidio de una mujer en la que mata también a su hijo de cuatro años y que se califica como suicidio ampliado (que lo sería si el niño hubiera prestado su consentimiento, pero el niño tenía… ¡cuatro años!); el segundo es un editorial de El País en el que trata burdamente de blanquear el golpe de Estado en Cataluña y presionar para un posible indulto en el futuro. Dejo el enlace al artículo de Tsevan Rabtan desmontándolo de forma magistral.

Resumiendo, el problema es que hay mucha más información, pero de tan mala calidad o peor que la anterior a internet; y sin embargo, la gente se cree que está mejor informada que nunca. Y esa sensación de lo tengo todo muy claro es terrible. Como dice la autora, es más peligrosa una ciudadanía que ignora que está desinformada que la que simplemente lo está, pero es consciente de ello. Por otro lado, paradójicamente tenemos mejores herramientas que nunca para ser críticos con la información que recibimos: entre la normativa de transparencia, las redes sociales e internet tenemos acceso casi a cualquier norma, resolución, diario de sesiones, declaraciones anteriores (maldita hemeroteca), grabaciones de entrevistas, salarios de los cargos públicos, programas electorales, incluso libros sobre cualquier materia. Pero casi nadie lo hace. Aventuro dos causas: una, la gente en general es vaga: qué pereza ahora ponerme a buscar algo, paso (además, si lo dice la radio o la tele será verdad); y dos, como lo que me están contando cuadra con lo que ya pensaba antes, pues nada hace clic en mi cabeza que provoque otro comportamiento diferente.

Y me queda la polarización, paciencia que llegamos. Pues tenemos un cóctel con varios ingredientes: información mala, sesgada, incompleta y abundante, por un lado; un público que se queda en el titular, leer más de tres líneas le cansa, que recibe la información que quiere escuchar, y que se rodea de personas que piensan como él. Eso en música se llama realimentación positiva: los mensajes emitidos y recibidos van todos en el mismo sentido, por lo que la señal aumenta y el sistema se desequilibra. Llega un momento en que la única forma de distinguirse es ser más ******* que los demás.

Vemos en los últimos años el crecimiento de los extremos políticos en España: el PSOE con Zapatero se radicaliza, da lugar a Podemos y se abraza al nacionalismo periférico; por el otro lado, del PP surge Vox, y como consecuencia el propio PP se radicaliza, y amenaza con romper determinados consensos. Evidentemente hay muchas otras causas, pero estos hechos encajan en el contexto que describo. Y cualquiera que se asome a las redes sociales hace tiempo podrá confirmar lo que yo he venido observando: la gente cada vez está más radicalizada en un sentido o en otro. Añadamos ese ingrediente que es el fenómeno de exaltación de los sentimientos por encima de la razón y de la conversión de la política en una religión de nuevo cuño. No se puede razonar con un creyente. Las manifestaciones de ayer rodeando el parlamento andaluz contra un resultado electoral (por aquellos que se autoproclaman adalides de la democracia) encajan perfectamente en este contexto. Además, se puede afirmar una cosa y a continuación exactamente la contraria y no pasa nada: miren lo que pensaba Susana Díaz cuando eran otros los que rodeaban parlamentos. Pero da igual. No he escuchado a ninguna asociación feminista protestar porque el PSOE en Andalucía se gastara el dinero público en prostitutas. Dirán que el PP ha robado mucho con la Gürtel. Y así todo.

Los hechos han pasado a ser secundarios. Lo que importa es la consigna. Por eso tenemos a la derecha llamando a Sánchez presidente ilegítimo u okupa (cuando el proceso mediante el cual ha llegado a la presidencia es totalmente legal y constitucional); y a la izquierda afirmando que Vox justifica el asesinato y la violencia contra las mujeres, cuando es totalmente falso (proponen un nuevo enfoque que incluya la violencia contra la mujer dentro de lo que ellos denominan violencia intrafamiliar). Hay temas muy complejos, como lo es la violencia de género (próximamente en sus pantallas por aquí), que necesitan estudio, reflexión y contraste de información. En los tiempos que corren eso es ciencia ficción. Si te atreves a hacer la más mínima objeción o crítica a la ley actual, nadie te va a rebatir tus argumentos, se limitarán a llamarte facha.

Todo es efímero, Snapchat es el símbolo de nuestra época, mensajería instantánea donde los mensajes desaparecen, se desvanecen. Incluso Instagram y Facebook lo han copiado y también permiten hacer publicaciones con fecha de caducidad. Poco margen para la reflexión, mucho para la propaganda y la consigna.

Cualquiera que se asome a las redes sociales pensará que estamos al borde de una guerra civil. Yo soy optimista y creo que vivimos demasiado bien en comparación con los años 30 del siglo XX para llegar a eso. Lo que no puedo asegurar es cuánto aguantará la madera cada vez más podrida del andamio que nos sostiene.

HOY HACE 40 AÑOS

Hoy hace 40 años que los españoles nos dimos nuestra ley fundamental. Hace 40 años que vivimos en paz, con la excepción de ETA, los GAL, el 23 F y los terroristas islamistas. Pero hace 40 años que terminó lo que cierto historiador cuyo nombre no recuerdo denominaba la guerra civil española de 150 años. O sea, hemos dejado de matarnos entre nosotros. Como ya he escrito otras veces, si la Historia de España (pongamos desde la anexión de Navarra en 1512) durase 24 horas, la democracia empezaría a las 10 y 10 de la noche. Desgraciadamente, mucha gente no es consciente de esto y no sabe distinguir sus fundamentos.

La Transición (con mayúsculas) fue un milagro. Un milagro con siete padres y dos comadronas (Alfonso Guerra y Fernando Abril Martorell, que cuando la redacción se atascaba se ocupaban de negociar para poder seguir adelante). La derecha eligió la convivencia frente a la confrontación, y la izquierda eligió la libertad, quizá porque habían estado privados de ella tanto tiempo y sabían valorarla más. No se pierdan hoy la entrevista de Carlos Alsina en Onda Cero a la diputada de UCD, Elena Moreno, a la senadora de UCD, Dolores Pelayo y a Ana María Ruiz Tagle, entre otras. Tampoco el documental Las constituyentes, en el que se narra el testimonio de 14 de las 27 parlamentarias que participaron en la Legislatura Constituyente, porque algunas de ellas no han podido participar y siete de ellas ya han fallecido; entre ellas Dolores Ibarruri.

Creo que el mejor homenaje que puedo hacer desde este modesto blog es dar la palabra a un hombre bueno y honrado, ya fallecido, al que tuve el privilegio de poder saludar en cierta ocasión e intercambiar algunas palabras; que fue un antifranquista de los de verdad, no como los que ahora abundan en España. Condenado a trabajos forzados en la guerra civil, exiliado en Orán, condenado a 9 años de cárcel en 1967, y nuevamente condenado a veinte años en el proceso 1001, salió indultado por Suárez. Fue elegido diputado por Madrid en las elecciones constituyentes de 1977 y reelegido en las elecciones de 1979. Dimitió como diputado por desacuerdo con las normas laborales que aprobó el Parlamento con el apoyo del PCE. Recibió la Medalla al Mérito Constitucional de manos del Rey Juan Carlos I en 1988. Su carnet de afiliado de CCOO tenía el número 1. Creo que no hace falta mencionar su nombre.

Les dejo con el discurso con el cual este caballero defendió la ley de amnistía en el Congreso de los Diputados el 14 de octubre de 1977, en nombre del Partido Comunista. Esa ley que ahora sus sucesores denostan:

“Señor Presidente, señoras y señores Diputados, me cabe el honor y el deber de explicar, en nombre de la Minoría Comunista del Partido Comunista de España y del Partido Socialista Unificado de Cataluña, en esta sesión, que debe ser histórica para nuestro país, en honor de explicar, repito, nuestro voto.

Quiero señalar que la primera propuesta presentada en esta Cámara ha sido precisamente hecha por la Minoría Parlamentaria del Partido Comunista y del PSUC el 14 de julio y orientada precisamente a esta amnistía. Y no fue un fenómeno de la casualidad, señoras y señores Diputados, es el resultado de una política coherente y consecuente que comienza con la política de reconciliación nacional de nuestro Partido, ya en 1956.

Nosotros considerábamos que la pieza capital de esta política de reconciliación nacional tenía que ser la amnistía. ¿Cómo podríamos reconciliarnos los que nos habíamos estado matando los ‘unos a los otros, si no borrábamos ese pasado de una vez para siempre?

Para nosotros, tanto como reparación de injusticias cometidas a lo largo de estos cuarenta años de dictadura, la amnistía es una política nacional y democrática, la única consecuente que puede cerrar ese pasado de guerras civiles y de cruzadas. Queremos abrir la vía a la paz y a la libertad. Queremos cerrar una etapa; queremos abrir otra. Nosotros, precisamente, los comunistas, que tantas heridas tenemos, que tanto hemos sufrido, hemos enterrado nuestros muertos y nuestros rencores. Nosotros estamos resueltos a marchar hacia adelante en esa vía de la libertad, en esa vía de la paz y del progreso.

Hay que decir que durante largos años sólo los comunistas nos batíamos por la amnistía. Hay que decir, y yo lo recuerdo, que en las reuniones de la Junta Democrática y de la Plataforma de Convergencia, sobre todo en las primeras, se borraba la palabra “amnistía” ; se buscaba otra palabra porque aquella expresaba de alguna manera —se decía— algo que los comunistas habíamos hecho, algo que se identificaba en cierta medida con los comunistas.

Yo recuerdo que en las cárceles por las que he pasado, cuando discutíamos con algunos grupos que allí había de otros compañeros de otras tendencias —que después alguna vez la han reclamado a tiros— estaban también en contra de la palabra «amnistía».

Recuerdo también un compañero que ha pasado más de veinte años en la cárcel: Horacio Femández Inguanzo, a cuyo expediente se le llamó “el expediente de la reconciliación”, y que fue condenado a veinte años en 1956. Cuando monseñor Oliver, Obispo auxiliar de Madrid, nos visitaba en 1972 en Carabanchel, y le hablaba del año de reconciliación que abría la Iglesia, Horacio le decía: «Si quiere ser consecuente la Iglesia con la reconciliación, debe pedir también en este año la amnistía, ya que lo uno sin lo otro es imposible». Y le explicaba que él había sido condenado a veinte años como dirigente del Partido Comunista de Asturias, precisamente por la amnistía, y que su expediente se llamó “el expediente de la reconciliación”.

Hoy podríamos citar más compañeros aquí: Simón Sánchez Montero y tantos otros, que hemos pasado por trances parecidos, pero hoy no queremos recordar ese pasado; hemos enterrado, como decía, nuestros muertos y nuestros rencores, y por eso, hoy, más que hablar de ese pasado, queremos decir que la minoría comunista se congratula del consenso de los Grupos Mixto, Vasco-Catalán y Socialista, y hubiéramos deseado también que éste fuera un acto de unanimidad nacional.

Todavía yo pediría a los señores de Alianza Popular que reconsideren este problema. Nosotros afirmamos desde esta tribuna que ésta es la amnistía que el país reclama y que, a partir de ella, el crimen y el robo no pueden ser considerados, se hagan desde el ángulo que sea, como actos políticos. Por eso hacemos un llamamiento a nuestros colegas de Alianza Popular de que reconsideren su actitud en este acto que debe ser de unanimidad nacional. En esta hora de alegría, en cierta medida, para los que tantos años hemos pasado en los lugares que sabéis, sólo lamentamos que, en aras de ese consenso y de la realidad, amigos, patriotas, trabajadores de uniforme, no puedan disfrutar plenamente de esta alegría. Desde esta tribuna queremos decirlo, que no les olvidamos y que esperamos del Gobierno que en un futuro próximo puedan ser reparadas estas cuestiones y restituidos a sus puestos.

También a las mujeres de nuestro país queremos indicarles que si hoy no se discute este problema, que si en esta ley faltara la amnistía para los llamados “delitos de la mujer”: adulterio, etc., les queremos recordar que el Grupo Parlamentario Comunista presentó una proposición de ley el 14 de julio que creemos que es urgente discutir y que vamos naturalmente a discutir. Pero, es natural, señoras y señores Diputados, que tratándose de un militante obrero, en mi caso, si hablaba antes de que era un deber y un honor defender aquí, en nombre de esta minoría, esta amnistía política y general, para mí, explicar nuestro voto a favor de la amnistía, cuando en ella se comprende la amnistía laboral, es un triple honor.

Se trata de un miembro de un partido de trabajadores manuales e intelectuales, de un viejo militante del Movimiento Obrero Sindical, de un hombre encarcelado, perseguido y despedido muchas veces y durante largos años, y, además, hacerlo sin resentimiento.

Pedimos amnistía para todos, sin exclusión del lugar en que hubiera estado nadie. Yo creo que este acto, esta intervención, esta propuesta nuestra será, sin duda, para mí el mejor recuerdo que guardaré toda mi vida de este Parlamento.

La amnistía laboral tiene una gran importancia. Hemos sido la (clase más reprimida y más oprimida durante estos cuarenta años de historia que queremos cerrar. Por otra parte, lo que nos enseña la historia de nuestro país es que después de un período de represión, después de la huelga de 1917 y la represión que siguió; después de octubre del treinta y cuatro y la represión que siguió, cada vez que la libertad vuelve a reconquistar las posiciones que había perdido, siempre se ha dado una amnistía laboral. Yo he conocido —mi padre era ferroviario en una estación de ferrocarril— que en 1931 todavía ingresaban los últimos ferroviarios que habían sido despedidos en 1917.

La amnistía laboral, pues, está claro que es un acto extremadamente importante, conjuntamente con la otra. Si la democracia no debe detenerse a las puertas de la fábrica, la amnistía tampoco. Por eso el proyecto de ley que hoy vamos a votar aquí tiene, además de la vertiente humana y política, otra social y económica para nuestro país.

Francia e Italia, al salir de la II Guerra Mundial, para abordar la reconstrucción nacional y la crisis, necesitaron el apoyo y el concurso de la clase obrera. Días pasados los representantes del arco parlamentario dieron los primeros pasos en esa vía; la amnistía laboral será el primer hecho concreto en esa dirección que marcan los acuerdos de la Moncloa. No hay que olvidar que salimos de una dictadura en medio de una grave crisis económica, y que todos estamos de acuerdo en que hay que ir al saneamiento de la economía y a la reconversión nacional también, que esto no es posible sin el concurso de los trabajadores, que hay que llevar por ello este espíritu de la Moncloa al hecho práctico concreto de esa realidad.

Señoras y señores Diputados, señores del Gobierno, lo que hace un año parecía imposible, casi un milagro, salir de la dictadura sin traumas graves, se está realizando ante nuestros ojos; estamos seguros de que saldremos también de la crisis económica, que aseguraremos el pan y la libertad si se establecen nuevas relaciones obrero-empresariales y si un código de derecho de los trabajadores las garantiza; si conseguimos de una vez que los trabajadores dejemos de ser extranjeros en nuestra propia patria. Sí, amnistía para gobernar, amnistía para reforzar la autoridad y el orden basado en el justo respeto de todos a todos y, naturalmente, en primer lugar, de los trabajadores con respecto a los demás.

Con la amnistía saldremos al encuentro del pueblo vasco, que tanto sufre bajo diferentes formas, de todos los pueblos y de todos los trabajadores de España. Con la amnistía la democracia se acercará a los pueblos y a los centros de trabajo. La amnistía política y laboral es una necesidad nacional de estos momentos que nos toca vivir, de este Parlamento que tiene que votar. Nuestro deber y nuestro honor, señoras y señores Diputados, exige un voto unánime de toda la Cámara.

Muchas gracias”.

Feliz día de la Constitución a todos.