Archivo

Posts Tagged ‘La Choza del Rock’

MI MELOCOTONAZO: UNDER THE BRIDGE

1 abril, 2017 2 comentarios

En La choza del rock, programa de 10 Radio en el que colaboro, tienen una costumbre que me encanta: lo que ellos llaman el melocotonazo. Viene a ser algo así como si tuvieras que elegir solamente una canción cuál sería.

En mi caso esa canción sería Under the bridge, de Red Hot Chili Peppers. Es la canción que no me canso de escuchar, de tocar, tanto que he hecho un arreglo para piano de ella. Y voy a intentar explicar el motivo. Aclaro que no quiero decir que sea la mejor canción de todos los tiempos ni nada parecido. Simplemente es mi canción favorita, por las emociones y sentimientos que me provoca. Y tiene una historia curiosa que voy a contar aquí.

La canción aparece en el quinto álbum de Red Hot Chili Peppers titulado Blood Sugar Sex Magic, que salió a la venta el año 1991 y fue un superventas de un grupo que hasta entonces no era muy conocido. Sigue siendo el sencillo con más éxito de la banda, llegando al número 2 de Billboard en 1992. La escribió el cantante de la banda Anthony Kiedis, muy afectado por la muerte por sobredosis de heroína del anterior guitarrista del grupo y amigo Hillel Slovak.

La historia de Slovak está ampliada en este artículo de Emilio de Gorgot en JotDown. Era un guitarrista muy brillante, que fusionó como nadie el rock y el funk, y que hubiera sido una estrella en el firmamento del rock alternativo en los 90. Simplemente murió demasiado pronto, como le pasó a Andrew Wood, el cantante de Mother Love Bone, y no vivió lo suficiente para disfrutarlo.

Ahora los Peppers parecen un grupo de éxito, pero en aquella época eran una banda totalmente underground: en su disco Mother’s milk tienen una canción titulada Punk rock classic (“put us on MTV, all we really need, begging on our knees, please, please, please, please, please”), en la que de forma irónica piden de rodillas que pongan sus canciones en la MTV. Y que al final, con una gracia que han perdido hace mucho tiempo, tocan el principio de Sweet Child O’Mine…

El título del tema viene del verso “Under the bridge downtown/Is where I drew some blood”, refiriéndose a las experiencias de Kiedis con las drogas bajo un puente, aunque este no quiera revelar el lugar en el que se encuentra. Sí que sabemos que es el mismo puente que se puede apreciar en el video de By the Way. Sin embargo, hay quien afirma haber encontrado el puente del que habla la canción. “The city of angels” de la que se habla en la letra se refiere a la ciudad de Los Ángeles, en la que el cantante vivió desde los 12 años.

Kiedis ya había tenido muchos problemas con el alcohol y las drogas, junto a su amigo Slovak, y ambos intentaban romper totalmente con sus adicciones, pero al final volvían a recaer y se iban “Under the bridge” (“Debajo del puente”) para buscar a sus camellos y colocarse.

Hasta que un día Slovak fue encontrado muerto en su apartamento el 25 de junio de 1988; la noticia dejó aturdido y sumido en una gran depresión a Kiedis, que huyó de todo y de todos durante los casi dos meses en los que vagó por México reflexionando sobre la vida que llevaban él y su amigo fallecido, atormentado con el sentido de culpabilidad por no haber sacado a su amigo de las drogas, y con el terror de pensar que podía haber sido él quién hubiese muerto, ya que llevaba un estilo de vida parecido al de Slovak.

Años más tarde. después de una sesión con el grupo, Kiedis cogió el coche y se puso a dar vueltas por su ciudad, la nostalgia se adueñó de él y logró componer una canción en forma de triste balada que supuso el mayor éxito del grupo. En ella habla de lo sólo que se siente sin su amigo, y de que lo único que le queda son los lugares de la ciudad en los que fue tan feliz con él. Se acuerda del maldito día en que ocurrió todo y como debajo del puente no tuvo suficiente con la dosis ni se acordó de su amigo. Debajo de aquel puente echó a perder su vida.

En su libro Scar Tissue, el cantante cuenta además que empezó a escribir la letra cuando se entristeció al pensar que John Frusciante y Flea estaban fortaleciendo su amistad, y él se estaba alejando de ellos, debido a su adicción a las drogas.

Kiedis no compuso esta canción para los Red Hot, era un poema personal que escribió para sí mismo. El productor del álbum, Rick Rubin, encontró Under the Bridge mientras hojeaba un cuaderno de Kiedis, e instantáneamente se interesó por la conmovedora letra; le sugirió a Kiedis mostrárselo al resto de la banda: “Pensé que era hermoso. Dijo: Tenemos que hacer esto”. A Kiedis le daba vergüenza enseñarla a los otros miembros; sentía que el tema era demasiado emocional y diferente al estilo de los Chili Peppers. Luego de cantársela al guitarrista John Frusciante y al bajista Flea, Kiedis recuerda que ellos “cogieron sus instrumentos y comenzaron a buscar el ritmo y los acordes de guitarra que encajasen”. Finalmente, Frusciante eligió los acordes de la introducción para compensar la tristeza de la letra: “Mi cerebro la interpretó como una canción realmente triste por lo que pensé que si la letra es así de triste, debería escribir algunos acordes que sonasen más felices”.

Frusciante y Kiedis trabajaron en la canción durante los días siguientes, hasta que sintieron que estaba completa. Under the Bridge estuvo entre las pocas canciones que la banda escribió y completó antes de trasladarse a la mansión en la que grabaron el álbum. Posteriormente, cuando la canción fue grabada, Rubin pensó que para el grandioso y épico final sería bueno añadir un coro de voces. Gail, la madre de Frusciante, participó en él junto con sus amigas.

Para mí, personalmente, esta canción me trae recuerdos de la época al final de la universidad en la que quedaba con mi amigo Rafa para jugar al baloncesto, hablar de música y de asuntos personales; y en esas ocasiones, donde yo le descubría el jazz, él me enseñaba grupos como Living Colour, Sting, Rush, Faith No More, U2, y unos desconocidos por entonces Red Hot Chili Peppers. Nostalgia de unos tiempos inocentes, de un balón botando y dos veinteañeros en pantalón corto en invierno y hablando de música que tenían toda la vida por delante, que tiraban a canasta y charlaban de la vida.

El videoclip de la canción, dirigido por Gus Van Sant, ganó un MTV Video Music Award y fue grabado en el downtown de la ciudad de Los Ángeles. En él podemos ver a Kiedis paseando por la ciudad (esta vez a pie) mientras canta. Es una pequeña obra maestra y capta de forma sensacional el ambiente y el pulso de la ciudad.

Os dejo asimismo la letra de la canción traducida. Espero que os guste.

Sometimes I feel

like I don´t have a partner

sometimes I feel

like my only friend

is the city I live in

the city of angels

lonely as I am

together we cry

I drive on her streets

´cause she´s my companion

I walk through her hills

´cause she knows who I am

she sees my good deeds

and she kisses me windy

I never worry

now that is a lie

I don´t ever want to feel

like I did that day

take me to the place I love

take me all the way

It´s hard to believe

that there´s nobody out there

it´s hard to believe

that I´m all alone

at least I have her love

the city she loves me

lonely as I am

together we cry

I don´t ever want to feel

like I did that day

take me to the place I love

take me all the way

Under the bridge downtown

is where I drew some blood

under the bridge downtown

I could not get enough

under the bridge downtown

forgot about my love

under the bridge downtown

I gave my life away

A veces me siento

como si no tuviese un compañero

a veces me siento

como mi único amigo

Es la ciudad en la que vivo

la ciudad de los ángeles

solitario como estoy

juntos lloramos

Conduzco por sus calles

porque ella es mi compañera

camino por sus colinas

porque ella sabe quién soy

ella ve mis buenas acciones

y me besa como el viento

nunca me preocupo

pero eso es mentira

No quiero volverme a sentir

como me sentí ese día

llévame al lugar que amo

llévame hasta el final

Es difícil creer

que no hay nadie allá afuera

es difícil creer

que estoy completamente solo

al menos tengo su amor

la ciudad, ella me ama

solitario como yo lo estoy

juntos lloramos

Nunca quiero volverme a sentir

como me sentí ese día

llévame al lugar que amo

llévame hasta el final

Bajo el puente en el centro de la ciudad

es donde dibujé algo de sangre

bajo el puente en el centro de la ciudad

no pude tener suficiente

bajo el puente en el centro de la ciudad

me olvidé de mi amor

bajo el puente en el centro de la ciudad

malgasté mi vida

ROCK Y COMUNISMO

26 diciembre, 2016 Deja un comentario

Es fascinante cómo la gente se ve obligada a buscarse la vida cuando desde el poder se trata de limitar su libertad de elegir y obrar. El museo de Berlín de Checkpoint Charlie es un buen ejemplo de ello. Vamos a ver algunas anécdotas relacionadas con la prohibición de la música occidental en los países comunistas, en concreto el rock, tras la Segunda Guerra Mundial.

Los nazis y los comunistas consideraban la música americana como música degenerada y por lo tanto prohibida. Aunque el jazz fue en cierto modo tolerado, la crítica soviética hacia este estilo musical fue muy fuerte, como en general a toda la cultura de Occidente. Incluso existía un proverbio: “Hoy toca jazz y mañana traicionará la patria”. Con el surgimiento del rock and roll, el Estado soviético fue mucho más represivo hacia este estilo musical. El tema da para mucho, y yo aquí sólo voy a dar unas breves pinceladas. Próximamente emitiremos una edición monográfica del programa de radio La Choza del Rock en Radio10, en el cual trataremos el tema de forma amplia (contaré aquí fecha y hora de emisión, y colgaré el podcast).

Para hacernos una idea, aquí tenemos un comunicado del Komsomol (organización juvenil del partido comunista de la URSS) en el que hace una lista de grupos cuyas composiciones son “dañinas ideológicamente”.

list_of_bands_ussr_1985-560x828

Nos podemos echar unas risas viendo como a Julio Iglesias se le calificaba de neofascista, así como a ACDC y Kiss (pero estos por el “rayo” de las SS en sus logos). El régimen soviético comulgó con ‘Lady Madonna’ o ‘Can’t Buy Me Love’, por su mensaje anti capitalista (ésta última fue incluso la sintonía de un programa de la televisión soviética que criticaba a los EEUU).

El documento está hecho para que se controlara la música que sonaba en las discotecas organizadas por las Juventudes del Partido Comunista, a lo largo de los años 70 y 80. El propio Serghei Zhuk (autor del libro Rock And Roll In The Rocket City) fue disc jockey en una de estas discotecas de su ciudad. Dmitri Medvedev, presidente de Rusia de 2008 a 2012, también lo fue.

Uno de los rumores más jugosos de la mitología de los Beatles afirma que a mediados de los 60 visitaron Rusia en secreto y dieron un concierto para los hijos de altos cargos del Partido. Los defensores de esta teoría afirmaban que la letra de ‘Back In The USSR’ era una referencia por parte de Paul McCartney a este viaje (“Ukraine girls really knock me out”).

Otro tema muy curioso es el de los discos hechos en radiografías para evitar la censura. Todo empezó a finales del año 1946, cuando en San Petersburgo un ingeniero, Stanislav Kasimirovich, trajo desde Polonia una máquina para grabar discos. Así se formó el estudio de grabación Cartas sonoras, en el cual se grababan mensajes pequeños, alguna felicitación o similar, con acordes de guitarra o de piano de fondo. Como había déficit de discos de vinilo para las grabaciones, se comenzó usando un material que al ingeniero le pareció más o menos similar: una delgada lámina fotográfica.

xray-disc

Pero las láminas se empezaron a agotar, y hubo que pensar en un material alternativo. Kasimirovich pensó que las radiografías de los hospitales eran parecidas a las láminas fotográficas, y fue a un hospital a preguntar si se las podían vender. El responsable no sólo accedió, sino que le dijo que podía llevarse gratis toda las que quisiera, ya que sólo ocupaban espacio. Este fue el despegue de los huesos o costillas (como le llamaban a los discos impresos en radiografías, también conocidos como roentgenizdat), que fue un negocio sensacional en la URSS, hasta que se pudieron conseguir cintas de casete. Ruslán Bogoslovsky, un estudiante que conoció a Kasimirovich, mejoró su máquina y la calidad de sus discos, creando un sello discográfico con el músico Evgeni Sankov, llamado El Perro de Oro (seguramente en referencia a His Master’s Voice). Ambos terminaron detenidos y cumpliendo 3 años de cárcel. Los compradores eran conocidos como los modernos o stilyagi.

Para facilitar su colocación en los tocadiscos, las radiografías demasiado grandes eran recortadas a mano con tijeras, dándoles la forma del disco de vinilo. El agujero del centro se conseguía quemando el plástico con un cigarrillo. Después se colocaba en la máquina de grabación, y con una aguja más profunda que la que se utilizaba para reproducirlos, se iba haciendo el surco. Cada ejemplar de un disco se copiaba en tiempo real: es decir, para hacer diez copias había que escuchar el disco diez veces. Los discos originales que se copiaban solían traerlos los marineros o pilotos de líneas aéreas que viajaban fuera de la URSS.

Según Stephen Coates, responsable del documental ‘X-Ray Audio: The Strange Story of Soviet Music on the Bone’, los vendedores podían llevar encima unas 50 unidades, veinticinco en cada manga, doblados alrededor del brazo.

Como decíamos antes, el éxito de estos discos duró hasta mediados/finales de los años 60 del siglo pasado. La aparición de las cintas de casete permitió que la duplicación de las grabaciones de músicos occidentales fuera más sencilla, barata, masiva, que entrase mucha más música, y que el sonido tuviera infinitamente mejor calidad que las radiografías. Aunque las cintas vírgenes estaban prohibidas, la gente hacía lo que muchos hacíamos aquí: tapaba los huecos de la parte superior de un casete cualquiera y grababa encima. Diez años más tarde, también floreció un negocio de copia en casetes de música occidental en otro país radicalmente diferente: el Irán de la Revolución Islámica, donde también estaba prohibida la música occidental. Nos lo cuenta Marjane Satrapi en la magnífica Persépolis.

Esta resistencia cultural no sólo se dio en el campo de la música. Los ciudadanos de los países del Este tampoco tenían libre acceso a las películas occidentales. Tanto es así que en la Rumanía de Ceaucescu se creó todo un mercado negro de duplicación y distribución de películas VHS con éxitos de Hollywood (principalmente cintas de Chuck Norris, Bruce Lee o Stallone), que eran dobladas al rumano de forma clandestina por una mujer, Irina Nistor, que ponía voz a todos los personajes.

El documental Chuck Norris contra el comunismo de la realizadora Ilinca Calugareanu explica toda esa historia. No se pierdan el trailer, es brutal. La llegada de los reproductores de vídeo VHS ofreció una alternativa al canal de televisión estatal, que apenas emitía otra cosa que no fuera propaganda. Eso abrió un mercado potencial que aprovechó el empresario, Teodor Zamfir, quien llegó a distribuir hasta 7.000 películas occidentales en Rumanía y quien contrató a Nistor.

Todo empezó cuando a Irina, que trabajaba en el ministerio de propaganda rumano, le ofrecieron un trabajo extraoficial: la traducción de una película sin censura alguna. Cansada de ver siempre lo mismo, Irina aceptó con miedo y visitó a aquel hombre. Era alguien de buena posición, que tenía en el sótano de su casa una colección de películas enorme, un televisor y un micro. El hombre era Teodor Zamfir y amaba el cine estadounidense. Tanto que se jugaba el pellejo cada vez que cruzaba la frontera de Hungría con Rumanía con el maletero cargado de Chuck Norris de contrabando. Luego las vendían por la noche en el maletero del coche.

Para poder introducir las cintas, Zamfir logró convencer a los funcionarios de los servicios secretos rumanos, sobornándoles con las mismas películas que en realidad debían requisarle. Los inicios fueron complicados, porque un aparato de vídeo costaba lo mismo que un coche nuevo, y no podían comprarlo en Rumanía. Pero finalmente su éxito fue brutal, y contribuyó a la caída del régimen comunista.

Contaremos más historias apasionantes en la próxima edición del programa La Choza del Rock, cuando hagamos el programa monográfico sobre rock y comunismo. Como se decía en los 80, permanezcan atentos a sus pantallas.