Archivo

Posts Tagged ‘IU’

PEDRO, LA TÁCTICA DEL SALAMI Y EL CULTIVO DEL ODIO

2 noviembre, 2016 1 comentario

Está todo en la Historia y en los libros. O casi. La demonización que estamos viendo estos días contra los diputados del PSOE y la propia gestora por abstenerse para permitir la formación de un Gobierno después de prácticamente un año me ha recordado los sucesos en la Europa del Este después de la Segunda Guerra Mundial. Y más concretamente la táctica del salchichón.

En Hungría el secretario general del Partido Comunista húngaro, Mátyás Rákosi (hijo de carnicero), acuñó la expresión “táctica del salchichón”: cualquier pieza de salchichón, por grande que sea, si se va cortando rodaja a rodaja se acaba con ella. Lo mismo hizo él con el resto de partidos políticos, tal y como cuenta Alicia Delibes en este artículo. En noviembre de 1945, en las primeras elecciones libres, el partido comunista sólo obtuvo el 17% de los votos. Mediante cazas de brujas, acusaciones de fascistas, purgas y persecuciones, obligaron al resto de partidos a desaparecer. En 1949 ya sólo había un partido, que ganó las elecciones de la ya entonces “República Popular”.

Podemos ha ido aplicando esta táctica primero en IU, cortando las rodajas de Llamazares, Cayo Lara, Luis García Montero; o expulsando a 5.000 afiliados de la Comunidad de Madrid. El resultado lo tenemos a la vista: Alberto Garzón en el número 6 de la lista por Madrid y con pocas palancas de poder dentro de Podemos. El siguiente paso es el PSOE: con Pedro Sánchez como cuchillo cortador ya han comenzado el corte del salchichón socialista. Mafia, IBEX 35, golpe de Estado, fascistas, burgueses, neoliberales, traidores, son algunas etiquetas aplicadas. Sobre el tema de las etiquetas, cito literalmente de la tesis doctoral de Íñigo Errejón:

“El proceso de construcción de hegemonía se revela así como una dinámica de permanente negociación, hibridación y pugna por la institución del sentido y por la fabricación y apropiación de los significantes reconocidos como valiosos por la comunidad política – “patria”, “justicia”, “cambio”- así como por la atribución al adversario de los significantes denostados, que aíslan y estigmatizan: “élites tradicionales”, “corruptos”, “neoliberales”, vendepatrias”. No se trata de un juego de suma cero, de una confrontación “plana” y absoluta, sino de innovación y construcción. Es una “guerra de posiciones” en el sentido más literal del término gramsciano: una lucha por realinear las posiciones, ordenar el campo político de tal forma que genere consenso para el actor hegemónico y la obligación para los adversarios integrarse como subordinados o permanecer en los márgenes del consenso social. “ [ps.580-581 de su tesis doctoral sobre «La lucha por la hegemonía durante el primer gobierno del MAS en Bolivia (2006-2009): un análisis discursivo».]

Y Pedro Sánchez hará como Alberto Garzón o Tania Sánchez, y tratará de entregar el PSOE a Podemos presentándose de nuevo a secretario general. Pero creo que el PSOE va a ser un salchichón más duro de cortar que IU. El por qué en las negociaciones anteriores con el PSOE para formar Gobierno Podemos quería el ministerio del Interior es por lo mismo que el partido comunista checo tras la Segunda Guerra Mundial quería controlar la policía, el ejército y la administración pública.

Por cierto, que el salchichón se puede cortar hacia dentro también. Así que Errejón que se vaya tentando la ropa, por si acaso.

Por otra parte, la Coordinadora 25S montada contra la investidura de Rajoy no es más que un movimiento golpista que trata de presionar para imponer la voluntad de unos pocos sobre los votos de todos los españoles. Nos guste o no, la decisión del PSOE no la han tomado siniestros personajes en oscuros despachos, sino representantes del PSOE legítima y democráticamente elegidos por los afiliados, y en su elección se han cumplido escrupulosamente sus estatutos. Qué pereza tener que volver a explicar que abstenerse para que pueda haber un Gobierno después de un año, y no tener que ir a las urnas de nuevo, no es apoyar a la derecha, y que el PSOE estaba en una situación muy buena para poder influir en la política de ese Gobierno. Ya lo expliqué con detalles aquí. Y a mí me fastidia mucho que el PP sea el partido más votado, pero si jugamos según las reglas hay que respetarlas. Tsevan Rabtan, en un post sensacional (léanlo despacio, merece mucho la pena) rebate los argumentos del manifiesto uno por uno. Entresaco este párrafo:

La posibilidad de un Gobierno alternativo al actual del Partido Popular ha provocado los movimientos de la oligarquía [la oligarquía son los señores diputados escogidos por los españoles en elecciones libres y secretas. En dos. En las segundas hay más diputados del PP que en las primeras] que han actuado en Ferraz primero [los que han actuado en Ferraz son representantes de los afiliados de un partido político, elegidos en un congreso de ese partido] y en el propio Congreso de los Diputados después [los que actuarán en el Congreso son diputados elegidos por los españoles hace apenas tres meses con todos esos datos —esa mafias en las que tanto se hace hincapié— conocidos por los ciudadanos: pueden votar lo que les dé la gana. Son completamente libres. Como lo son los diputados de Podemos e IU —los que no han obtenido mayoría para gobernar— también elegidos por los ciudadanos libremente]. El objetivo es el mismo que cuando el PSOE se alió con el PP para la reforma del artículo 135 de la Constitución: una gran alianza para blindar el Régimen del 78 ahora que se tambalea [se tambalea porque la gente se resiste a votar a los que se lo quieren cargar, naturalmente; de haber obtenido Unidos Podemos mayoría absoluta con este régimen eso demostraría que la democracia funciona y ese Gobierno con Pablo Iglesias de Presidente sería perfectamente legítimo] .

Y el señalamiento en las redes sociales ha comenzado. Este es el tweet que le han dedicado a Jaime Berenguer:

democraciavsmafia

Y si alguien tiene dudas, la prueba del algodón: los aplausos de sus líderes tanto a Rufián como al representante de Bildu (justificando los asesinatos de ETA). Lo de Rufián merece capítulo aparte. Un discurso para simples mentales, lleno de faltas de ortografía, que un buen samaritano tuvo la cortesía de corregir y devolver, a ver si aprendía algo el muchacho. Un relato en el que mezcla churras con merinas, al más puro gusto de la demogogia populista. Por ejemplo, cuando se puso a recitar supuestos mensajes de “militantes socialistas”: “cobro 884 € por 168 horas al mes. Vivan con esto una temporada y se les pasarán las ganas de apretar ese botón”. A ver. Tendremos que saber qué hace este señor, qué estudios y qué experiencia tiene, y qué pasos ha dado por mejorar su situación laboral. Pero aparte es como si fuera el PP el que le paga. Si gana ERC Rufián (que gana algo más de 884 € al mes) seguro que le complementa el sueldo a este señor. O si Cataluña es independiente se lo suben a 2.000 al día siguiente. O si hay un Gobierno Frankenstein. O si mañana se proclama la República. Y que haya gente que se trague estas patrañas…

Pérez Reverte lo clavó cuando escribió lo siguiente:

Y no sólo eso. Porque en el caso Rufián, y de tantos como él, se da otra circunstancia aún peor: el abandono de la gente, de los ciudadanos decentes, en manos de la gentuza política local. A cambio de gobernar de cuatro en cuatro años, los sucesivos gobiernos de la democracia han ido dando vitaminas a los canallas y dejando indefensos a los ciudadanos. Y ese desamparo, ese incumplimiento de las leyes, esa cobardía del Estado ante la ambición, primero, y la chulería, después, de los oportunistas periféricos, dejó al ciudadano atado de pies y manos, acosado por el entorno radical, imposibilitado de defenderse, pues ni siquiera las sentencias judiciales sirven para una puñetera mierda. Así que la reacción natural es lógica: mimetizarse con el paisaje, evitar que a sus hijos los señalen con el dedo. Tú más catalán, más vasco, más gallego, más valenciano, más andaluz que nadie, hijo mío. No te compliques la vida y hazte de ellos. Así, gracias al pasteleo de Aznar, la estupidez de Zapatero, la arrogancia de Rajoy, generaciones de Rufiancitos han ido creciendo, primero en el miedo al entorno y luego como parte de él. Y van a más, acicateados por la injusticia, la corrupción y la infamia que ven alrededor.

Y todo esto construyendo un discurso del odio, sacando a pasear a Franco otra vez, tratando de ganar la Guerra Civil con casi 80 años de retraso. Sin aportar soluciones a los problemas de los españoles y creando otros donde no los había. Lo de Ada Colau y la estatua de Franco sin cabeza es de película de Berlanga. Qué ganas de poder hablar de cómo reducir el desempleo, cómo acabar con las muertes por violencia de género, de qué forma conseguir que no haya personas en riesgo de exclusión social, o de qué manera podemos conseguir que el empleo deje de ser precario.

Pero es más fácil dejarse llevar por el odio, crear muñecos de pim-pam-pum a los que aporrear convenientemente, repetir eslóganes como loros; y “cabalgar contradicciones”, como estar a favor de las renovables y al mismo tiempo de las subvenciones al carbón (responsable del 70% de las emisiones de CO2); estar en contra de la inversión-pelotazo y especular con la venta de una vivienda protegida, pagada seguramente por su padre procesado por las tarjetas black (Ramón Espinar); odiar a los mercados y amar la emisión de deuda pública (afirmando acto seguido que la que se considere “odiosa” no se va a pagar); acceder al Parlamento Europeo con un programa electoral proponiendo la salida de la UE, la desobediencia a Bruselas, y luego afirmar que son profundamente europeístas, y lamentar el Brexit.

Y en el fondo la culpa de todo la tienen el PP y el PSOE. Tolerando y amparando su corrupción, y permitiendo la de CiU en Cataluña, muchas personas de buena fe han caído en estas maniobras. Pero el pueblo es soberano. Aún así, el 70% del Congreso es PP-PSOE- C’s (muy tocado al “régimen” no lo veo).

Y para finalizar, decir que me encanta el tweet que ha fijado en su perfil mi amigo Jaime Berenguer: en España sí hubo un partido político decente. No solamente no robó sino que además persiguió la corrupción. Sólo tiene 47 retweets y 41 me gusta. El pueblo, nuevamente, ha hablado.

decente

Anuncios

REFERENDUM, BREXIT, Y DOS Y DOS NO SIEMPRE SON CUATRO (II)

Vamos a intentar en esta segunda parte desentrañar dos cuestiones muy interesantes: una, si es posible que haya habido un pucherazo electoral en las elecciones del 26-J; dos, el misterio del más del millón de votos desaparecidos para Unidos Podemos.

El primer punto ha surgido a raíz del caso del ministro de Interior y las grabaciones que se le hicieron en las que presuntamente ha conspirado para desprestigiar a políticos soberanistas. Sin entrar en el fondo del asunto, que me parece muy grave, con la excusa de que no nos podemos fiar del actual ministro del Interior, de ahí damos un triple salto con tirabuzón y los líderes de Podemos, en la última semana de campaña electoral, dijeron que no se fían de que las elecciones sean limpias y que esperan que no haya un pucherazo. Después del 26-J y a la vista de los resultados electorales, se recogen firmas y se dice sin pudor que ha habido un pucherazo electoral, con la misma naturalidad que se afirma que la llegada del hombre a la luna se rodó en un plató de Hollywood.

David Fernández, en un extraordinario artículo, rebate todos y cada una de los argumentos conspiranoicos de aquellos que afirman que ha existido el pucherazo. Por favor, léanlo entero: para conocer algo en profundidad hay que dedicarle un poco de tiempo. He sido apoderado de UPyD en 2008, 2009, 2011 (dos veces), 2014 y 2015 (tres veces), y responsable de gestión electoral nacional de 2012 a 2015, con tres procesos electorales a mis espaldas. Y sinceramente no le doy el más mínimo crédito a las acusaciones.

Son tantas las tonterías que se están escribiendo que sólo voy a hacer un matiz sobre una de ellas: están diciendo en Facebook que hay actas de algunas mesas que no coinciden con los resultados del Ministerio del Interior: pues claro que pueden no coincidir. El recuento (artículo 103 de la LOREG) se realiza el tercer día siguiente a la votación en la Junta Electoral correspondiente (normalmente la provincial), es público y ahí los partidos pueden impugnar actas en las que haya errores, que para eso tienen apoderados e interventores en las mesas el día de la votación y piden copia de las mismas (incluido Podemos). Así, errores típicos que se pueden producir, como apuntar los votos de una candidatura a la del renglón inferior se pueden reclamar. Lean este artículo de Tseban Rabtan en el que transcribe los artículos correspondientes de la LOREG y luego me cuentan.

Vamos con la segunda cuestión, mucho más complicada de resolver. De una suma de 6.139.494 votos de las generales de 2015 (sumando los de Podemos y los de IU) a los 5.049.734 de 2016, cuando se han presentado en coalición. A estas horas, los altos cargos de Podemos, casi todos politólogos, están reunidos intentando saber qué ha pasado.

Yo modestamente voy a intentar ayudarles a entender lo que ha pasado, desde mi punto de vista. Este es un ejemplo de que en política dos y dos no siempre suman cuatro. Las causas las ordeno de mayor a menor importancia.

En primer lugar, es obvio que mucha gente que había votado IU en 2015 o pensaba hacerlo en 2016 no ha votado a Unidos Podemos en estas elecciones, algunas personas cercanas a mí. Incluso se habla que gente del PCE ha votado y pedido el voto para el PSOE, y que el escaño de Eduardo Madina por Madrid se debe a los votos comunistas. Y el PSOE por su parte ha recogido el guante durante la campaña: Susana Díaz ha afirmado sentirse orgullosa de “ese PCE de Santiago Carrillo”. Y Pedro Sánchez acusa a Pablo Iglesias de “insultar a los comunistas de corazón (…) Frivolizar sobre lo que representa el comunismo, como si fuera una moda de juventud, me parece un insulto a la memoria de esos comunistas que incluso se dejaron la vida por que hubiera democracia y libertad en nuestro país”. Creo que no han calculado que el PSOE es un pez mucho más grande que IU para tragárselo.

Lo cierto es que la jugada de Pablo Iglesias de aparentar haber pasado de comunista a socialdemócrata (como la entrevista que le hizo Carlos Herrera en la Cope, a partir del minuto 36:45) en mi opinión le ha salido muy mal: los que no son comunistas le siguen viendo como tal, no como un socialdemócrata; y los que lo son se han sentido traicionados. Por supuesto que hay gente que se lo ha creído, me consta personalmente (mi amiga del artículo anterior se ha tragado la caña con anzuelo y todo). Pero otras muchas personas, que no se avergüenzan de llamarse comunistas, y votantes del PCE de toda la vida, no me extraña nada que no le hayan votado (yo me jugaría una caña a que Cayo Lara o Gaspar Llamazares no han votado a Unidos Podemos).

Otra cuestión muy relacionada con ésta es la OPA hostil de Podemos a IU, muy en la línea de la que hizo Ciudadanos a UPyD. La expulsión de 5.000 militantes de IU en Madrid, que culminó con la expulsión de la federación madrileña al completo de IU y una demanda en los juzgados, por vulneración del artículo 22 de la constitución; las acusaciones de Gaspar Llamazares (“la unidad popular no es subordinarse a la estrategia de Podemos”) y Luis García Montero hacia Alberto Garzón de tener ya un pacto hecho con Podemos y haber engañado a los militantes; la jugada de Tania Sánchez, que se presentó a las primarias en IU después de decir varias veces seguidas que no se iría a Podemos. Todos estos hechos explican en parte la fuga de votos que se ha ido a la abstención o a otras opciones (PACMA, los verdes).

En Madrid, por ejemplo, IU más Podemos obtuvieron en las generales de 2015 189.265 (IU) y 750.607 Podemos (total 939.872, un 26,12%). En 2016 han obtenido en total 729.870 votos, un 21,23% (210.002 votos menos). Ha pensado Pablo Iglesias que la gente olvidaría. Mal hecho. Yo a Nacho Prendes, Irene Lozano o Toni Cantó no les olvido, por ejemplo. Votaría antes al PACMA. Garzón ha conseguido (con el contrato de su hermano en el Ayuntamiento de Madrid como parte del trato) lo que no consiguió Irene Lozano.

Un tercer factor son los que llamaremos los desengañados con Podemos: tanto aquellos miembros de las organizaciones sociales que contribuyeron al 15M (como por ejemplo el deterioro de la relación de la PAH Madrid con el Ayuntamiento de Manuela Carmena), como aquellos antiguos votantes del PSOE que, hastiados de la corrupción en Andalucía, votaron a Podemos como castigo.

Además, han ayudado las denuncias de nepotismo en los diversos ayuntamientos que han gobernado, junto con un factor que yo he considerado crucial desde primera hora: la dificultad que implica la gestión de Ayuntamientos como Madrid o Barcelona. Siempre digo que gobernar el Ayuntamiento de Madrid es mucho más complejo que cualquier CCAA. Y que iba a pasar como pasó con Bildu en el País Vasco, que sus errores en la gestión les harían perder votos al poco tiempo. Porque aquí no valen los discursos bonitos, sino que o sabes o no sabes. Y estos señores no saben. Punto. Aparte comportamientos como los de Kichi en Cádiz (amenazando públicamente a miembros del PSOE, humillando al cónsul alemán) o en Madrid (el ridículo del cambio del callejero donde Celia Mayer se ha cubierto de gloria); los problemas con la empresa Wanda; o las maniobras propagandísticas sin ningún fondo real, como la oficina antidesahucios o los refugiados han contribuido a aumentar el número de desengañados. Por no hablar de otros gestos para la galería, como la foto sin coche oficial el primer día para no bajarse luego de él; los viajes gratis a la final de la Champions; el diputado Ramón Espinar viendo una serie un lunes laborable a las 10 de la mañana y tuiteándolo sin pudor ninguno; la colocación de maridos/esposas y demás parientes; y la doble vara de medir con los propios, como en los casos de Rita Maestre, Errejón o Monedero. Para votar a un PSOE dos ya tengo al original.

Hay también votantes de izquierda, aunque son los menos, que no ven con buenos ojos la actitud de Podemos con el nacionalismo vasco y catalán: es curioso, pero no inesperado, que en estas elecciones en el País Vasco Podemos haya obtenido más diputados (6) que el PNV (5), y que en Cataluña sea primera fuerza. Eso ha frenado el trasvase de votantes del PSOE con mucha probabilidad. No se puede sorber y soplar a la vez.

En cuarto lugar, hay que señalar un epílogo post electoral que seguramente no va a ayudar a incorporar nuevos votantes: la reacción de insultar a aquellos que no les han votado, sobre todo a los ancianos. Las acusaciones de que todo va a seguir igual por no haberles votado: primero, presuponiendo que ellos van a solucionar los problemas, cosa que yo dudo mucho, pero que el propio Iglesias dijo públicamente (en inglés, minuto 46:40) que no están para solucionar problemas, sino para que la gente participe. Es o el PP (el caos) o nosotros. Pero es que el caos podemos ser nosotros también.

Finalmente, las explicaciones que hemos escuchado hasta ahora: “la gente nos quiere, pero pensaron que íbamos a ganar y eso les acojonó un poquito”. O Echenique, en la mejor tradición de Beria, diciendo que extirparán (o sea, arrancarán de cuajo según la RAE) las malas hierbas. Puede que no hayamos conseguido comunicar correctamente, he escuchado hoy en la televisión. Y la rueda de prensa final del 4 de julio, en la que tanto Pablo Iglesias como Errejón han reconocido que Podemos ya se ha convertido en otra cosa: ha apuntado que parte del electorado les ha pedido “darle un poco al ralentí”, “bajar el ritmo” y “desacelerar”. Cree que mucha gente ha pensado: “hasta aquí ha llegado la maquina de guerra electoral, quiero ver otra cosa, quiero ver qué sois capaces de hacer para votar en clave de Gobierno”.

Lo que han conseguido es que el voto al PP aumente espectacularmente, eso sí que por miedo a Podemos. El efecto perverso de esas encuestas que les daban empate técnico con el PP ha sido que la gente se ha creído que podían ganar, tanto sus adeptos como los demás. Y ante esa perspectiva, mucha gente ha pensado en clave voto “útil” y ha preferido votar al único partido imputado por corrupción (ya hemos dicho aquí que ese no es un tema relevante a la hora de votar) como dique de contención de lo que vendría si gobernaba Podemos. También conozco a varias personas que lo han hecho así. Sus integrantes, miembros todos ellos de la fundación CEPS, estuvieron cobrando de Venezuela ingentes cantidades de dinero como asesores, y que quieren que les diga, no es una tarjeta de presentación muy buena que digamos pensando en España de aquí a diez años. Y no solo cobrando, sino defendiendo ese modelo como exportable al sur de Europa, y ocultando o minimizando sus defectos (pobreza, inflación galopante, hambre, falta de alimentos y medicamentos, criminalidad extrema, presos políticos). Hay miles de videos en youtube, no hace falta poner ejemplos.

Ellos intentan ahora, con Errejón a la cabeza, alejarse de su propio pasado (“yo no he cobrado de ningún gobierno extranjero”) y convertirse en un partido “de Gobierno”. Hasta qué punto es sincero ese intento, y cómo conseguirán mantener el equilibro entre su pasado y lo que pretenden llegar a ser, el tiempo lo dirá. La prueba del algodón, como señalaba al principio, son sus votaciones en los parlamentos y ayuntamientos, y las decisiones que tomen al frente de las instituciones. Yo por mi parte pienso claramente que su único objetivo es la conquista del poder, y ahí tenemos dos tendencias, Iglesias y Errejón, que chocarán más pronto que tarde en el cómo. Además está el riesgo de desintegración de sus múltiples componentes (la coalición la han formado 16 partidos) en cuanto las cosas vayan mal. Veremos qué pasa ahora.

GUIA DEL VOTANTE ILUSTRADO

Ante la próxima convocatoria electoral del 26J, y ante las preguntas de mis más próximos amigos al respecto, he decidido hacer una guía que puede ayudar a ejercer el voto. No pido el voto para nadie, faltaría más, sólo facilito información. Voy al grano.

Es evidente que el sistema ha decidido que sólo pueden quedar 4. La Junta Electoral y RTVE ya lo tuvieron claro en la campaña de las elecciones autonómicas y municipales de 2015, cuando le dijeron a la cara al representante de UPyD que a Ciudadanos le iban a dar el trato (ilegal) de partido parlamentario, y que si no le gustaba, que recurriera. Ya en su momento se impulsó a Podemos y a su amado líder, y luego al yerno perfecto (o Podemos de derechas). Alguien jugó a dividir el voto de la izquierda, y luego se asustó cuando Podemos en las encuestas (¡oh telecracia demoscópica!) superó al mismísimo PP en intención de voto. Y dado que CiU se había echado al monte, había que buscar la cuarta pata de la mesa para que no se quedara coja. Fue con un partido a medio hacer, y así fueron los resultados.

Vamos primero con el PP. Evidentemente supieron reconducir la ruina que dejó el PSOE, pero con algunos defectillos: por primera vez superamos el 100% del PIB en gasto público, subimos aún más los impuestos, bajamos drásticamente el gasto social, sanitario, educativo y otras menudencias, como el gasto en I+D+I; el nivel de la educación española sigue cayendo en picado año tras año (sólo tres universidades españolas entre las 200 mejores, la primera el puesto 166) y de tocar la estructura administrativa del Estado ni hablar, que hay mucha gente colocada y viviendo de nosotros. Nada de tocar sueldos de políticos ni asesores o aforados. Por supuesto que el paro sigue alrededor del 20%, y tenemos la figura del trabajador pobre, que antes no era tan abundante. Y por encima de todo, una corrupción galopante que les desborda por todas las costuras (Púnica, Ayuntamiento de Valencia, Bárcenas, Boadilla, Brunete, etc).

Podemos coger el texto anterior, cambiar algunos nombres (cursos de formación en Andalucía, caso Besteiro, ERES, Invercaria, caso Edu, caso Malaya, facturas UGT, etc), y tenemos al PSOE, con el agravante de haber negado que la crisis existiera cuando gobernaron, por lo que no sólo no hicieron nada para remediarla, sino que además gastaron dinero a espuertas y no sirvió de nada. Estos suben impuestos y gastan como si el dinero público no fuera de nadie, pero además no mienten como los anteriores, que dicen una cosa y hacen la contraria. Tampoco quieren tocar la deficiente estructura administrativa del Estado, porque también tienen a mucho paniaguado. Y además decir una cosa y la contraria, envolverse en la bandera de España y luego decir que hay que reconocer la singularidad de Cataluña, o manifestarse en contra del Tribunal Constitucional…donde ellos han nombrado unos cuantos miembros. Pedro Sánchez, una nadería tratando de sobrevivir políticamente, y haciendo lo que sea necesario para ser presidente del Gobierno, tal y como analiza magistralmente Santiago González.

El Podemos de izquierdas. Ya les he analizado varias veces en este blog: aprovechándose de la inocencia de la gente que lo está pasando mal, o simplemente tienen frustraciones de diverso tipo, y todo ello mezclado con ideas simples de tinte izquierdista (bancos malos, UE mala, mercados perversos, la II República fue un paraíso, Borbones a los tiburones) o incluso conspiranoico (el Gobierno es una marioneta de los mercados y los poderes económicos, las multinacionales nos dominan), con un excelente marketing político y mucha ayuda televisiva y de las redes, ahí están en torno a los 5 millones de votos. La realidad: recetas en sepia (banca estatal, salir del euro, devaluar la peseta, aumentar el gasto público como si no costara, no pagar la deuda pública); gastar tiempo, dinero y recursos en volver a ganar la Guerra Civil; y “comprender” el nacionalismo y el terrorismo vasco. Colocar a familiares y amigos, y no bajarse del coche oficial y las prebendas, pero para ser justos eso lo tienen en común con los otros tres. Y por encima de todo, cabalgar contradicciones, no importa nada con tal de conseguir el poder. El amado líder ya dijo que su misión no era resolver los problemas de los españoles, sino ser una herramienta para la creación de una nueva mayoría política en nuestro país. De IU ni hablo, están en el vientre de la ballena, y no lo saben. Bueno, Tania (punto) sí que lo sabe. Aparte de que Garzón (Alberto) es partidario de solucionar la crisis poniendo otro cero a boli en los billetes, básicamente y simplificando.

Y vamos con Ciudadanos. Un poco de lo anterior en fino. Sus maniobras para hacer una OPA hostil a UPyD, como esta de Asturias, su fomento del transfuguismo y la corrupción: anular las comisiones de investigación o que vayan a declarar altos cargos en Andalucía, haberse pasado las primarias por el arco del triunfo cada vez que han querido, o votar en contra de recuperar las viviendas sociales en Madrid en manos de fondos buitre (por orden del señor Rivera). En Andalucía decidió que el poder legislativo dejaba de serlo. Aparte de violar el pacto antitransfuguismo al no hacer renunciar a los concejales de partidos localistas que pasaron a Ciudadanos y dejar su acta, y llevar unos cuantos imputados en las listas electorales, o bien recolocarlos como asesores. Y las trampas y mentiras en las cuentas de las que se disculpan diciendo que como son un partido pequeño sólo tienen a dos personas en contabilidad. UPyD estaba en la misma situación, y fue el único partido al que el Tribunal de Cuentas no pudo sacar nada irregular. La última ha sido el tweet de Aguado y Villacís pregonando su viaje a la final de la Champions pagado por uno de los equipos, borrado luego, después de comprometerse a no ser aceptados regalos por parte de sus cargos públicos. Lo podemos ver en el tweet de Jaime Berenguer:

Ciudadanos 1

Pero también tenemos alguien del otro Podemos, el de izquierdas, a Celia Mayer, de nuevo por cortesía de Jaime:

celia mayer

¿Y qué hacemos? Podemos taparnos la nariz, decir que uno de los cuatro es el menos malo, que todos roban, y que por lo menos que roben los míos. O decir que antes de que salga X…

Para el votante ilustrado hay varias opciones: abstención, voto nulo, en blanco y voto a partido pequeño.

La abstención se cuantifica y no perjudica ni beneficia a nadie, pero sus efectos son bastante limitados en mi opinión: lo mismo puede significar descontento que pasotismo.

El voto nulo no se considera voto válido, por lo tanto no tiene efectos prácticos en las elecciones.

El voto en blanco es voto válido emitido, por lo que sí que cuenta a la hora del reparto de escaños. Su único efecto es aumentar la cantidad de votos que necesitan los partidos pequeños para llegar al umbral de voto para poder obtener un escaño (la denominada barrera electoral, que en el caso de las elecciones generales es del 3%- art. 163 LOREG). Es decir, que en teoría beneficia a los grandes partidos. Sin embargo, en la práctica sólo tiene efectividad en las grandes circunscripciones donde se reparten muchos escaños, como Madrid. Y sólo una vez (en 1993) entró en efecto, perjudicando al CDS en Madrid a favor del PSOE.

El voto al partido pequeño es lo que más daño puede hacer a los grandes, porque le restan votos de los cocientes de la ley D’Hondt a los grandes. Es un tirachinas contra los cañones de Navarone, pero también David mató a Goliat con una honda. Y hay muchos: UPyD (sí, no se han disuelto, que es la pregunta que me hace la gente cada dos días), Vox, PACMA, son los principales. Dejo enlazado sus programas electorales por si os convence alguno. Y si no, hay más. Esta es la lista de las candidaturas para estas elecciones. Por cierto, que una lista con Fernando Savater y Maite Pagaza pues tiene su aquel, sobre todo comparando con las otras.

Me hace mucha gracia que ahora se peleen por los minutos de propaganda electoral, cuando un día sí y otro también, además de fútbol y programas de cotilleo, tenemos en cualquier cadena a uno de los cuatro jinetes del Apocalipsis. Incluso el otro día estuvo Pablo Iglesias a la misma hora y el mismo día en Tele 5 y en Antena 3. La bilocación, algo que sólo consiguió Jesucristo y algunos santos y beatos, como el Padre Pío.

Lo que es seguro es que en el debate a cuatro del próximo día 13 no me van a coger, hay un concierto de Zakk Wylde en La Riviera mucho más interesante. Y es que a Zakk Wylde no lo ponen en la tele todos los días. Y en dos cadenas distintas a la misma hora, ni de coña.

INVESTIDURA A CAMBIO DE QUÉ

4 febrero, 2016 4 comentarios

Y una vez más, en esta nueva política apasionante, la llave del Gobierno de España la tienen aquellos que quieren separarse de ella. Me explico.

Pese al reparto anticipado de ministerios que Pablo Iglesias ha hecho sin compartir previamente sus reflexiones con su supuesto socio (el león no se preocupa de lo que piensen las ovejas), digno de esa serie que tanto le gusta, si contamos los votos necesarios en la votación de investidura no va a ser suficiente con PSOE-Podemos-IU-PNV, como mucha gente está dando por sentado. Por cierto, de los ministerios que Podemos Zaragoza difundió a través de su cuenta de twitter, yo quiero que me expliquen el de “Ministerio de Asuntos de Plurinacionalidad”.

Pogreso

En el diario El Mundo han hecho un simulador bastante práctico para ejemplificar las posibles votaciones:

http://www.elmundo.es/grafico/espana/2016/01/14/56961c6a46163f226e8b4617.html

Si votan en contra PP y C’s serían 163 votos contra 168 de PSOE-Podemos-IU-PNV-CC, con lo cual en segunda votación Pedro Sánchez sería investido presidente. Pero quedan por contabilizar 9 escaños de ERC, 8 de Democracia i Llibertat y 2 de Bildu. Sobre todo los dos primeros son decisivos, ya que si votan no a la investidura del candidato del PSOE, aunque Bildu votase a favor, aquel no sería elegido (170 contra 180).

La mayoría dan por hecho que los independentistas votarían a favor de la investidura de Pedro Sánchez, pero habría que saber a cambio de qué. Puede ser que a cambio del cupo catalán, el referéndum, o ambas cosas. También puede ser una Seguridad Social catalana, o un banco central catalán.

Respecto de la postura de Podemos acerca del referéndum en Cataluña, parece razonable decir en principio que si les dejamos votar de verdad ganaría el no, y el problema avanzaría hacia su solución.

Pero esto es muy ingenuo de sostener, y significa una inocencia y un desconocimiento del nacionalismo pasmoso: primero, supone saltarse el artículo 1.2 de la Constitución (no se puede excluir al resto de los españoles); segundo, y más importante en el error de análisis, los nacionalistas no van a aceptar mansamente un resultado negativo; al contrario, no van a parar de convocar más referéndums hasta ganar uno. El nacionalismo es insaciable: nunca van a tener suficiente. Y cuando consiguieran la independencia, querrían que se hiciera otro referéndum en la franja aragonesa, en la Comunidad Valenciana y en Baleares. Es el Lebensraum de Hitler, falseando la Historia como coartada. Si ahora con menos del 50% de los votos ya desde el Gobierno cometen delitos de desobediencia consciente hacia las sentencias de los tribunales…

Iván Redondo, en un muy buen artículo, analiza en El Mundo las estrategias de todos los partidos en torno a la investidura. Es muy graciosa su comparación de los líderes con las series de televisión. El único punto que se salta es el que he comentado con anterioridad: los nacionalistas en esta hipótesis, que parece la más probable, van a ser decisivos, porque si votaran en contra Pedro Sánchez no sería investido. El articulista da por hecho que se van a abstener cuando dice: “Con el concurso de los nacionalistas vascos y las “gestiones de Podemos” la abstención de los independentistas en la fase final de la investidura de Pedro Sánchez no será problema (pueden también simplemente ausentarse de la votación, lo que además podría tener buena venta). Es su mejor opción. Y hay además algo que les une a otras fuerzas políticas: que no quieren un nuevo Gobierno del PP”. Yo esta parte no la tengo tan clara, sobre todo porque no van a dar algo a cambio de nada; hay una historia de chantaje permanente muy amplia por su parte.

La otra posibilidad, un pacto PP-PSOE-C’s, que Iglesias ha calificado de pacto del búnker, la veo muy lejana, casi imposible, pese a que ha funcionado para elegir al Presidente del Congreso. El odio a Rajoy y al PP es mucho más fuerte que el miedo a Podemos. Para empezar, es evidente que ni el PSOE va a facilitar la investidura de Rajoy, ni el PP la de Sánchez. En teoría son los tres partidos que suman una mayoría estable para gobernar (252 escaños), cuyos programas electorales tienen más en común, sobre todo en los grandes temas. Sólo habría tres posibilidades: una, descabezar al PP y al PSOE y comenzar a negociar con caras nuevas; dos, hacer presidente a Albert Rivera; y tres, un Gobierno de transición presidido por una figura independiente de reconocido prestigio y de consenso entre los tres.

Cualquier otra combinación es imposible, C’s + PSOE sólo suman 130 escaños, y tienen enfrente a todos los nacionalistas y a la izquierda radical.

Hasta ahora, desde el punto de vista de la estricta gestión política, suspenso para el PP, que no ha hecho absolutamente nada para sumar apoyos. La táctica de Rajoy de esperar sentado me da que esta vez no va a funcionar. Cree que debe dejar al PSOE y que se va a estrellar, pero éste tiene posibilidades de triunfar.

El PSOE, por el contrario, desde el minuto uno ha estado trabajando para conseguirlos, y es lógico ahora que Pedro Sánchez tenga su única bala y vaya a dispararla. Ha hecho concesiones a PNV, ERC y DiL, y ha conseguido la presidencia del Congreso a través de C’s y el PP. Creo que su disposición a dialogar con estos es puro postureo, por las razones antes apuntadas. Con C’s sabe que no suma, y además C’s excluye automáticamente a Podemos e IU, más los nacionalistas. A no ser que C’s se quiera suicidar al amanecer y se abstenga, lo cual empeoraría su ya precaria situación en una nueva convocatoria electoral.

El PSOE de momento lleva la iniciativa, y el presunto peligro de los barones no me lo creo. Se está muy calentito dentro y hace mucho frío fuera, y mientras Sánchez siga teniendo los mandos de la nave, no se va a mover nadie. De hecho, según va pasando el tiempo, las declaraciones críticas se van apagando.

Sánchez sabe que no se está jugando sólo ser Presidente del Gobierno, sino su propio futuro político. Si hubiera nuevas elecciones porque hubiera fracasado en la investidura, los resultados serían seguramente aún peores para el PSOE, y Podemos les daría el sorpasso. De hecho, es gracioso que los dos partidos que desean con toda su alma que haya elecciones de nuevo, el PP y Podemos, hayan pedido por escrito acortar el plazo para la investidura. Una muestra clara de sus intenciones, por motivos distintos. Esa sería la señal para aquellos que esperan agazapados dentro del PSOE para saltar a la yugular de Sánchez. La encuesta que ha salido hoy del CIS es un aviso para navegantes.

Si finalmente Pedro Sánchez vence en la votación de investidura, con la abstención o ausencia de los independentistas, habrá que saber a cambio de qué. Lo sabremos igualmente a medio plazo, aunque al principio lo oculten.

En conclusión, las opciones son dos: gobierno de izquierdas consentido o apoyado por los independentistas (¿a cambio de qué?), o nuevas elecciones, que probablemente dejarían el panorama más o menos como está, con Podemos por encima del PSOE.

El caso es que llevo mil palabras escritas y todavía no hemos hablado de cómo piensa el señor Sánchez resolver los problemas de los españoles. En su mini discurso de investidura del otro día no dijo absolutamente nada de cómo va a resolver esos problemas. Identificarlos no es solucionarlos. Pero la cuestión es que España respiró aliviada… Lo importante son las estrategias, el poder, las tácticas… Lo poco que dijo no creo que sea muy del agrado de sus posibles socios (cumplir con los objetivos de déficit público y la estabilidad presupuestaria). Las contradicciones de Sánchez revelan que se trata de una huida hacia adelante tratando de salvar su pellejo político. Porque todo lo que no sea conseguir la presidencia del Gobierno es su camino al patíbulo. Y como lo importante es salvar su cuello, hará todo lo posible. Su número cuatro de la lista al Congreso le puede asesorar muy bien de cómo sobrevivir cuando lo tienes todo en contra, si no tienes principios, claro.

Como siempre en esta ¿nueva? política nos falta el cómo y el quién lo va a pagar. Al final, se parece todo sospechosamente a lo de siempre: quiero ser califa en lugar del califa, y la última palabra la tendrán los nacionalistas. Para este viaje no nos hacían falta estas alforjas.

¿QUÉ LE QUEDA A UPyD?

28 octubre, 2015 3 comentarios

Ayer se publicó el Decreto de convocatoria de las elecciones generales del 20 de diciembre. Quizá sean una de las más importantes que afrontamos los españoles en nuestro brevísimo período de democracia.

Si la Historia de España fuera un día de 24 horas (pongamos por ejemplo como fecha desde 1512, con la anexión de Navarra), la democracia llegaría a nuestro país aproximadamente a las diez y diez de la noche. Eso para que nos hagamos una idea del poco tiempo que hemos vivido en democracia, comparativamente con países de nuestro entorno con los que creo que nos debemos comparar (Francia, Gran Bretaña, EEUU). Y eso se nota. Mucho.

El otro día, en el acto de presentación de candidatos, uno de ellos comentaba que en la plataforma Os Oigo le preguntaron “qué le queda a UPyD”. Me parece una pregunta muy pertinente, dada la situación actual. Todo el mundo les da por muertos, encontramos artículos funerarios elogiosos como este, y en España pasa como con la mafia: cuando empiezan a hablar bien de ti, piensa que te quieren asesinar, o que piensan que has fallecido.

UPyD, en mi opinión, nace sobre todo porque hay un vacío. Ninguno de los partidos existentes se preocupa de algunas cuestiones en ese momento no estaban en la agenda política y ahora sí: transparencia; regeneración democrática; reforma de la ley electoral; reforma de la estructura administrativa del Estado; devolución de competencias al Estado de sanidad, educación y justicia; laicidad del Estado. Todas ellas se encuentran en el manifiesto fundacional (2007) y han sido recogidas en cada uno de los programas electorales (esos que no se lee nadie).

En segundo lugar, además de los dichos hay que ir a los hechos. Sobre lo que UPyD ha hecho todos estos años, lo resume muy bien esta conversación extraída del blog de Alex Roa, cuando son los demás los que me explican qué es UPyD. Por encima de todo, lo más destacable es renunciar a cosas cuando se ha tenido la oportunidad de aprovecharse. Porque hablar, de momento, es gratis. Pero otra cosa es hacer cuando se tiene la oportunidad.

Por ejemplo: no estar en los consejos de administración de las cajas de ahorros cuando todos estaban; en los consejos de administración de las televisiones autonómicas; renunciar a los coches oficiales; renunciar a las dietas por ser diputado cunero; renunciar a sobresueldos; renunciar a más de la mitad de su sueldo los vocales vecinos del Ayuntamiento de Madrid para donarlo a servicios sociales municipales; y no tener un solo imputado por corrupción en 8 años. Además de presentar en el Congreso, Asamblea de Madrid y ayuntamientos proposiciones congruentes con su programa electoral para que con el apoyo de los partidos mayoritarios se pudieran sacar adelante. Así ha ocurrido por ejemplo con el préstamo de libros de texto, o la proposición no de ley para tomar medidas contra la pobreza infantil. Por supuesto que aquellas medidas para acabar con duplicidades, privilegios o el aforamiento han sido rechazadas.

Y ahora, respondiendo a la pregunta, ¿qué le queda a UPyD? Pues muchas cosas por hacer, y que si UPyD no obtiene representación en el Congreso de los Diputados, nadie más va a hacer:

  • Sigue siendo vergonzoso el sistema de puertas giratorias por el cual los políticos retirados se les busca acomodo en la empresa privada, ¿a cambio de qué? Nadie quiere acabar con eso, excepto UPyD.
  • El sistema educativo español sigue dando pasos hacia atrás, mientras el paro sigue en cifras descomunales. El programa de UPyD es el más sensato para reconvertir esa situación, aunque algunos hagan malos plagios de última hora.
  • Los políticos siguen teniendo prebendas (aforamientos, sobresueldos, jubilaciones privilegiadas, dietas ilícitas), y nombrando a los jueces que luego les van a juzgar (TSJ, TS y TC). Nadie va a presentar una iniciativa para que los sueldos estén regulados.
  • La corrupción sigue destapando casos en todos los partidos, y no pasa nada.
  • Tenemos en marcha un proceso secesionista, con una declaración institucional de independencia del Parlamento Catalán, por un lado. Por el otro, se ha acordado que el brazo político de la banda terrorista que ha producido más muertes en la Historia de España está presente en las instituciones, a cambio de que nos dejen de matar por el momento, pero sin entregar las armas ni colaborar a esclarecer los asesinatos sin resolver. Y por supuesto sin arrepentirse de nada, y sin condenar el terrorismo, incluso haciendo homenajes a los asesinos. Y no pasa nada.
  • Nadie va a blindar competencias del Estado central (educación, sanidad y justicia), cuya descentralización se ha revelado un desastre (derechos diferentes según el territorio en el que se vive; expedientes médicos dispersos; 17 sistemas educativos; bases de datos no compatibles; deficiencias en la atención de ciudadanos de otras comunidades).
  • Nadie va a luchar contra la corrupción desde las instituciones como UPyD lo ha hecho, y en los tribunales también. El resto sólo se dedica al “y tú más”, o dice una cosa y hace otra.
  • Nadie va a luchar por modificar la ley electoral para que los nacionalistas y el PPSOE no estén sobre representados. IU se comprometió a hacerlo en Andalucía en 2012 y no lo hizo, pese a estar en el Gobierno. Sin embargo UPyD recogió 45.000 firmas para poder presentar esa iniciativa, a pesar de no tener representación parlamentaria. Iniciativa que por supuesto fue rechazada.
  • Nadie va a defender el interés de los españoles, aunque perjudique sus intereses. La reforma de la ley electoral del País Vasco que propuso UPyD y que Ezquer Batua votó en contra (y no fue aprobada) hubiera dejado a UPyD fuera del parlamento Vasco. Sin embargo, fue Ezquer Batua quien se quedó sin representación, y UPyD consiguió un diputado.
  • Nadie va a luchar contra los privilegios de unas regiones frente a otras, el cupo vasco y navarro, y la creación de uno similar para la “singularidad catalana”. En ese enjuague están todos. Nadie va a querer un Estado federal de verdad, donde todos los ciudadanos tengan los mismos derechos y obligaciones, y sean de verdad iguales ante la Ley. Nadie más va a querer reformar la Constitución en ese sentido.
  • UPyD no debe nada a nadie: por lo tanto, no va a estar implicada en enjuagues como eso de crear “un Podemos de derechas”.
  • Nadie va a iniciar acciones judiciales contra la sedición en Cataluña, UPyD sí lo ha hecho, haciendo el trabajo de la Fiscalía General del Estado, presentando una querella ante el TSJ de Cataluña contra los firmantes de este documento. Albert Rivera ni siquiera ha abierto la boca hasta ahora. Rajoy lo ha hecho para decir que mientras él sea presidente la ley (que se ha incumplido cientos de veces) se va a cumplir. Patético. De los demás ni hablo, porque están en la supuesta cosa guay del “derecho a decidir”.

Nadie está libre de hipotecas, todos están hipotecados, excepto UPyD. Por eso nadie puede decir algo y obrar en consecuencia, y nadie lo ha hecho en el pasado. Como por ejemplo el compromiso de que los bancos devuelvan todo lo cobrado por ley debido a las cláusulas suelo de las hipotecas y las preferentes. Eso lo promete el único que ha denunciado a los bancos en los tribunales. Los demás tienen deudas que los bancos han condonado muchísimas veces. Y en esta lista no aparece UPyD. Además que es el único partido al que el Tribunal de Cuentas no ha encontrado nada ilegal ni erróneo. De hecho, es el único que ha puesto a disposición de dicho tribunal 44.000 euros que ha recibido en donaciones anónimas, y por lo tanto ilegales. Eso se produce por gente que de buena fe hace una donación sin indicar sus datos. No quiero ni imaginar la cantidad de dinero que tienen que haber ingresado otros partidos menos escrupulosos, y de las que jamás nos enteraremos.

Después de leer esto, os digo que no hay nada decidido. El día 20 de diciembre las urnas estarán vacías. Y todos nosotros, libremente, las llenaremos mediante nuestra elección voluntaria. Las encuestas no eligen a los diputados, los elige tu voto. Piénsalo. El voto útil es el que hace algo por mí y por mis ciudadanos. A UPyD le queda mucho trabajo, si los ciudadanos quieren.

Y SI AL FINAL TODO ESTO SE VA A LA MIERDA

16 marzo, 2015 6 comentarios

Recuerdo un día en el que estaba con mi amigo Jaime, hace unos años ya. Y tuvimos una conversación en la que decíamos hablando de UPyD cuántos años le das a esto. Y pensábamos que cinco años como mucho; que luego, como cualquier organización formada por personas, nos convertiríamos en algo parecido a los demás partidos. Ya no merecería la pena y nos iríamos a casa, contentos por haberlo intentado. Y podríamos decirle a nuestros hijos que un día intentamos cambiar la inercia cainita y miserable de este país.

Han pasado esos 5 años. Y mira por donde como profetas no tenemos futuro. En efecto, si lo que predicen las encuestas se confirma, puede que nos acabemos yendo a casa, como decíamos. Pero no por la razón que pensábamos.

No nos hemos convertido en un partido como los demás: al contrario, seguimos sin tener un solo corrupto, ni un solo imputado; hemos gastado nuestro dinero denunciando la corrupción en los tribunales. Seguimos proponiendo en las instituciones aquello que llevamos en las resoluciones políticas del II Congreso y en los respectivos programas electorales. Es decir, hacemos lo que decimos, no como los demás, que prometen una cosa y hacen la contraria al poco tiempo.

Tenemos nuestras cuentas publicadas y los sueldos de nuestros cargos públicos desde hace mucho tiempo. Hemos introducido en el vocabulario político palabras que antes había que buscar en el diccionario, porque nadie las usaba: transparencia, regeneración democrática, derecho a la información, reforma electoral.

Los ciudadanos pueden hacernos propuestas libremente: puedes hacernos una pregunta para llevarla al Congreso y hacérsela al Gobierno. Hay un día en el que puedes hablar con tu diputado o tu concejal sin cita previa, el UPyDía.

Frente a todo esto, tenemos los dos grandes cada vez menos grandes: Gurtel, ERES, Bárcenas, cursos de formación, áticos y tranvías, tarjetas Black. Y aparte de la corrupción, un sistema de organización del Estado caro, ineficaz, injusto y creador de redes clientelares que fomentan el voto cautivo, y que ninguno de los dos piensa cambiar. Una ley electoral que les favorece y que tampoco van a modificar.

Enfrente tenemos a los dos outsiders, aspirantes a colocarse en lugar de. Unos y otros han demostrado que lo que les importa es el poder. Todavía no gobiernan, pero ya han dado síntomas inequívocos, para todo el que no sea ciego y quiera ver más allá de los cantos de sirena de los medios de comunicación afines a cada cual, de que su única aspiración es colocarse en el lugar del grande de su cuerda.

Uno con una financiación más que sospechosamente ilegal, proveniente de un país extranjero, cuyos principales líderes han cometido fraudes de mayor o menor calibre, a saber: contratar de forma ilegal según su estatus de profesor titular, crear una empresa para contabilizar facturas de tres años antes, que no sabemos en concepto de qué corresponden, aparte de defraudar a Hacienda y tener que hacer una declaración complementaria para evitar los intereses de demora. Otro de ellos cobrando una beca suculenta sin dar palo al agua por ello e incumpliendo su contrato con la connivencia de su rector. Donar parte del sueldo por considerarlo excesivo está muy bien, los vocales vecinos de UPyD lo hacen (estando algunos en el paro), pero donar tu sueldo a tu propia productora, eso muy elegante no es que parezca…Por no hablar de dedicar el dinero que el Parlamento Europeo les proporciona para pagar asistentes locales a abrir sedes del partido por toda España. A ver cómo le van a echar en cara a UGT que haya pagado carteles y material del sindicato con el dinero de las tarjetas black…Y eso sin entrar en el programa mutante, que va cambiando con el paso de los días, y que según el sitio donde hable contiene cosas distintas.

Pese a todo esto se están merendando al que fue el tercer partido, porque en la tele dan muy bien, y por eso tan español de acudir en auxilio del vencedor.

El otro era un partido con más años que el mío. No sacaba votos fuera de Cataluña, pero dentro mantenía su presencia dignamente. Cometieron algunos errores, como ir con un partido de extrema derecha a las Elecciones Europeas de 2009. Pero después conocieron a su gurú. Y este les dio la fórmula mágica para crecer: fagocitar partidos “independientes”. El resultado: como muestra un botón, Andalucía. Lógicamente los casos de corrupción empezaron a aflorar, ellos se defienden diciendo que no son miembros de su partido. O sea, lo son a la hora de contar cargos públicos o de ir en sus listas electorales, pero cuando les imputan o les meten en la cárcel son “independientes”. Y al que es miembro le recolocan de asesor en Europa. Pero eso sí, venden su mercancía envuelta en papel couché. Y decir esto la gente no lo ve bien, a ver si les dejáis en paz, que no hacéis más que meteros con ellos, seguro que por envidia de lo guapo que es su líder, y lo bien que le va en las encuestas.

Pues sí, hemos cometido errores, especialmente desde las elecciones europeas. Y nunca hemos conseguido que nuestro mensaje llegue en profundidad a la gente. Pero si todas las comparaciones son odiosas, esta no aguanta ni cinco minutos.

Me decía un chico que conocí el otro día y con el que comenté todo esto con unas cervezas de por medio que si no me sentía frustrado. Pues sí que me siento frustrado.

Y si al final todo esto se va a la mierda, pues nos iremos a casa. Como hablaba con mi amigo Dani el otro día, nos dedicaremos a lo nuestro, a cuidar de nosotros y de nuestros seres queridos, y que del país se preocupe otro. Más tristes, pero más sabios. Por suerte me he podido ganar la vida muy bien hasta ahora, y no debo dinero ni favores a nadie.

Eso sí, no estamos derrotados, y pese a las amenazas chulescas de un ministro de este Gobierno (“os aplastaremos como a una nuez”) que ya se están cumpliendo, lucharemos hasta el final. Y la última palabra, por suerte, la sigues teniendo tú que has llegado hasta aquí.

Malcolm X dijo esto en su famoso discurso “El voto o la bala”: “Este es el año en que todos los políticos blancos volverán a meterse en la llamada comunidad de la gente de color para engañarnos y sacarnos unos cuantos votos. El año en que todos los bribones políticos blancos volverán a meterse en la llamada comunidad de gente de color con sus falsas promesas, alimentando nuestras esperanzas para luego defraudarlas con sus trucos y sus traiciones, con promesas falsas que no tienen intención de cumplir”.

La decisión es nuestra. Y también la responsabilidad. ¿Estamos preparados?

EL PUEBLO, LA CALLE Y LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

24 enero, 2015 Deja un comentario

Llevo varios días reflexionando sobre la mofa que algunos (muchos) han hecho acerca de la concentración de protesta que convocó UPyD por el hecho de que un auto judicial declarara probado que el PP se ha financiado con dinero negro. Y de las afirmaciones que he leído me quedo con una porque me parece de lo más significativa: “Muchos otros grupos, del ámbito político y de los movimientos sociales han estado en la calle desde hace años plantando cara a este gobierno en diferentes ámbitos y UPyD ni estuvo ni quiso estar”.

Conste que a partir de aquí las opiniones que voy a dar son mías y de nadie más, y que no hablo en nombre de nadie, salvo en el mío propio.

En primer lugar, voy a analizar qué significa estar “en la calle”. En mi opinión, estar en la calle implica atender las necesidades y los problemas de los ciudadanos. Escuchar su voz, sus necesidades y sus quejas. Establecer vías para que las personas que trabajan y son especialistas en cada sector te expliquen, te cuenten, y te transmitan las soluciones que ellos creen que deberíamos proponer a los problemas. Y eso se consigue contactando con las asociaciones de cada sector, los sindicatos y todo tipo de grupos sociales a todos los niveles, reuniéndote con ellos. Y con toda esa información que se reúne tratar de proponer soluciones creíbles a los problemas reales de la sociedad: el paro, la corrupción, el deterioro de los servicios públicos, etc. Eso lo llevamos haciendo en UPyD desde nuestra fundación, y todas las semanas nos reunimos por toda España con asociaciones y grupos representativos para conseguir elaborar propuestas que traten de resolver los problemas reales de las personas. Contamos con grupos de trabajo a nivel nacional, autonómico y local, especializados por sectores, que realizan esta labor con la sociedad.

Pero también escuchar a los ciudadanos uno por uno. Para ello tenemos cauces como el UPyDía, en el que los cargos públicos de UPyD atienden a todo ciudadano que quiera hablar con ellos sin cita previa un día de la semana. O la iniciativa “pregunta al Gobierno”, en la cual cualquier ciudadano puede hacer una pregunta al Gobierno. La iniciativa de Elena Alfaro, una ciudadana corriente, fue llevada al Congreso y aprobada.

Por supuesto que manifestarse es muy loable y es un derecho que últimamente se trata de conculcar desde el Gobierno. Pero la política verdadera y efectiva en mi opinión consiste en identificar los problemas reales de los ciudadanos y proponer soluciones factibles. Otra cosa diferente puede abarcar un rango de cosas distintas de la política real, desde el desahogo hasta la propaganda, pasando por la presión a través de la protesta.

Vamos ahora con los “movimiento sociales”. Son políticos, ya que tratan de influir en decisiones de los gobiernos o los partidos políticos, aunque no se presentan a las elecciones ni se les puede votar. Además, pueden ser de muy diverso signo: a favor del aborto o en contra, por ejemplo.

Lo que habitualmente son es golosina apetecible de los partidos políticos, como en el caso del 15m: el propio movimiento denunció la estrategia de Izquierda Unida de fagocitación de movimientos sociales, buscando evidentemente réditos electorales. Un informe del propio Partido Comunista de Andalucía revela que tienen como estrategia colonizar y controlar esos movimientos sociales, agrupados en la plataforma Ganemos.

PSOE e IU tradicionalmente han colonizado o creado ex novo asociaciones en todos los ámbitos (cultural, social, feminista, etc), así como los partidos nacionalistas en su ámbito geográfico, e incluso el PP en su ámbito. Ejemplos hay en abundancia. Fundaciones y ONGs en el ámbito del feminismo, los servicios sociales y la cooperación al desarrollo, como Solidaridad Internacional, MPDL, Fundación Mujeres, incluso Cruz Roja Española, son ejemplos del primer tipo. Al Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional (Famsi) se le exigió la devolución de 264.538,57 euros relacionados con tres proyectos no justificados.

Ejemplos del segundo tipo (CiU, ERC) lo tenemos en Òmnium Cultural (que llegó a recibir 600.000 euros para su nueva sede por Carod Rovira); el Cercle Català de Negocis, la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), el Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i les Nacions (Ciemen), la Fundació Catalunya Estat, la Plataforma per la Llengua, la Asociación Catalana de Profesionales (ACP), la Plataforma pro Seleccions Esportives Catalanes, y otras más que han recibido millones de euros durante los últimos años. Por parte del PNV y los proetarras tenemos el mismo escenario: de hecho ETA tenía como estrategia por escrito colonizar todo tipo de asociaciones (culturales, deportivas, etc). Incluso el PP ha maniobrado para eliminar a Mayte Pagaza como presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo por María del Mar Blanco, tal y como explica magistralmente Santiago González.

Esta noticia lo explica todo: un informe del Tribunal de Cuentas rechaza los acuerdos de colaboración firmados entre la Fundación Caja Madrid y Fundeste (IU), Fundescam (PP) y la Fundación para el Estudio de los Problemas de las Ciudades (PSOE) por ser demasiado genéricos y su ánimo de “liberalidad”. ¿Y quiénes estaban sentados en el Consejo de Administración de la caja entonces? Exacto, lo han adivinado: PP, PSOE e IU.

En el fondo es la misma estrategia que siguen de colonizar y politizar el CGPJ, el TC, el TS y todos los demás organismos reguladores o que les tienen que controlar. Por un lado, intentan hacer que los movimientos sociales giren hacia donde a ellos les interesa, eliminando aquellas personas que son molestas o que no les siguen el juego; y por otro lado, hacen electoralismo con ellos, y se presentan luego como los que les han apoyado en sus reivindicaciones. Todo ello regado con abundante maná en forma de subvenciones: quien maneja el Boletín Oficial correspondiente tiene la llave del grifo del dinero.

UPyD ha sido el único partido hasta ahora que no ha entrado en este juego, no queriendo estar en consejos de administración de Cajas de Ahorros o televisiones autonómicas; y actuando como simple receptor de información de las asociaciones sectoriales y de los ciudadanos individuales, en tanto expertos en cada sector, como simples ciudadanos, en tanto tales. Y sin ninguna pretensión de colonizar nada, pero tampoco de servir de altavoz de reivindicaciones corporativistas.

Es curioso analizar la relación de Podemos con los denominados movimientos sociales. En su módulo de relación con los movimientos sociales, dicen algo muy revelador (el subrayado es mío): “Son los movimientos sociales –entre los que PODEMOS se encuentra- los que consiguen virar la opinión pública y transformar la realidad. Con su ayuda, será más sencillo resistir a la presión de los medios de comunicación que opten por una ‘estrategia del miedo’ y que presentan el programa de las mayorías sociales como ‘irrealizable’ o ‘populista’. Para ello es fundamental la existencia de movimientos sociales autónomos con agenda propia e independiente. Ellos impulsarán el desmoronamiento de las élites del 78. Es decir, no es PODEMOS quien ha de guiar a los movimientos sociales sino que son ellos los que nos ayudan a reconocer el camino a seguir. En ocasiones habrá discrepancias y eso también será necesario para que los participantes más activos en PODEMOS no pierdan la perspectiva. Pero, a pesar de las divergencias, en momentos puntuales debemos de ser capaces de golpear juntos para golpear más fuerte entre activistas de PODEMOS y de movimientos sociales”.

Es decir, por un lado dicen que “La ola abierta de indignación social desde el 15M ha impulsado numerosas iniciativas sociales y ciudadanas para recuperar la soberanía política y económica. Hemos ocupado las plazas, paralizado desahucios, participado en las Mareas Verde, Blanca o Granate, apoyado acusaciones populares en casos de corrupción, o impulsado cooperativas, centros sociales o asambleas de trabajadores”. Y sin embargo no se consideran herederos del 15m. “Estuvimos en el 15-M y aprendimos mucho en las asambleas. El 15-M abrió la puerta para romper el secuestro de la política por parte de la casta. Sin este movimiento, Podemos no hubiese sido posible. Fue una ventana de oportunidad para los ciudadanos, pero nosotros no somos herederos del 15-M”, asegura Iñigo Errejón, director de campaña del partido.

Aquí sí que tenemos una versión amable de la posición de PP-PSOE-IU, que es la colonización amistosa. Es decir, vuestra luz nos guía, pero nosotros tendremos la última palabra. Este documento (y su posición en general) es un vivo sin vivir en mi continuo, con párrafos como éste: “Hemos de respetar la autonomía de los movimientos sociales, evitando la identificación del movimiento con ningún partido político”. Comparar con el mencionado arriba “Son los movimientos sociales –entre los que PODEMOS se encuentra-“…Sin comentarios.

Para terminar, quiero decir que la acción política se lleva a cabo en las instituciones. Manifestarse es un derecho en democracia, pero es algo complementario y secundario en mi opinión. De hecho, en muchas de esas manifestaciones no se han escuchado soluciones, sólo denuncia de los problemas. La política para mí consiste en detectar los problemas reales de los ciudadanos y después buscar y encontrar las soluciones adecuadas. Una vez encontradas, llevar propuestas a las instituciones y tratar de sacarlas adelante. Tan sencillo como eso. Eso es hacer política. El BOE no es sólo el grifo que sirve para regar con dinero a los amigos. Sobre todo es la vía para aprobar leyes que resuelvan los problemas de la gente.

Visto lo visto, soy un iluso sin solución.