Inicio > para leer sólo mis entradas sobre política, todas las entradas > CÓMO ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON EL FRANQUISMO

CÓMO ACABAR DE UNA VEZ POR TODAS CON EL FRANQUISMO


La verdad es que me da mucha pereza escribir de esto, mucha. Pero lo tenía a escrito a medias el pasado noviembre, con ocasión del 40 aniversario de su muerte, y no lo llegué a publicar; y ahora con la sesión de investidura tenía cruzada una apuesta conmigo mismo a que Franco volvería a aparecer.

Y lo hizo: Pablo Iglesias recordó que el PP lo fundaron 7 ex ministros de Franco; y su mención a Salvador Puig Antich no tiene tampoco desperdicio: un hombre que era cualquier cosa menos un luchador por la democracia (un anarquista que se dedicaba a atracar bancos y que fue condenado por asesinar a un policía). El objetivo del MIL al que pertenecía no era la instauración de la democracia, sino la de una dictadura comunista mediante la insurrección armada. Siendo reprobable su ejecución, confundimos antifranquista con demócrata, otra vez más. Sus propios compañeros del MIL así lo entienden.

A 76 años del final de la guerra civil y a 40 de la muerte del dictador, hay que decir que Franco está muy vivo. No porque haya millones de nostálgicos del régimen, que apenas hay. Más bien porque hay un auténtico ‘revival’, como dice en un estupendo artículo Manuel Montero, de modo que está mucho más presente en esta década que en las tres anteriores. Y eso por obra y gracia en mi opinión de ese genio llamado Zapatero y sus hijos políticos con coleta morada. No porque crearan nada, como vengo sosteniendo de forma reiterada, sino porque recogieron ese pensamiento que ya era preexistente en las cabezas de muchos, según el cual la guerra civil todavía se puede (y se debe) ganar 76 años después.

En el fondo son zanahorias que nos ponen delante para que andemos. Para qué nos vamos a devanar la sesera en cómo acabar con las muertes de mujeres a manos de sus parejas, o con el veintitantos por ciento de paro, o con los atentados terroristas, o con la contaminación. Eso es muy complicado y da dolor de cabeza. Lo mejor es llamar facha al que me caiga mal, y listo.

Cuando murió Franco yo tenía 6 años. Recuerdo la imagen de las enormes colas de gente de todas las edades y condiciones para dar su último adiós al dictador, filas de varios kilómetros de personas que ahora parecen haberse desvanecido por arte de magia, siendo sustituidas por aquellos que afirman haber sido antifranquistas y haber corrido delante de los grises.

Pues no me tomen por idiota, señores. La gente que se jugaba el bigote contra Franco eran cuatro gatos, y los cuatro gatos que estaban allí lo saben bien, porque se conocían todos entre ellos. El espíritu de la época tras la muerte del dictador lo resume muy bien un diálogo de la serie Cuéntame, cuando el jefe falangista y franquista hasta la médula del protagonista Antonio Alcántara le dice “o sea, ¿que ahora somos liberales, Antoñito?”.

Tiene gracia que a gente como el padre ya fallecido de Alberto Ruiz Gallardón, José María, que defendió a presos políticos (presos políticos de verdad, no Otegis, pero eso será próximamente), sirvió de enlace con el PSOE de Rodolfo Llopis, y estuvo en la cárcel en los años 50, se le llamase franquista. Se olvida habitualmente que hubo una oposición antifranquista de derechas y monárquica, compuesta por el general Kindelán, con Joaquín Satrústegui, Jaime Miralles, Vicente Piniés…Y a otros como Juan Luis Cebrián, director de los servicios informativos de la TVE franquista con Arias Navarro de ministro se le tenga por antifranquista.

Si no fuera por lo grave del asunto, hay escenas de película de los hermanos Marx. Pongo varios ejemplos, pero podría decir más:

En el año 2005, el conseller del tripartito catalán, Joan Saura, organizó en el Museo del Vino de Vilafranca del Penedés un aquelarre como sigue: rescató un busto de Franco del almacén donde estaba desde 1976 y lo colocó junto a una mesa, con un libro en blanco encima, para que los visitantes escribieran “aquello que no le pudieron decir a causa de la censura, del miedo, de la obligación de callar”, invitaba un tríptico informativo.

Gemma Nierga al parecer habla con los espíritus: transcripción de su conversación con Bertín Osborne.

Bertín Osborne: “¿Qué va a decir una nieta. Mi abuelo era un borracho pero era un tío estupendo? ¿Qué va a decir ella? Yo la llevé por otros motivos, no por ser la nieta de Franco. De hecho tuvo (el programa) una audiencia cojonuda”…  “En este país nos hemos pasado todos, vamos a relajarnos, que hace 40 años que murió este tío. Si su propia hija ha dicho que está bien donde está, vamos a olvidarnos”.

Gemma Nierga: “¿Pero cómo vamos a olvidarnos de que mató a gente que ahora mismo te están escuchando, Bertín, y que les duele mucho lo que…? Eso no lo podemos decir, ‘vamos a olvidarnos’.

Almodóvar en estado puro, recogido por el maestro Santiago González:

Almodóvar, que en el acto de ayer leyó manifiesto, había explicado unos días antes su manera de ser antifranquista, no ya en vida de Franco, sino cuando ya había menos peligro, cinco años después de muerto:

“Cuando hice mis primeras películas en 1980, tenía como norma no citar a Franco. Negaba su existencia. No era falta de memoria, sino que me parecía la mayor de las protestas. Las chicas delirantes de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón no habían nacido en la dictadura.[quiere decir que él las imaginó después, entre 1975, año del deceso, y 1980, año de realización de la película] Mi venganza era no recordar su existencia”.

La peor de las venganzas. De hecho era lo que más temía el dictador. ¡Mira que si me muero y luego esta punta de cabrones ni siquiera recuerdan mi existencia! El cineasta no explica si cree que esta apreciación suya puede trasladarse al franquismo en sentido estricto. Ser antifranquista entonces, durante la vigencia del régimen podría ser considerado un acto de provocación, incluso de colaboracionismo. Era mucho mejor ignorarle.

Por supuesto que toda esta gente ni estuvo ni se la esperó cuando ser antifranquista era jugarse el pellejo. Y en tiempos más recientes, cuando tuvieron la oportunidad de demostrar esa valentía contra los que verdaderamente atentaban contra la democracia, como dice Manuel Montero, “¿Este antifranquismo defiende la libertad? Pues es una pena que no se movilizara con similar cantidad e intensidad contra ETA, que combatía la libertad”. De hecho, dada la omnipresencia de Franco y la ausencia de ETA, parece que Franco murió hace cinco años, y ETA desapareció y entregó las armas hace 40.

Esta dicotomía salió a relucir en twitter con ocasión de la liberación de Arnaldo Otegi:

twitter Iglesias-Rivera

Es decir, la contrarréplica de Pablo Iglesias es: no te rebato que Otegi haya sido condenado por pertenecer a una organización terrorista, sino que ¡no habéis condenado el franquismo! (*) Por no hablar de que el hecho de que Leopoldo López esté en prisión por sus ideas no le merece el menor comentario. Cabalgando contradicciones.

En el fondo es una burda táctica de manipulación psicológica, como describe en su magnífica serie Manipulación psicológica y partidos políticos Antonio Cervero:

“Utilizar etiquetas negativas, por ejemplo contra un adversario, sin que exista realmente ningún dato real que la justifique es muy eficaz por el denominado efecto halo, que viene a decir que cuando asignamos una característica negativa a una persona, estamos más dispuestos a asignarle otras propiedades negativas añadidas”.

Yo te llamo franquista y ahora te toca demostrar que no lo eres. Probatio diabólica al canto. El problema es que usando palabras gruesas tan a la ligera pierden su significado real, y ahí podemos unir fascista, terrorista, dictador y otras muchas.

Mientras no superemos esta página de nuestra Historia, y nos dediquemos a resolver los verdaderos problemas de los españoles, que por desgracia hay y muchos, en vez de gastar recursos, tiempo y dinero en, por ejemplo, cambiar el callejero, este país no habrá pasado de ser un bebé democrático consentido. Pedro Corral dio una lección de sensatez e Historia de la buena con ocasión del asunto de marras. No se lo pierdan, que merece la pena, sobre todo a partir del minuto 5:48.

Lo peor no es el rencor o el sectarismo, sino la ignorancia. Y la cobardía y el postureo, pues también.

———————————————————————————–

(*) Un matiz: la famosa no-condena del franquismo en el Parlamento de Cataluña del PP y C’s fue una excusa para denominar franquista a la manifestación del 12-O en la plaza de Cataluña de Barcelona, y al no darles la presidenta turno de réplica y retirarles el uso de la palabra, se fueron del hemiciclo. Pero sí que han condenado el franquismo varias veces, por activa y por pasiva.

Anuncios
  1. 4 marzo, 2016 en 7:16

    Buenísimo, José.

  2. 4 marzo, 2016 en 8:43

    Muy bueno, José .

  3. Beatriz Sanchez
    4 marzo, 2016 en 10:46

    Simplemente genial….qué razón tienes…. El vídeo de Pedro Corral debería ser televisado en el prime time del telediario. ¡Simple amazing! Mil gracias!

  4. 5 marzo, 2016 en 14:25

    Me ha encantado este hilo, Don Josejazz, y me ha hecho especial ilusión esto:
    Se olvida habitualmente que hubo una oposición antifranquista de derechas y monárquica, compuesta por el general Kindelán, con Joaquín Satrústegui, …
    Porque ya he dicho muchas veces que nací en una familia de las que oficialmente había ganado la guerra, pero que consideraba que la había perdido, que les habían timado, y que eran de derechas, de los monárquicos, pero no Franquistas.

    ¡ Con decir que a mí, que me reconozco como carca total, me consideran rojísima, está todo dicho !

    Muchas Gracias

  5. Mariaje
    14 abril, 2016 en 22:02

    Muy de acuerdo con su reflexión, D. josejazz. Me da por pensar que esta infancia consentida que se llama pueblo español, guiada por la ignorancia, la maledicencia, la envidia y quéseyo cuántas cosas más no madura con el tiempo. O quizás no lo haga al ritmo que se supone normal, el antropológico. Yo no sé medirlo de otra manera. Me da vértigo pensar en eras, como las de los dinosaurios.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: