CARTA A UN AMIGO INDEPENDENTISTA


Querido amigo

Dadas las actuales circunstancias, me he decidido a escribirte esta carta. Sé que va a ser complicado que en esto nos pongamos de acuerdo, como sí que lo hacemos en otras cosas, como la vida o el deporte, por ejemplo. Y es que yo me declaro un ser racional para este tipo de cuestiones, y tú claramente eres muy emocional. Incluso cuando hablamos del Barca, el equipo de tus amores, puedes llegar a ser racional cuando te arrincono sobre alguna cuestión, aunque al principio defiendes tus colores con toda la pasión que tienes por ellos. Por lo menos lo voy a intentar, no arrinconarte (que también), sino charlar.

Dices que estás hasta los cojones de España y de los españoles, que os exprimen fiscalmente, que os robamos para que otros cobren subvenciones. Que solos vais a estar mucho mejor, que sois un país próspero y que de este modo podréis dedicar vuestros recursos a vosotros mismos. Que habéis sido desde hace siglos una nación oprimida, a la que se han negado sus derechos, y que queréis que os dejen decidir lo que queréis ser. Que un país pequeño es mucho más fácil de gestionar y acerca la administración al ciudadano. Y que estáis hartos de ataques hacia vosotros. Que no te sientes español.

Primero decirte que es normal que pienses esas cosas. Eres más joven que yo, y desde que eras pequeño, por todos los medios de comunicación y en la escuela, has sido educado en el odio. Hacia España y los españoles, y hacia todo lo que representan. Quizá hayas vivido una escena como ésta cuando eras pequeño. O quizá hayas asistido a alguna como ésta. Pero como no iba contigo, tampoco hiciste nada para defender a tu compañera. Al fin y al cabo, la primera es algo normal. La segunda…pues ella se lo ha buscado, por provocar. El abecedario que traigo aquí no lo viste cuando eras pequeño, el sistema se va perfeccionando con los años, pero tu hijo es posible que sí lo haya utilizado. Más adelante le enseñarán que Colón, Hernán Cortés o Americo Vespuccio eran catalanes, así como otras mentiras sobre la Guerra de Sucesión (que no de secesión). De España no aprenderá nada, excepto cosas negativas.

Por otra parte, tengo que decirte que todos los argumentos económicos que os dan son falsos. O casi todos. El libro de Josep Borrell Las cuentas y cuentos de la independencia se dedica a desmontar uno por uno todos ellos, y como muestra tres botones:

  • Desmonta la creencia de que, con la independencia, Cataluña dispondría, de forma inmediata y permanente de 16.000 millones de euros adicionales que “España les roba a los catalanes”. Esta argumentación obvia el detalle del coste de todos los servicios públicos que el Estado español presta a los catalanes desde fuera del territorio catalán, y que una Cataluña independiente tendría que asumir y pagar.
  • Cuando Junqueras se refiere a la asfixia económica lo hace sobre la base de la siguiente afirmación: “Si cada año no desapareciese de nuestro país un 8% de nuestro producto interior bruto, en 10 años lo doblaríamos y cada 10 años seríamos el doble de ricos. Habríamos cuadruplicado nuestro producto interior bruto”. Se queda muy corto, ya que Cataluña no solo sería el país más rico del mundo, sino que (si Junqueras manejara correctamente el cálculo del interés compuesto) alcanzaría una renta per cápita de más de 200.000 dólares (el doble de la renta de Qatar y cuatro veces mayor que la de Alemania). Evidentemente disparatado.
  • Por último, según los independentistas España absorbe vía déficit fiscal una parte de los recursos de Cataluña, entre el 8% y el 9%. Añadiendo que todo lo que piden es, simplemente, que se la trate como Alemania a sus Länder, que limita su déficit fiscal al 4%-4,5%, como demuestran las balanzas fiscales que el Gobierno alemán supuestamente publica anualmente. Pero no existen las balanzas fiscales en Alemania, ni limitación alguna al déficit fiscal de los Länder, tal y como ha confirmado por escrito la embajada alemana en España. Además el cálculo utilizado por la Generalitat (el muy particular método monetario con neutralización del déficit estatal por los ingresos) deja de lado el hecho de que una Cataluña independiente debería financiar todos los servicios que ahora recibe del Estado, se produzcan o no desde el territorio catalán. Y eso no se tiene en cuenta.

Pero ya sé que me dirás que esto es propaganda unionista, y que además te obliga a razonar, pensar, y buscar cosas que no sabes lo que significan realmente. Qué pereza. En eso eres muy español, que lo sepas.

Vale, tienes razón, me dices, pero lo que no me vas a negar es que estamos aportando al Estado más de lo que recibimos. Y aquí te contesto yo que los que pagan impuestos son los ciudadanos, no los territorios. Por esa regla de tres yo dejo de pagar impuestos, porque con ellos están pagando el desempleo de mi vecino, que no sé ya desde cuando está en el paro. Y no me parece justo.

Pero lo que no vemos en este caso es que gracias a los impuestos se pueden sufragar los servicios que recibimos todos en España (o el Estado español, que te gusta más), incluso para Cataluña desde fuera de Cataluña, y atender las situaciones de carencia de los más débiles. Y es que yo echo mucho de menos críticas de gente como tú a la manera en que se gasta el dinero en Cataluña por parte de la Generalitat: el caso Banca Catalana, y la huida hacia adelante envuelto en la señera del molt honorable. Una CCAA donde la corrupción forma parte de su estructura política, el clan de los 400, donde han mandado siempre los mismos, la sociovergencia, de un modo o de otro, y donde hubo un arranque de sinceridad que explica muchas cosas. ¿De verdad le vas a dejar las llaves de tu país a esta gente?

A este respecto te digo que si Cataluña se independiza ya nadie se va a enterar de nada, van a echar el cerrojo y a robar a manos llenas sin testigos. Un país más pequeño implica darles todas las llaves (de tu casa, de tu coche) a esta gentuza. Controlarán el poder ejecutivo, el judicial y el legislativo; la policía; los medios de comunicación; y la sociedad civil. Ahora ya tienen ese control a nivel local, pero el Estado central y sus jueces y fiscales todavía ejercen ese contrapeso, así como los medios de comunicación nacionales. Sin ellos, no habrá nadie para vigilar. ¿Por qué te crees que quieren implantar una justicia catalana a toda costa?

El gasto ingente en el procès: Òmnium Cultural (que llegó a recibir 600.000 euros para su nueva sede por Carod Rovira); el Cercle Català de Negocis, la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), el Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i les Nacions (Ciemen), la Fundació Catalunya Estat, la Plataforma per la Llengua, la Asociación Catalana de Profesionales (ACP), la Plataforma pro Seleccions Esportives Catalanes, y otras más que han recibido millones de euros durante los últimos años. Mientras, se cierran quirófanos, aumentan las listas de espera, junto con la pobreza infantil, los servicios sociales y la atención a la dependencia se degradan. Tú siempre te has reclamado de izquierdas… ¿No debería ser la izquierda la que luche por los más desfavorecidos?

Para finalizar, voy a intentar razonar contigo y ofrecerte mi visión del asunto. Yo no me siento español. Yo me puedo sentir triste o alegre, optimista o pesimista, pero no español. Yo sé que soy español, porque por circunstancias nací aquí. Por supuesto que me siento orgulloso de aquellos compatriotas que hicieron grandes cosas para la Humanidad, entre los cuales hay catalanes también. Pero haber nacido en un sitio concreto no es ningún mérito personal. Como te expliqué en este artículo de hace tiempo, No soy un nacionalista español:

Yo no soy nacionalista, no me siento español, me sé español, porque somos el resultado de muchos siglos de Historia, de culturas, que ha cristalizado en lo que hoy es España. La situación actual es el resultado de un largo proceso histórico que está ahí, no se puede esconder o falsear. No es ni mejor ni peor que ser italiano, sueco o australiano. Es algo totalmente accidental y que no tiene ningún mérito. Simplemente he crecido en un Estado, en un país, con una cultura, un idioma, una Historia y unas costumbres. Y me considero un ciudadano que desea un Estado democrático donde todos seamos iguales ante la Ley, y donde se gestionen eficazmente los recursos del Estado y todo pueda ser objeto de debate.

Mi objetivo en la vida es ser feliz. Y como ciudadano responsable, participar en la vida pública y en la política, porque si yo no hago política otros la harán por mí, y exigir a los gobiernos en qué se gasta mi dinero y por qué. Que rindan cuentas. Y si no estoy conforme, hacer lo posible para cambiarlos.

Y desde esa óptica estoy en contra de todo este proceso independentista, por varios motivos: va a ser muy malo para los catalanes y para el resto de españoles, en términos estrictamente económicos; está dirigido por corruptos que lo utilizan como palanca para sus propios intereses personales (o intereses andorranos sería más preciso decir); se basa en mentiras y falsedades que fomentan la emoción más difícil de revertir, que es el odio entre personas; manipula emociones como la ilusión y el miedo; no apela a la razón, sino  a los instintos más bajos del ser humano; niegan u ocultan las consecuencias terribles que tendría la salida de la UE y del euro, la disminución de los intercambios comerciales, o el impago de la deuda pública.

Y me inquietan mucho los puntos en común con ciertos regímenes pasados y presentes: adoctrinamiento escolar desde muy temprana edad, desfiles con antorchas, manifestaciones multitudinarias organizadas desde el Gobierno, demonización del enemigo, lenguaje bélico, disparo de las emociones, reescritura y mitificación de la Historia, alusiones al “pueblo en marcha”, amenazas, marginación y coacciones a los disidentes con la línea oficial, el uso del concepto de “destino histórico”, apropiación y colonización de los movimientos sociales, reivindicación del referéndum como instrumento de participación política, el uso de bellas palabras vacías (democracia, pacífico) en paralelo con actos que demuestran todo lo contrario. A mí me vienen a la cabeza la España de Franco, la URSS de Stalin o Corea del Norte, todos ellos verdaderos ejemplos a seguir de democracia y libertades.

Sólo te pido que leas esto un par de veces, no como algo personal contra ti, y luego reflexiones. Lo fácil es dejarse llevar por la corriente. Ser gregario o egregio, esa es la cuestión.

Anuncios
  1. Marta
    22 septiembre, 2015 en 19:50

    Muy bueno. Agitar la bandera nacionalista, instalar el odio, adoctrinar a los jóvenes, culpar a un grupo de todos los males, son instrumentos que todos los populismos y los totalitarismos han usado una y otra y otra vez. Increíble que siga siendo ta efectivo.

  2. Chema
    23 septiembre, 2015 en 9:19

    Me ha gustado mucho este artículo. Muy bien argumentado.

  3. 23 septiembre, 2015 en 9:47

    Muy bueno el artículo, Don JoseJazz. ¿ Por que no pone el enlace en La Argos ?
    Yo lo haría, pero no me considero quien. ¡ Por Favor !

  4. 23 septiembre, 2015 en 10:32

    Muchas gracias doña Viejecita, ya lo he compartido en La Argos. No sé si ha leído uno anterior que ha tenido muchísimas visitas, titulado Upeideizarse y podemizarse: https://josejazz.wordpress.com/2015/09/14/upydeizarse-y-podemizarse/, ya me contará qué le parece.

    Gracias por su apoyo y sus comentarios.

    • 23 septiembre, 2015 en 19:33

      Es que yo estuve dos años en UPyD, desde las Navidades de 2007, hasta después del primer congreso. De militante superactiva, ( iba a las mesas de firmas para defender el que se pudiera estudiar y utilizar el castellano en todas partes, hice de apoderada aquí y en San Sebastián, etc etc ) , pero totalmente de base, y sin deseos de salir de la base.
      Ya no estoy, pero me quedan montones de recuerdos de aquellos años, y masas y masas de amigos entrañables, tanto dentro del partido, como ex, igual que yo.
      Por eso, si se fija, nunca hablo de upyd, excepto para aplaudir a Maneiro y a Rosa Díez en las muchas ocasiones en que lo merecen, para defender a Sosa Wagner, que se portó extraordinariamente bien conmigo, o, para decir que, si viviera en San Sebastián, y a pesar de que es mucho más de izquierdas que yo, votaría a Maneiro sin dudarlo.

      Espero que esta confesión mía no le impida recibirme tan estupendamente como me ha recibido siempre que he venido a su blog.
      Por Favor y
      Muchas Gracias.

      • 24 septiembre, 2015 en 9:10

        Estimada amiga, creo que usted ya me conoce lo suficiente para entender que yo la seguiré recibiendo como se merece, estupendamente. Cada uno tenemos nuestro recorrido y nuestra experiencia particular, yo le puedo decir que llevo en UPyD desde la Plataforma Pro, siendo simpatizante de Basta Ya. Y tengo como para escribir un libro. Y sigo pensando que es la única opción menos mala, con sus defectos y sus errores. Casi la única, dado el percal. Respecto de este humilde blog, está usted en su casa.

      • 24 septiembre, 2015 en 13:46

        Gracias Don JoseJazz. Si acaba escribiendo el libro, me lo compraré inmediatamente, que reconoceré muchas partes de su historia, y me hará ilusión.

  5. Santiago
    8 octubre, 2015 en 22:19

    No me he podido resistir a acompañar mi experiencia a tu buen artículo. En mi humilde hostal observamos ese proceso de cultura del odio. Nos llegan clientes residentes en Cataluña, y cuentan historias un poco tristes. Hace un mes, una catalana nacida allí pero con raíces en la Mancha, decía que una vez se atrevió a decir lo que pensaba, y la dejaron de llamar algunos amigos. Otro nos decía que sus hijos, no renegaban de sus raíces, pero sus nietos, sí, y ya habían tenido problemas familiares.

    La educación en el odio, es un proceso espontaneo, pero también artificial, una estrategia oculta y meditada. Antes que fronteras políticas, es indispensable tener fronteras personales, donde había un nosotros, crear un nosotros – ellos, y el odio es el camino: nos roban, catalanofobia, nos discriminan…

    Fue primero Carod, y luego Mas, quienes lo explicaron sin ocultar la estrategia: “como hay mal rollo, ¿Para qué seguir juntos?”

    La estrategia de la cizaña, que es aceptada también fuera de Cataluña, y practicada. Muchos caen en la trampa. Y poca estrategia anti cizaña se desarrolla.

  6. kubala52
    14 noviembre, 2015 en 13:01

    Naturalmente estoy completamente de acuerdo con su estupendo artículo y argumentación, pero compartirá que el destinatario nunca admitirá haber sido educado en el odio a España y menos aún que se posiciones por odio. A partir de ahí su confusión mental viene rodada.Por desgracia creo que los que se han arrastrado hacia el separatismo en estos tres últimos nefastos años no reflexionarán sobre las incongruencias y falacias que comparten hasta que no vean que el separatismo no tiene futuro político y esto es una batalla política, que empieza porque los antiseparatistas comparezcan.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: