UPYDEIZARSE Y PODEMIZARSE


El otro día encontré un texto de la diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid, Beatriz Gimeno, que me parece muy interesante como elemento de reflexión y que transcribo literal a continuación:

“Upeydizarse” Probad a pronunciar esta palabra rapidamente. Parece dificil pero nosotros/as en el grupo parlamentario de Podemos la pronunciamos a menudo. Cuidado con upeydizarse. Lo peor de todo es Upeidizarse. No nos upeydicemos…y así.

Como su propio nombre indica, upeydizarse consiste en hacer hacer en el Parlamento lo que hizo UPyD. Es decir, una buena labor parlamentaria sin ninguna trasncendencia. Ya lo dije al principio, una vez que llegamos aquí nos dimos cuenta de que los parlamentarios de UPyD, con los que ideológicamente no tenemos nada que ver, fueron buenos parlamentarios, muy trabajadores, y que lucharon sin descanso -mucho más que el PSOE, hay que decirlo- contra las malas artes del PP para convertir la Asamblea de Madrid en un cementerio legislativo. Se pasaban el día haciendo propuestas legislativas de todo tipo, formulando preguntas, pidiendo información, tratando de cumplir con su función de controlar al gobierno. Y ante el nulo caso de éste, aquellos acudían a todas las instancias posibles, parlamentarias y también judiciales. Algunas de las propuestas que presentaron son muy buenas y mereceían más atención. Pero nadie se enteró de nada.

Los parlamentos son cámaras insomnorizadas de las que apenas nada llega a la calle. Y el Partido Popular quiere que siga siendo así. Los modos, usos y costrumbres, los ritmos, el trabajo que aquí se hace parece ir a un ritmo del siglo XIX. Casi nada de lo que ocurre en la calle llega aquí y lo que aquí hacemos, con el PP en el gobierno, no llega tampoco a ningún sitio.

Y sin embargo, mucho de este trabajo es importante y merece ser conocido por la ciudadanía. Entre otras cosas para poder ser defendido y, en su caso, reclamado. Definitivamente, hay que tener un pie en la calle. Cuando decimos que hay que estar en la calle no nos referimos sólo a acudir a las manifestaciones, o estar con la gente en sus luchas y resistencias, cosa que la mayoría de nosotrxs hemos hecho siempre; nos referimos también a que nuestro trabajo esté conectado con la calle; nos referimos a traer aquí lo que los municipios, los pueblos, los diferentes colectivos nos pidan.

No nos queremos upeydizar, es la consigna”.

En primer lugar, tengo una discrepancia menor sobre el término: dado que decimos “upeidé”, entiendo que la palabra correcta sería “upydeizarse”, y no “Upeydizarse”. En fin, es una discrepancia menor sobre una palabra inventada. Pero no me extraña que escrito así le cueste pronunciarla.

En segundo lugar, entrando en el fondo de la cuestión, la diputada indica que, una vez que han llegado a la Asamblea de Madrid, se han dado cuenta de que los diputados de UPyD fueron buenos parlamentarios, muy trabajadores, y los que más lucharon contra el PP. Hace la salvedad de que no tienen nada que ver con ellos “ideológicamente”.

Yo por mi parte me alegro que esta señora haya mejorado su percepción de UPyD que reflejó en este artículo de hace casi un año.

La cuestión de fondo que plantea es que no sirve de nada realizar un magnífico trabajo parlamentario, si nadie se entera de ello. Y en eso estoy de acuerdo.

Ahora habría que preguntarse por qué nadie se ha enterado de ese trabajo.

Primero, habría que decir que creo que nadie a quien preguntáramos por la calle sabría decir alguna iniciativa parlamentaria concreta de algún partido concreto, o muy pocas. Las que la gente podría reconocer (ley de educación, reforma de la ley del aborto) son aquellas amplificadas y difundidas por los medios de comunicación.

Según esta señora, poniendo en negativo su argumentación, el trabajo de UPyD no ha sido conocido por no tener “un pie en la calle”, por no tener conectado su trabajo con la calle, y por no haber traído “lo que los municipios, los pueblos, los diferentes colectivos” les han pedido.

Habiendo sido coordinador del grupo de Justicia e Interior de la Asamblea de Madrid, y habiendo estado en contacto con asociaciones, sindicatos y demás agrupaciones y personas de los colectivos afectados en el ámbito de dicha Consejería, puedo asegurar que UPyD ha estado muy en contacto con estos colectivos en la legislatura anterior (policías, bomberos, agentes forestales, abogados del turno de oficio, procuradores, secretarios judiciales), y esto nadie me lo ha contado, lo he hecho yo mismo.

El concepto de Podemos de “estar en la calle” ya lo he analizado en una entrada anterior y a ella me remito para no repetirme: “aquí sí que tenemos una versión amable de la posición de PP-PSOE-IU, que es la colonización amistosa. Es decir, vuestra luz nos guía, pero nosotros tendremos la última palabra. Este documento (y su posición en general) es un vivo sin vivir en mi continuo, con párrafos como éste:“Hemos de respetar la autonomía de los movimientos sociales, evitando la identificación del movimiento con ningún partido político”. Comparar con el mencionado arriba “Son los movimientos sociales –entre los que PODEMOS se encuentra-“…Sin comentarios”.

Es decir, que nosotros somos los que verdaderamente interpretamos lo que el pueblo quiere. Siempre hemos estado con el pueblo (“Cuando decimos que hay que estar en la calle no nos referimos sólo a acudir a las manifestaciones, o estar con la gente en sus luchas y resistencias, cosa que la mayoría de nosotrxs hemos hecho siempre”), porque el pueblo es la gente que piensa como nosotros. El disidente no es pueblo, es otra cosa. Y nosotros somos los legítimos exégetas de la voluntad popular.

Pero no es este el objeto de esta reflexión. Sobre el contenido de las propuestas y las causas del éxito de Podemos ya escribí ampliamente aquí y aquí. Resumiendo para los que les de pereza, frustración e irresponsabilidad sobre los propios actos y el discurso simple y directo, junto con la televisión y el cóctel ideológico izquierda + desafección + cabreo ciudadano.

La cuestión interesante es por qué el trabajo de UPyD (muy bueno, según nuestra diputada) no ha sido conocido por nadie.

Por supuesto que el propio partido tiene su cuota de responsabilidad. Antonio Cervero, en un magnífico artículo titulado “Los 10 pecados de UPyD, su peligro y su salida” lo clava cuando dice: “No se puede pretender que una sociedad que tiene un interés justo e incluso escaso en lo político, lea programas y documentos de análisis de 300 folios que, sinceramente, le importan un bledo. Hay que dárselo claro, masticado y a ser posible disfrazado de sensacionalista. La respuesta que me dio alguno en ocasiones es que para tratar a los demás como idiotas se iba a su casa. Craso error, ahí están los resultados de unos y otros, porque volviendo al punto dos, el mundo intelectual de la Universidad no es el mundo donde Sálvame o Adán y Eva tienen un 20% de cuota de pantalla”.

Por esto y otras razones UPyD ha resultado un partido antipático. Y como el voto en España es una cuestión emocional más que racional, si caes mal ya puedes ser el partido más honesto y trabajador de todos, que te acusarán de superioridad moral, déspota y arrogante. Es cierto que los medios de comunicación, que son la voz del amo de cada uno, no van a ser precisamente propicios ni favorables, pero si aún encima te empeñas en acusarles públicamente de estar vendidos, ya te puedes ir preparando.

Como dice Antonio en otro párrafo muy bueno, “si quieres cambiar el sistema, ya tienes de partida como adversarios a todos los partidos políticos del establishment, a la prensa servil que trabaja a sueldo para ellos, y si además eres un partido laico, a la Iglesia tampoco le simpatizas. Lo propio sería por lo menos tratar de pactar tregua con alguno mientras te centras en los otros. Por tanto, la estrategia de ir acusando a los medios de comunicación (que son quienes tienen el poder de transmitir tu mensaje) y guerreando contra ellos es una auténtica torpeza. Donde ya te tienen en el punto de mira, solo conseguirás que te ignoren más y que sean más beligerantes contra ti. Y sí, los medios de comunicación han ocultado deliberadamente el mensaje de UPyD, han tergiversado hasta lo indecible su discurso, han mentido descaradamente y han atribuido sus méritos a otros. Pero precisamente por eso lo que no se puede es establecer con ellos guerra abierta, mientras se lucha en otras tres, porque lo único que puede salir de ahí es una pérdida mayor que si al menos intentas fingir entendimiento”.

En este sentido, entiendo que Podemos no quiera upeydeizarse. Ahora bien, yo de lo malo prefiero upeydeizarme a podemizarme (o ciudadaneizarme, que viene a ser un poco lo mismo). Que en el fondo es hacer un diagnóstico más o menos acertado, soltar soflamas y simplezas que suenan bien en muchos oídos, como él mismo lo dijo, y nada de aportar soluciones, sino hacer que la gente participe. Ser honrado y morir de mis errores que estar vivo para llevar a mi país a un precipicio a toda velocidad. Porque cada vez estoy más convencido que todo esta presunta “revolución” de estos dos últimos años ha sido una gigantesca operación acordeón en la cual PP y PSOE han bajado para luego volver a subir con mucha más fuerza, y en la que los presuntos “emergentes” (por lo de la emergencia) han quedado como muletas útiles, como ha quedado demostrado.

Que todo cambie para que todo siga igual.  Pero la consigna es no os upeydeicéis.

Anuncios
  1. 22 septiembre, 2015 en 19:25

    Buenisimo artículo que leeré varias veces. Tomo nota de sus consejos, y sobre todo de la “evolucion” de la señora Gimeno. Antes upyd era para ella un horror, y que rosa diez era mala malisima y una que solo estaba en la politica para chupar del bote., y ahora que está ocupando los asientos que dejaron libre los parlamentarios de upyd, resulta que eran ” honestos y trabajadores”. No le reprocharé al la señora Gimeno que como ex-presidenta de la Federacion Estatal LGTB no tenga reparos en subirse al carro de un partido cuyo lider no tiene ningun reparo en recibir apoyos directos e indirectos de un pais como iran , que tiene como deporte nacional ahorcar homosexuales de gruas en público. Ni le reprocharé, que siendo ella tan critica con los que según su parecer buscan “el poder por el poder”, sea militante, cargo y dirigente de un partido cuyo lider, el sr iglsias, afirma sin rubor literalmente que prefiere la propaganda mil veces , antes que la educación. o que el fin ultimo de la politica es la consecución del poder…. Solamente me alegro por ella, soy grande, y hasta ella tiene derecho a la evolución. Tiene derecho a caerse del guindo de algunas cosas, ya le queda menos para caerse de otras. 😉

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: