Inicio > para leer sólo mis entradas personales, todas las entradas > ATRAPAR MARIPOSAS EN MEDIO DE UN TERREMOTO

ATRAPAR MARIPOSAS EN MEDIO DE UN TERREMOTO


Me dices el otro día que te encuentras un poco en crisis. La crisis de los cuarenta, supongo. Cuando ya llevas andado prácticamente la mitad del camino (esperemos que menos de la mitad), y que pese a tener una posición ciertamente envidiable si  nos comparamos con la mayoría de la gente, sientes que a cambio de todos tus esfuerzos y tu trabajo lo que te queda no te deja del todo satisfecho. Quizá esperabas más de la vida a estas alturas. Yo creo con lo que me cuentas que quizá te encuentras un poco perdido, a pesar de que los demás percibamos a un tipo seguro de sí mismo y muy sólido en muchos sentidos.

En primer lugar, aclararte que formas parte de una inmensa mayoría. Yo te diría, amigo mío, que el estado natural del ser humano es la insatisfacción. En 2005 escribí un post que suscribo totalmente ahora. Muy pocos son lo bastante sabios para apreciar lo que tienen, más bien tendemos a preocuparnos y a desear aquello que no tenemos. Por otro lado, los primeros cultivos de seres humanos en Matrix se morían porque se hallaban en un estado ideal en el que no sufrían dolor ni placer. Es necesario creo un cierto grado de insatisfacción combinada con curiosidad para hacernos avanzar. De otro modo, seguiríamos durmiendo en cuevas.

Como te dije, lo importante es saber lo que quieres. Eso de por sí no es fácil. No es por agobiar, pero hay gente que se muere sin saberlo. Supone un lento proceso de conocerse a sí mismo, a veces doloroso, y con el inconveniente de que nadie se baña dos veces en el mismo río: todos vamos cambiando con el paso de los años, las cosas que nos gustaban ya no nos producen ese sentimiento, y otras nuevas se abren camino. Y el mundo a tu alrededor también está cambiando. Es como intentar atrapar mariposas en medio de un terremoto. El suelo se mueve, tú te mueves y las mariposas…pues también. La gente que desde el principio tiene una vocación clara no es consciente del tesoro que le ha caído del cielo. Yo mismo con 18 años no me hubiera encontrado el trasero ni con las dos manos y un mapa. Como para encontrar una mariposa.

Pero no es imposible. Exige un esfuerzo de ser sincero consigo mismo, probar cosas, escuchar a los que tenemos alrededor y nos conocen, y tratar de quitarnos los pesados mantos de la conveniencia, el prestigio o la comodidad. Puede que tengas que salir de tu zona de confort. Y a veces pegarte alguna galleta.

Y una vez identificado el objetivo, a por él. Saber qué necesitas hacer, y empezar a poner el primer ladrillo. La Gran Muralla China comenzó con la colocación de un solo ladrillo. Pese a que creas que eres mayor para eso, te cuento que yo tuve un compañero en la carrera que la empezó con 60 años. La ilusión es un combustible inagotable, compañero.

Y en el camino, disfruta. Haz las cosas que te hacen feliz, aunque sea a pequeña escala. A esta vida hemos venido a disfrutar. Es la vida que tenemos, y del otro lado nadie ha venido a contarme lo que hay. Yo me declaro un cerdo (and proud of it, man) de la piara de Epicuro. La vida en sí misma es un milagro, y yo no he llegado a una explicación al respecto, pero trato de disfrutar cada uno de los segundos que paso aquí.

Y en mi experiencia, hacer eso que te digo ayuda a descubrir lo que te gusta. Poder ganarte la vida haciendo lo que practicas en tu tiempo libre es la lotería más grande de todos los gordos posibles. Te lo digo porque durante diez años lo he conseguido hacer, y eso que me llevo no me lo quita nadie.

Creo en el karma. Hacer feliz a los demás, ser amable, ponerse en su lugar, es el aceite que engrasa el motor de tu vida y hace que funcione mucho mejor. Lo que das vuelve a ti. Eso ayuda a tener una actitud positiva, y la actitud modifica el entorno. Estoy totalmente convencido.

Pienso que la vida es como un partido de baloncesto. Puedes entrenar mucho, saber tus puntos fuertes y débiles. Tienes que estar preparado para jugar si el entrenador te llama. Pero lo importante es no pensar, salir a jugar y no comerse la cabeza con nada. Jugar de forma natural sin pensar en lo que haces. Es como tocar un instrumento, solo sales y tocas.

Si vas por la vida de forma natural, sincera contigo mismo, intentando hacer lo que te gusta, con mente abierta y sin forzar nada, siendo amable y tratando de ayudar, la vida (tu vida) te acaba encontrando a ti. No la busques, ella te encontrará cuando estés preparado. Cuando menos te lo esperes. A la vuelta de cualquier esquina.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: