Inicio > para leer sólo mis entradas sobre política, todas las entradas > EL QUE MEJOR CAIGA AL ELECTORADO, UN PROFESOR Y UNA ANÉCDOTA

EL QUE MEJOR CAIGA AL ELECTORADO, UN PROFESOR Y UNA ANÉCDOTA


Les voy a contar una anécdota y luego les presento a alguien.

Yo estaba en cuarto curso de Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, y tuvimos el primer examen de Mercantil I. Mi profesor era un chico joven, que trataba de abrirse camino, no se si ya habría terminado el doctorado. Un profesor muy bueno, de los tres mejores que he tenido en cinco años de carrera, si no el mejor. Sabía explicar muy bien el temario, lo dominaba, y era el único de todos los que tuve que lo sintetizaba de forma sensacional. Todavía tengo guardados sus apuntes. Cuando corrigió ese examen, preguntó por dos personas. Una era una chica y el otro era yo. Ambos tuvimos un 8,25. Al final del año obtuve un sobresaliente. Pero lo más importante es que los conceptos básicos que me enseñó entonces aun hoy me sirven.

Hace unos pocos meses, gracias a las redes sociales, contacté con él por twitter. Su nombre es Jesús Alfaro y es catedrático de Derecho Mercantil. Su timeline es muy recomendable, dice o enlaza cosas con mucho sentido y muy interesantes (@jesusalfar). Tiene un blog de Derecho muy bueno, http://derechomercantilespana.blogspot.com.es/

El otro día tuvimos esta conversación acerca de la elección de Andrés Herzog como nuevo portavoz de UPyD:

tweets Alfaro

En efecto, es un tema muy interesante el que sugiere mi antiguo profesor. En su opinión, los partidos deben elegir al candidato favorito de los electores, no de los militantes.

En primer lugar, decir que la Constitución Española exige que la estructura interna y el funcionamiento de los partidos políticos ha de ser democrático (artículo 6 CE), extremo éste que recoge el artículo 7.1 de la Ley de Partidos Políticos: ” La estructura interna y el funcionamiento de los partidos políticos deberán ser democráticos, estableciendo, en todo caso, fórmulas de participación directa de los afiliados en los términos que recojan sus Estatutos, especialmente en los procesos de elección de órgano superior de gobierno del partido”.

Aunque de lo anterior no se deriva la obligación de elegir a los candidatos directamente por los afiliados (lo que denominamos vulgarmente elecciones primarias), sí que es cierto que con la progresiva desafección de los ciudadanos por la política hay una corriente favorable a la elección de los candidatos por primarias. Y es claro que sólo en UPyD se eligen a los candidatos en primarias sin avales.

Es cierto que cabe la posibilidad de que el candidato que elijan los afiliados puede que no sea el más idóneo para el éxito electoral del partido. Al igual que el Gobierno elegido en las urnas puede no ser el más adecuado para solucionar los problemas de los ciudadanos. Pero aquí es donde Jesús Alfaro dice que, cuidado, una cosa son las elecciones “externas” y otra son las “internas”, donde no podemos (o debemos) aplicar las mismas reglas.

Hay un sistema en el que cuadraría lo que indica el señor Alfaro: que se eligiera al portavoz o líder del partido por primarias abiertas a todos los ciudadanos. Ahí es el cuerpo electoral que luego va a votar de verdad el que expresa sus preferencias. Pero tampoco lo tienes seguro, porque como puede votar cualquiera, votan hasta los que no te van a votar nunca sólo por fastidiar, y eligen a un friki como Chikilicuatre.

Así lo hizo el partido socialista francés (no me refiero a lo de elegir a Chikilicuatre, sino a las primarias abiertas para elegir a Hollande; aunque lo de su atractivo sexual no lo acabo de entender…) y lo hizo Podemos con sus primarias por internet, donde hubo votantes registrados como Vikie el Vikingo y Mazinger Z…Con un móvil de prepago ya valía para votar. El tema de elecciones internas es muy serio y complicado, lo sé por propia experiencia todos estos años. Si se quiere hacer en serio y con verdaderas garantías. Aparte que la cosa se puede complicar: que se lo digan a Almunia y a Borrell, un experimento que acabó…con Aznar en el año 2000 con mayoría absoluta. Sobre el tema de las primarias, aquí tenemos una reflexión interesante.

Pues descartadas las primarias, que elija el Consejo de Dirección, que legitimidad democrática tiene, ya que han sido elegidos por los afiliados. Y a ver cómo sé yo quién es el candidato preferido por los potenciales votantes…Tendríamos que tener una encuesta, o varias…Y ya se ha visto cómo se han equivocado con Ciudadanos, que les daban un 20% de intención de voto y se quedaron en un 6%…Incluso sin encuestas, en los tiempos que corren tan volátiles, predecir el comportamiento de los electores respecto de un candidato es complicado. Aznar ha sido presidente del Gobierno durante 8 años, y no encabezaría la lista de los políticos más carismáticos de todos los tiempos. Evidentemente, uno tiene que poner lo mejor que pueda en el cartel. Pero no es tan sencillo saber qué es lo mejor.

Yo le haría un matiz. Un partido político evidentemente mide su éxito por el número de votos que obtiene. Puede tener las mejores propuestas y el mejor programa, pero si no consigue transmitir ese mensaje a los electores, se quedará en un think tank. Que es el riesgo que corre UPyD a fecha de hoy.

Y sin embargo, un partido político no es una fábrica de refrescos, en mi opinión. O dicho de otra forma: si el supuesto candidato mejor valorado por los electores va a destruirlo, cambiarlo de forma que sea irreconocible, o venderlo al mejor postor, el supuesto candidato estrella en mi opinión no es el más adecuado. Un partido como UPyD que nació para cambiar la política en España no debe terminar siendo un partido como los otros, sino que debe forzar a los demás a ser como él. Hay un ingrediente “moral” que estamos perdiendo en el camino. Si no importa que se abandonen los principios fundacionales, las razones por las que nos levantamos del sofá, a cambio de un puñado de votos, y vamos a convertirnos en lo mismo que rechazamos, el supuesto éxito no será tal en mi opinión.

Si para tener éxito electoral tengo que ser el PSOE o Ciudadanos, pues para eso no me hace falta, directamente me voy a esos partidos y ya está. Ah claro, que a lo mejor uso el mío como un trampolín para ponerme en alguno de los otros en primera fila…Como creo que no es directamente el tema de nuestra conversación, aquí tiene información y aquí también, si desea ampliar, aunque le supongo informado. Por cierto, le recomiendo este blog de mi amigo Antonio Cervero, su serie de cinco entradas sobre manipulación psicológica y partidos políticos es muy buena. Hágame caso y eche un vistazo. Seguro que se le ocurren ejemplos.

Pero me estoy desviando del asunto. Con su afirmación damos por hecho que lo verdaderamente importante es el cabeza de cartel, y lo atractivo que sea éste para su potencial electorado. Pues mire, casi estoy por darle la razón. Pienso en los dos partidos “emergentes” (lo entrecomillo porque me hace mucha gracia el término, por lo de la emergencia) y veo que han obtenido resultados muy buenos a base de sacar al carismático líder hasta en la sopa. No conozco ningún partido que haya llevado en su propio logotipo el careto de su amado líder PI, o por el otro bando que en el pueblo más recóndito en las municipales el cartel electoral lleve la foto del señor Rivera, y no el del candidato local. Hubo un momento que pensé que Albert tenía el don de la ubicuidad, porque se presentaba a alcalde en toda España.

Y es que al final en esto de la política me metí para intentar cambiar las cosas, pero de verdad, no de boquilla. Aparte del matiz de que se ha elegido a la dirección del partido en este Congreso Extraordinario, no al candidato a las próximas elecciones generales (que tendrá que elegirse posteriormente), ha habido siempre un debate sobre si es conveniente admitir o buscar paracaidistas. En su momento se habló de si José María Fidalgo podría encabezar la lista al Ayuntamiento de Madrid en las autonómicas de 2011, por ejemplo.

Yo siempre he sido contrario a ese tipo de prácticas. Si no hubiera donde elegir…Pero teniendo mucha gente bien preparada, que sabe hablar en público, que ha trabajado duro para el partido, me parece muy injusto traer a alguien por su presunto tirón mediático. Me vienen a la cabeza personajes como el juez Garzón, Miguel Sebastián, César Antonio Molina, Manuel Pizarro. El caso de Manuela Carmena es uno de los escasos supuestos de éxito. Y aun siendo positivo en cuanto a réditos electorales a primera vista, a medio-largo plazo creo que no es positivo. Y en UPyD lo hemos comprobado.

Para finalizar, querría decir que en este Congreso Extraordinario se elegía mucho más que el Consejo de Dirección (que no el candidato a presidente del Gobierno, que eso tocará luego). Se elegía un modelo de partido, de política, y si me apura, hasta de forma de intentar conseguir las cosas. Y soy un ingenuo y pienso que no todo vale. El otro día me decía usted que hay decorados del Oeste que duran 50 años. Y tiene razón, pero no con mi voto ni con mi ayuda.

Gracias por la sugerencia, me lo he pasado pipa.

Anuncios
  1. 16 julio, 2015 en 18:03

    Don Josejazz
    Le dejo un enlace a un artículo sobre la democracia en los partidos que tengo guardado entre mis tesoros
    http://www.abc.es/hemeroteca/historico-29-03-2006/abc/Opinion/la-democracia-en-los-partidos_142928193204.html

  2. 17 julio, 2015 en 9:48

    Buenos días doña Viejecita

    Tiene usted toda la razón, este artículo había que haberlo traído a cuento aquí. Gracias por el aporte.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: