Inicio > para leer sólo mis entradas sobre política, todas las entradas > DÍAS DE IRA: HERMANN TERTSCH Y UNA ESPAÑA EN ALARMA

DÍAS DE IRA: HERMANN TERTSCH Y UNA ESPAÑA EN ALARMA


He terminado de leer el libro de Hermann Tertsch Días de Ira, subtitulado una reflexión que clama a las conciencias ante una España en alarma.

El libro me ha parecido muy interesante: un relato de los acontecimientos políticos de los últimos once años, desde los atentados del 11 de marzo de 2004 hasta la actualidad, pero centrándose sobre todo en los últimos doce meses, con el advenimiento de los denominados partidos emergentes. En general estoy bastante de acuerdo con sus tesis, pero hay una serie de matizaciones que yo le haría al señor Tertsch. La obra trata demasiados temas como para poder hacer un análisis exhaustivo y completo, pero me voy a centrar en aquellos que considero más significativos.

principal-portada-dias-de-ira_1-es_med

Dejar claro en primer lugar mi admiración por el autor, persona valiente donde las haya, que ha sabido defender sus ideas, incluso sufriendo el desprecio y la humillación de personas miserables como Máximo Pradera, que Santiago González desenmascaró perfectamente en esta entrada de su blog, y que podría haber vivido perfectamente cómodo y calentito al abrigo de PRISA.

Coincido con él en el diagnóstico de una sociedad blandita, líquida, acomplejada por la derecha y por la izquierda, cainita y maniquea, con el odio como combustible, la envidia como acelerante y la crisis como detonante, donde no se valora el mérito ni el esfuerzo; una sociedad desinformada, manipulada desde los medios de comunicación, donde la telebasura política ha sustituido con éxito a la telebasura del corazón. Con dos presidentes del Gobierno que de forma sucesiva durante los últimos 11 años se han dedicado a acentuar la crisis política y de valores que tenemos. Y que, cuando alguien como el autor se señala de forma extravagante para lo políticamente correcto, enseguida recibe el epíteto de fascista o facha.

Especialmente destacable es el retrato que hace de Soraya Sáenz de Santamaría y su relación con los medios, de la que todo el mundo habla bien, y que no desvelo aquí, pero créanme que es diferente de todo lo que había escuchado hasta ahora.

Y muy reseñable el hecho que señala el autor de que el PP en la legislatura de 2011 a 2015 ha tenido una oportunidad única de haber aplicado como mínimo su propio programa electoral, además de dar un giro a la política anterior y haber tratado de solucionar los problemas de la sociedad española; sin embargo, paradójicamente ha mantenido muchas de las líneas de actuación del Gobierno anterior (Alianza de Civilizaciones, política exterior, ley de memoria histórica, política antiterrorista, subida de impuestos).

Un primer punto que quiero reseñar es el surgimiento de Podemos, que él entiende hijo ideológico del zapaterismo, siendo la primera vez que se denuncian los acuerdos de la Transición como una oportunidad perdida de revancha por la Guerra Civil perdida por la República. Y que con ello consigue dividir a España, resucitar el odio de un bando contra el otro, ideologizar a la sociedad (educación para la ciudadanía, educación nacionalista en Cataluña y País Vasco), y legislar contra media España (matrimonio homosexual, reforma del aborto, ley de memoria histórica).

Discrepo en que esto nazca con Zapatero. Ya existía muchísimo antes: quizá se plasma legislativamente, pero es algo existente y casi diría que ampliamente consensuado en la ideología de la izquierda. No hace falta que viniera el Foro de Sao Paulo a crear nada es España porque ya existía antes que el propio Foro. En enero de 2014 ya escribí esto hablando de lo que vendría después, antes de que se creara el partido Podemos.

Las causas del 15m y el nacimiento y surgimiento de Podemos, en mi opinión, no se pueden disociar del desapego por la política, y son muy diferentes de lo que narra el autor. Es cierto que su núcleo duro proviene de la Facultad de Políticas de la Complutense y han trabajado a sueldo de Venezuela durante años, y que la intención de Chávez y Maduro es exportar su modelo a Europa.

Dicho esto, Tertsch obvia el hecho que la democracia en España desde 1978 ha derivado en un sistema muy similar al de la Restauración del siglo XIX, con los dos grandes partidos con una corrupción galopante y tolerada y que se van alternando en el poder. Con partidos nacionalistas de los cuales ha dependido la gobernabilidad de un Estado en el que no creen y que quieren destruir, que han ido chantajeado al Gobierno de turno. Donde no se ha hecho absolutamente nada por educar a la gente en democracia, porque seamos ciudadanos informados y conscientes de nuestros derechos y nuestras obligaciones, y seamos críticos con esos dos grandes partidos. No es que existan casos aislados de corrupción, es que el propio sistema fomenta que exista.

Tertsch no habla del gran cáncer de la democracia española, que es la colonización por los partidos políticos de ámbitos de la sociedad civil y de los demás poderes del Estado: judicial (Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Supremo, Tribunales Superiores de Justicia, fiscalía general del Estado), asociacionismo (sindicatos, asociaciones empresariales, asociaciones de todo tipo, cultural, social, feminista), cajas de ahorros, consejos de administración de empresas y medios públicos (televisiones y radios autonómicas, por ejemplo), aumento del personal de confianza en las Administraciones públicas. Es la colonización de la sociedad civil por los partidos políticos, explicada bastante bien en este informe del profesor Ramón Luis Soriano Díaz.

La crisis ha sido el detonante que ha hecho prender la mecha de la indignación, junto con otro elemento que sí destaca el señor Tertsch: la frustración de gran parte de la juventud al comprobar que el hecho de poseer una licenciatura les proporcionaría un empleo bien remunerado. Un sistema educativo nefasto, que ha ido empeorando año tras año, el surgimiento de universidades por toda España como si fueran setas, y la nula relación con las demandas del mercado laboral ha producido millones de personas frustradas, insatisfechas, que echan la culpa al sistema de su situación.

Podemos apunta muchas veces de forma certera los síntomas, pero los remedios que propone son peor que la enfermedad. Y yo no quiero que me opere a corazón abierto mi panadero, por muy bien que hable el hombre y muy atractivo que me parezca su discurso.

Un segundo punto destacable es la situación en Grecia. El autor resalta con acierto en mi opinión que el estado helénico desde la caída del Imperio Romano de Occidente ha sido un país balcánico en el transcurrir de su Historia: “La Grecia que emerge en el siglo XIX tiene lo mismo que ver con la Atenas del siglo IV antes de Cristo, que El Cairo árabe con el Egipto de los faraones”. Grecia se parece mucho más al resto de países de los Balcanes que a España o a Francia. Tienen todos ellos una historia muy similar (Medievo bizantino, larga dominación turca, independencia traumática, guerras frecuentes, regímenes brutales). Sólo la intervención de Gran Bretaña explica que Stalin permitiera que Grecia quedara en el bloque occidental, como no lo hicieron los países que la rodean. Junto con su importancia estratégica, que fue fundamental para su entrada tanto en la OTAN como en la UE. La guerra civil griega y el golpe de estado de los Coroneles en 1967, fomentado por EEUU, fueron dos episodios más de la Guerra Fría.

Un tercer punto, que conecto con el primero, es la mínima mención que hace de UPyD. En mi opinión, ha sido el único partido que ha roto de hecho la omertá del sistema (como acertadamente dijo en su momento David Gistau), negándose a tener un consejero en Cajamadrid o en Telemadrid; que no ha querido entrar en el reparto de la Justicia y que lo he denunciado; que ha renunciado a los coches oficiales; cuyos vocales vecinos del Ayuntamiento de Madrid han donado una parte importante de su sueldo, lo que permitido donar 243.000 euros a comedores sociales. Que ha publicado los sueldos de sus cargos públicos, su contabilidad como partido. Que lleva en su programa electoral la devolución de las competencias de educación, sanidad y justicia al Estado. Que ha pedido la derogación del Concierto Vasco y Navarro y de la Disposición Transitoria cuarta de la Constitución, junto con la ilegalización de Bildu.

Sólo menciona Tertsch a UPyD para hacerle culpable de la no unión con Ciudadanos, y dice que Rosa Díez se ha rodeado de un grupo de “socialistas resentidos” (entre los que me cuento, supongo, sin saberlo…), aunque reconoce que tiene “magnífica gente entre su militancia y un inmenso mérito en los pasados años”.

Señor Tertsch, UPyD y Ciudadanos no son lo mismo, aunque su electorado potencial lo pueda ser.

En primer lugar, expongo una serie de hechos: Ciudadanos pasó de 6024 votos en las elecciones autonómicas en Andalucía en 2008 a 370.000 en 2015. Sin sedes, sin afiliados, sin trabajo en la calle o en la sociedad civil. Sólo con la telecracia. Las encuestas a nivel nacional le llegaron a dar un 20% de voto y luego obtuvieron un 6%. ¿No le parece todo muy casual? Un partido que lleva presentándose a nivel nacional y europeo desde 2008 y que obtuvo siempre unos resultados marginales, de repente se convierte en el cisne guapo de la política española, desde que el IBEX 35 dice que “hay que crear un Podemos de derechas”.

Usted mismo reconoce en su libro que Ciudadanos es un partido “sin estructura ni identidad definida, por lógica, en su crecimiento espasmódico de los últimos tiempos”. ¿Cómo cree que ha llegado a crecer y a presentar listas en las municipales? Pues absorbiendo partidos localistas cuyas intenciones suelen estar cerca de la concejalía de urbanismo (o directamente siendo el refugio de la escisión perdedora del PP, como los zaplanistas en la Comunidad Valenciana); desde luego constituye poca garantía de defender los mismos principios en toda España. Juan Marín, su candidato a la Junta de Andalucía, es un ejemplo paradigmático de ello, solo le falta UPyD para haber militado en todos los partidos políticos en su trayectoria.

Y ha habido otra forma de hacerlo: el vergonzoso ejemplo de Asturias. Lea usted el artículo de Antonio Cervero sobre cómo Ignacio Prendes mintió, engañó y utilizó recursos de UPyD para presentarse por Ciudadanos, todo ello con el amparo y el apoyo de éstos, y esto es lo más triste, la connivencia de determinadas personas del propio Consejo de Dirección de UPyD. Extraigo un pequeño fragmento muy significativo:

“Desafortunadamente para ellos, se descubrió el pastel de la secretaria actuando como representante de Ciudadanos en la Junta del Principado (conocida por algunos como la Junta del Amor, aunque esa es otra historia), lo que precipitó los acontecimientos y permitió ganar algo de tiempo para que UPyD pudiera configurar sus propias listas.

Pero desde luego no es todo lo que pasó. Tal vez muchos de ustedes no sepan que entre uno y dos meses antes de su huida, el mismo equipo que pretendía marcharse firmó un contrato de alquiler de la sede de Avilés para que UPyD tuviera que hacer frente a los gastos, minimizando así su capacidad económica para la campaña. UPyD tendrá que pagar como mínimo por el contrato firmado dicha sede hasta Septiembre.

Tampoco muchos saben que este grupúsculo contrató la publicidad, incluyendo dípticos y flyers de propaganda para los candidatos que sabía que se iban a marchar a Ciudadanos, por una cuantía de 1.086 €.

Y por si esto ya fuera poco sangrante, da la “casualidad” que uno de los candidatos que sabían que se iba a quedar, Alfredo del Río, figuraba en los folletos publicitarios como Alfonso del Río. Es decir, una vomitiva estrategia no solo de huida, sino una auténtica marranada para minar al partido del que unos estaban cobrando y en el que otros tenían cargos orgánicos”.

Es claro que Ciudadanos es el decorado de una película del Oeste, tan auténtico como un billete de 7 euros, y que alguien como Podemos no pretende cambiar nada, sino sentarse en el lugar de los de su cuerda. Más de lo mismo. Como decía mi abuelo, los mismos perros con distinto collar. Sigo pensando, y en eso discrepo con el autor, que Pablo Iglesias pretende ser el próximo Felipe González.

Que UPyD ha cometido errores es algo que no admite discursión: se ha pegado tiros en el pie, y se los ha pegado por la espalda a algunos de los pocos que les defendían en los medios. Pero también es cierto que la gente no ha premiado la denuncia de la corrupción, la defensa sin complejos de la idea de España y la ruptura de los mecanismos que garantizan la corrupción, como es la politización de la justicia y la colonización por los partidos de la sociedad civil.

Por último indicar que, frente al mensaje apocalíptico de que vienen los nuevos bárbaros, aun siendo cierto que podemos estar muchísimo peor, soy bastante más optimista y creo que en cuanto los grupos vinculados a Podemos tengan que gobernar (y mucho más algo tan complejo como es el Ayuntamiento de Madrid), las consecuencias de sus actos caerán sobre ellos, como ha ocurrido con Bildu en el País Vasco. Una cosa es manifestarse y otra muy diferente gobernar y gestionar. Como decía un profesor de matemáticas que tuve en el colegio, o sabes o no sabes. Punto.

Quizá el señor Tertsch tiene razón, y soy un cándido ignorante. Pero sigo pensando que en cuanto comiencen a aparecer los primeros síntomas que afecten a las condiciones de vida y al bolsillo de la gente habrá una reacción contraria.

Aparte que IU es una cosa, y el PSOE otra. Pueden haber mordido más de lo que van a poder tragar. El partido de Sagasta Sánchez tiene muchísimo voto cautivo y un suelo muy alto, con formas de pedir el voto muy convincentes, aunque la capacidad de los socialistas para pegarse tiros en el pie nunca dejará de sorprenderme.

Y soy muy pesimista, porque ahora quedan 4 partidos, ninguno de los cuales quiere modificar la estructura del sistema para mejorarlo. Sólo Podemos pretende modificar realmente el sistema, pero en mi opinión para empeorar lo que hay: por ejemplo, nacionalizar los medios de comunicación, liberar presos etarras, extender el derecho a decidir, negarse a pagar la deuda o crear una banca pública, que servirán para partiendo de la nada alcanzar las más altas cotas de la miseria. Creo y espero que no llegue a producirse esa situación.

Anuncios
  1. Sigo
    8 julio, 2015 en 22:18

    Magnífico post.

    Y yo no quiero que me opere a corazón abierto mi panadero, por muy bien que hable el hombre y muy atractivo que me parezca su discurso.

    Yo suelo decir algo parecido: si te parece bien que te opere un jardinero es que tienes bastante de capullo.

    Y sin embargo muchos españoles quieren a un jardinero para que los opere. Solo hay que ver los CV –totalmente vacíos– de los Podemitas para desesperarse ante los que quieren dejar que nos metan mano unos inútiles.

    Sobre Ciudadanos y UPyD lo único que puedo reprochar a los segundos es lo mal que gestionaron el tanteo. Dejaron que Ciudadanos quedasen como los guays y UPyD reducido a la imagen de una Rosa Díez de aires dictatoriales. Esto y que alguno de los primeros espadas de UPyD se retrataron en público de una manera bastante fea.

    A priori los dos partidos tenían mis simpatías, pero el daño que está haciendo Ciudadanos en Andalucía ya no me permite verlos con buenos ojos.

    No soy especialmente pesimista, pero si soy realista. La que se nos viene encima –si no hay algo parecido a un milagro que lo evite– es de miedo.

    El ejemplo de Bildu no me sirve porque esos miserables no tenían poder real alguno, pero el que toque la Moncloa tendrá el BOE a su servicio.

    Si la izmierda llega, será para quedarse porque cambiarán todas las reglas del juego para que así sea.

    Una cosa mas. El último párrafo me resulta muy confuso al leerlo y creo que se lo que quiere decir pero no coincide con lo que leo, porque al decir ‘ninguno de los cuales quiere modificar la estructura del sistema para mejorarlo: salvo algunas propuestas de Podemos’… parece estar de acuerdo con esas horrorosas propuestas de los Podemitas.

    • 9 julio, 2015 en 10:55

      Gracias por su comentario, y me alegro que le haya gustado. He tratado de mejorar la redacción de ese último párrafo para que resulte más comprensible lo que quiero decir. Es evidente que no estoy para nada de acuerdo, pero tiene razón que la redacción es un tanto confusa. Espero que ahora quede más claro.

  2. 9 julio, 2015 en 17:31

    Me ha gustado mucho su comentario, Don Josejazz.

    Yo estuve como militante de requetebase ( pero muy militante ) los dos primeros años de UPyD. Y ya no estoy dentro, desde el Primer Congreso, Así que, al respecto , no tengo el mismo punto de vista que usted. Pero sigo teniendo “dentro”, amigos entrañables, a los que admiro , y he solido aplaudir públicamente muchas intervenciones de Maneiro, y de la propia Rosa Diez, y eso que yo les quedo bastante a la derecha…

    En cuanto al libro de Tertsch. lo compré para el Kindle, y lo leí en cuanto se publicó. Y me gustó tanto, que fui el otro día a la librería de El Corte Inglés, a comprar unos cuantos volúmenes para regalar ( a los escritores, cuando me gusta lo que escriben, procuro ” hacerles gasto”, que es, para mí, la única posibilidad de colaborar). Pues resulta que el libro está agotadísimo, y que tengo que esperar a la siguiente edición.
    He dejado los volúmenes encargados, y me he quedado encantada del éxito del libro.

  3. 10 julio, 2015 en 12:28

    Muchas gracias por sus amables palabras, doña Viejecita. Siempre es bienvenida por aquí. Me parece sensacional su iniciativa.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: