Inicio > para leer sólo mis entradas sobre deporte, todas las entradas > FINALES DE LA NBA 2015 (I): TANTO ESTUDIAR PARA ESTO

FINALES DE LA NBA 2015 (I): TANTO ESTUDIAR PARA ESTO


Han terminado los dos primeros partidos de la final de la NBA entre Cleveland y Golden State. Y como espectador el resultado es decepcionante. Me explico.

El baloncesto es un deporte de equipo, un baile colectivo donde el mejor grupo tiene siempre opción ante la más brillante colección de individualidades. Aquellos que en mi opinión  encajaban en esa definición (San Antonio, Atlanta) han quedado fuera.

A Atlanta, con un juego colectivo sensacional durante toda la temporada, que le llevó a ser el mejor equipo del Este con 60 victorias, le pudo en la final de conferencia la presión de estar a una eliminatoria de la final de la NBA, con algunos de sus jugadores naufragando en el momento decisivo, como Kyle Korver.

A San Antonio fue víctima de la genialidad de un Chris Paul lesionado que en un séptimo partido sensacional (el mejor partido que he podido ver este año con diferencia) se dejó el alma para poder pasar la eliminatoria. Y lo consiguió.

Quedan Golden State y Cleveland. Golden State ha vivido todo el año del acierto en el triple de sus dos ametralladoras, Stephen Curry y Klay Thompson. Steve Kerr ha implantado un juego rápido con posesiones cortas, sin un poderío interior consistente, pero con un Draymond Greene que ha dado un paso adelante en los playoffs. Ha sabido innovar y buscar soluciones alternativas cuando se ha visto contra las cuerdas, como en el cuarto partido de la semifinal de conferencia contra Memphis, cuando puso a Andrew Bogut a defender a Tony Allen para poder ayudar a defender en ayuda a los hombres altos de los Grizzlies. No ha ganado el título de entrenador del año, que ha ido a Mike Buldenholzer (Atlanta Hawks), aunque muchos afirman que lo merecía.

Cleveland Cavaliers, con las lesiones de dos de sus tres estrellas (Kevin Love y Kyrie Irving) ha sido en estos dos partidos Lebron James y sus “lebronaires”. En el partido uno, 45 minutos jugados, 38 tiros a canasta y 10 tiros libres.  En el partido dos, 50 minutos jugados, 35 tiros a canasta y 18 tiros libres. Y la sensación de que el ataque es siempre alrededor de él. Balón a Lebron y aclarado, una y otra vez. Tremendamente aburrido. Como decía un amigo mío, tanto estudiar para esto. Cinco años estudiando para acabar haciendo siempre lo mismo.

Warrios-vs-Cavaliers

Ambos partidos han sido bastante similares, y aunque emocionantes por el resultado y las prórrogas (primera vez en la Historia que los dos primeros partidos de una final acaban en prórroga), el juego ha ido empeorando. Cleveland gana el segundo partido a base de ensuciar el juego, trabarlo e impedir de GSW corra el contrataque. Jugadores como Dellavedova, experto en el juego subterráneo, han disfrutado como un gorrino en un charco. Y siempre balón a Lebron en la izquierda del campo y se la juega 1×1. Y si no hay suerte, pase fuera quedando menos de 10 segundos de posesión para que se la juegue otro (a ver si hay suerte y ese otro es JR Smith). Previsible se me queda muy corto. A veces incluso ni eso, como en la jugada del segundo partido, quedando dos minutos del tiempo reglamentario, donde Lebron recibe una falta no cobrada, pero que antes hace unos pasos clamorosos que los árbitros tampoco pitan.

El hecho de que los árbitros hayan ido dejando jugar facilita que se ensucie el partido, y por lo tanto los intereses de los Cavs.

Para el tercer partido espero una reacción táctica de Kerr, ya que el ataque de Cleveland no puede ser más unidimensional y básico. Varias cuestiones:

  • ¿Veremos una defensa en zona por parte de los Warriors? Sobre todo cuando no esté en cancha JR Smith, parece que lo están pidiendo a gritos.
  • ¿Por qué no juega David Lee?
  • ¿Seguirá igual el nivel del arbitraje cobrando faltas de contacto?

Por el bien del espectador, espero cambios.

Me hacen mucha gracia las comparaciones de Lebron con Jordan. Por supuesto que a nivel individual y estadístico se pueden hacer comparaciones. Pero ni Lebron es Jordan ni David Blatt es Phil Jackson, desgraciadamente para los de Cleveland.

No me gusta Lebron. El ‘te voy a ganar uno contra uno porque soy más grande y más fuerte’ no me gusta. Me gustan los jugadores con talento. Me gustan Larry Bird, Pistol Pete Maravich, Magic Johnson, Tim Duncan, Michael Jordan, Julius Erving. Y de jugadores de este tipo en esta final de la NBA (y en la liga en general) no andamos muy sobrados.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: