Inicio > de España a Croacia en moto, todas las entradas > POR QUÉ LOS PERROS ASOMAN LA CABEZA POR LA VENTANILLA

POR QUÉ LOS PERROS ASOMAN LA CABEZA POR LA VENTANILLA


Día 1 del viaje, trayecto Madrid-Barcelona. Estamos en un hotel, más bien residencia de estudiantes, en Barcelona y sin aire acondicionado. Creo que voy a dormir en la ducha. No volveré a cometer ese error, y menos en verano. Sudo por todos los poros de mi cuerpo.

Hemos salido a las 9.30 de casa, ha costado un poco hacer el equipaje, pero al final ha cabido todo y no se ha movido nada. Gracias a Roberto por sus consejos a la hora de hacer el equipaje. Este chico de Cantabria ha hecho un viaje muy parecido este mismo mes, con más kilómetros que nosotros, y alguna vez nos sentaremos a compartir batallitas de la carretera con varias cervezas entre medias. La moto ha ido muy muy redonda, casi parecía que estaba loca por salir a carretera. Menos al pasar La Muela, cerca de Zaragoza, que hacía mucho viento y se me ha meneado bastante la moto, el resto muy bien. Hemos parado dos veces en 625 km, y tres depósitos. Mar ha aguantado como una campeona. Aunque ciertas partes de su cuerpo han adquirido una nueva forma, como resultado de muchas horas de presión.

He disfrutado mucho, sobre todo de los olores en la carretera, a veces con mucha intensidad. Eucalipto, jara, pino…y también malos olores alguna vez, que no voy a describir. Dicen que los bikers somos los únicos que comprendemos por qué los perros sacan la cabeza por la ventanilla de los coches. Seguramente por lo mismo: disfrutar del aire en la cara y los olores del campo. Somos unos perros con suerte, asomamos la cabeza siempre que queremos. O casi.

Se nos ha hecho más corto de lo que pensábamos, la verdad. Sería por las ganas. Nos hemos comido un atasco terrible al entrar a Barcelona. Luego nos hemos ido a la playa a Castelldefells y nos hemos dado un bañito. Al volver a Barcelona, otro atasco. No me he llevado el cargador del GPS y se ha quedado sin batería en el mejor momento, cuando tocaba volver al hotel. Menos mal que venía conmigo la chica sabueso (Mar). Si es por mí, nos toca dormir en un parque (a lo mejor hace menos calor), o simular un ataque al corazón para que nos lleven al hospital Vall De Hebrón (está al lado). Mejor así, por si nos mandan a otro hospital, más que nada.

Mañana al ferry para Génova, otra vez operación equipaje para deshacerlo en el mismo día. Y pasado mañana, Italia!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: