Inicio > para leer sólo mis entradas sobre política, todas las entradas > LA REFORMA DEL CGPJ, MONTESQUIEU Y LA TARTA

LA REFORMA DEL CGPJ, MONTESQUIEU Y LA TARTA


El anuncio por parte del Gobierno del PP de la reforma del sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial ha desatado todo suerte de críticas por parte de los partidos de la izquierda parlamentaria y los nacionalistas. Julio Villarrubia, portavoz del PSOE de Justicia, ha hablado de “supone hurtar al Parlamento uno de los poderes del Estado”, y que supone ceder ante el “chantaje gremial o corporativo y no defender los intereses de los ciudadanos”. Emilio Olabarría, del PNV, dice que “no puede designarse al margen de la voluntad de la soberanía popular y de las instituciones donde ésta reside, como son las Cortes Generales”. Por otra parte, el PP alega que la reforma significaría volver al sistema reflejado en la Constitución, alterado en 1985 por el PSOE sin consenso alguno.

Sin entrar extensamente en el tema de la división de poderes entre legislativo, ejecutivo y judicial (que hizo exclamar a Alfonso Guerra cuando el PSOE en 1985 aprobó el sistema actual “Montesquieu ha muerto”), sí hay que decir que la existencia de un poder judicial independiente supone una garantía de control de los otros dos poderes. Poderes que al menos en nuestro país por vía de hecho son uno, el partido político, ya que en las Cortes el voto de los parlamentarios es conocido de antemano, por la férrea disciplina de voto de éstos. Estos mismos partidos son los que eligen a los jueces, el partido mayoritario elige al Gobierno, los parlamentarios (con alguna excepción ocasional) votan aquello que su partido les ordena, los partidos eligen asimismo a los miembros del Tribunal Constitucional. Además las Cortes, presuntas depositarias de la soberanía popular, están formadas por diputados elegidos en listas cerradas, que a su vez son elegidos por los partidos (con alguna excepción, como UPyD) sin primarias ni listas abiertas. Por no hablar del espectáculo bochornoso de “predecir” el resultado de sentencias judiciales dependiendo de la composición del tribunal, con esas etiquetas de “juez conservador” o “juez progresista”.

Pero la causa de la reforma esgrimida por el Gobierno, la despolitización de la Justicia, no parece ser la causa real. Me explico. No hubo un diseño pactado en la transición respecto del modelo de Justicia. En 1980 la entonces mayoría absoluta de UCD impuso un sistema a través del cual asegurar, no la “despolitización”, como ahora se afirma, sino directamente un CGPJ políticamente afín. Para ello se estableció un sistema estamental y mayoritario puro, que primaba a la cúpula judicial y excluía el pluralismo interno. Todo ello en sintonía con quienes en esos momentos formaban ese sector judicial mayoritario, núcleo de la actual Asociación Profesional de la Magistratura (APM). El PSOE en 1985, con mayoría absoluta también, decidió que los vocales fueran nombrados por las dos cámaras parlamentarias. En 2001, el llamado Pacto de Estado para la Reforma de la Justicia trató de recuperar este consenso que no existió, y las Cortes Generales aprobaron por unanimidad el actual sistema de presentación de candidatos por las asociaciones judiciales y por jueces no asociados respaldados por sus compañeros para una posterior designación parlamentaria de entre estos candidatos. Lo que ocurre es que luego este consenso entre PSOE y PP no se mantuvo en los nombramientos del CGPJ, cuya última renovación se bloqueó durante más de dos años, pensando el PP posiblemente en ganar las elecciones en 2008, y con ello obtener entonces un mayor peso en el órgano de gobierno de la justicia. Bloqueo que, con los mismos presupuestos y la misma finalidad, se ha reproducido luego para la renovación del Tribunal Constitucional. Por todo esto, creo que la finalidad última de la reforma es tener un mayor control del Consejo, incluso perdiendo el poder en un futuro, ya que parecen hacer el cálculo de que la mayoría de los miembros de la judicatura o de las asociaciones más representativas son afines al PP.

Unión Progreso y Democracia lleva en su programa electoral una reforma más profunda que permite intervenir en la composición del CGPJ a otras ramas del ámbito judicial: secretarios judiciales, fiscales y abogados, que elegirían a algunos de los miembros del órgano (tres, tres y dos respectivamente). Cuatro vocales serían elegidos por los propios jueces, y el Congreso y el Senado mantendrían su prerrogativa constitucional de nombrar a otros cuatro miembros cada uno. De este modo, se evitarían los inconvenientes de los sistemas anteriores (politización, subordinación a intereses corporativos), seguiría interviniendo en su nombramiento el Parlamento (pero ya no exclusivamente), y se limitaría el peligro de que las asociaciones de jueces se convirtieran en un trasunto de partidos políticos, al haber más colectivos implicados en la elección de los vocales. Con esto se lograría una mayor participación, un mayor pluralismo y una mejor representatividad de los candidatos.

En mi opinión, aunque las razones de fondo no parecen ser las esgrimidas en realidad, la reforma es un paso positivo, aunque insuficiente. Es necesario y urgente despolitizar otros órganos, como el Tribunal Constitucional y el Fiscal General del Estado. Hay que ir más allá de intentar repartirse la tarta de la forma más favorable posible para los intereses del partido de turno.

Anuncios
  1. Asturianín
    20 noviembre, 2013 en 19:56

    Buenas noches, D. Joséjazz. Copio sus palabras:

    Hay que ir más allá de intentar repartirse la tarta de la forma más favorable posible para los intereses del partido de turno.

    Misión imposible. Y no me refiero a la película.

    Gracias por su entrada.

  2. 24 noviembre, 2013 en 22:33

    Ya estamos viendo que por desgracia es así, caballero. Muchas gracias por su comentario.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: