Inicio > para leer sólo mis entradas personales, todas las entradas > POR QUÉ DESERTÉ DE LA ENSEÑANZA

POR QUÉ DESERTÉ DE LA ENSEÑANZA


Por circunstancias de la vida, antes de terminar la carrera empecé a trabajar dando clase de baloncesto en un colegio religioso en el centro de Madrid, sólo dos horas al día por las mañanas. La profesora de filosofía se enteró que era licenciado en Derecho y estaba haciendo la tesis en filosofía del Derecho y me propuso dar algunas clases en bachillerato. Poco a poco fui cogiendo más horas en otras materias complementarias, predeporte, música, taller de matemáticas, informática, y le fui cogiendo el gusto a la enseñanza.

En Cruz Roja estuve dando talleres de educación para la paz en muchos colegios en la Comunidad de Madrid. Fui elegido en el colegio donde trabajaba para ser jefe de estudios de extraescolares. En total estuve 10 años dando clase, casi sin darme cuenta. De modo que, como vi que me gustaba y se me daba bien, me preparé oposiciones adecuadas a mi titulación, profesor de Formación y Orientación laboral para FP, y me presenté y aprobé los 3 exámenes. Es decir, en teoría había aprobado la oposición. Luego me dí cuenta que en realidad tenía el puesto 43 y había 13 plazas, así que me dijeron que mi futuro era ser “interino”, esperar a que me llamaran y a lo mejor con suerte trabajar 2 meses, o 3 o 6, o ninguno. Comprobé que había gente que llevaba en esa situación años, y, junto con otras circunstancias personales, llegué a la conclusión de que era mejor cambiar de aires profesionalmente hablando.

En el colegio estaba acostumbrado a la precariedad de los contratos temporales de septiembre a junio, y ahorrar durante ese tiempo para vivir en verano, como hacía Groucho Marx cuando trabajaba en variedades. Pero esa incertidumbre laboral, que podía prolongarse muchos años, me parecía demasiado. Creo sinceramente que habría que revisar el sistema en su conjunto para paliar esa precariedad laboral fomentada desde el Estado.

El recorte de interinos que se ha producido este año en Madrid es realmente lamentable, cuando se han gastado millones de euros en publicidad institucional o en Telemadrid (también propaganda institucional, por cierto). Pero yo me pregunto varias cosas que no me parecen casuales. Por qué, cuando en Andalucía se hizo tanto de lo mismo los que ahora se indignan no protestaron. Por qué cuando cada año en los informes de la CE sobre la educación somos el único país que baja en el ranking, nuestros universitarios hacen tesis doctorales con faltas de ortografía, nuestros adolescentes por norma general son incapaces de entender un artículo de un periódico, nadie se manifiesta por esto. Porque PP y PSOE han tenido tiempo de sobra de arreglar esto y no lo han hecho. Y nadie ha protestado. Estoy bastante harto de que se intenten manipular reclamaciones que pueden ser justas por sindicatos y partidos políticos con interés partidista y en el momento oportuno (para sus propios intereses).

Y otra cosa que me saca de quicio es que nadie se ha manifestado contra el descenso de la calidad de la enseñanza, exceptuando algunas personas aisladas. Calidad en cuanto a los resultados académicos, pero también a la falta de disciplina en el aula o de autoridad del profesor. Creo que Adrián Begoña lo explica muy bien en esta entrada de su blog.

Resumiendo, claro que me parece mal la política del PP en la Comunidad de Madrid respecto de la educación, el recorte de interinos, las subvenciones para la escuela privada, mientras se gasta mucho dinero en cosas innecesarias. Pero es una pequeña parte de un problema mucho mayor, empezando por una educación igual para toda España y no 17 diferentes, que se conseguirá devolviendo la competencia de educación al Estado central; acabar con la falta de disciplina, exigencia y resultados; premiar más a los mejores, tanto alumnos como profesores; y adaptar la educación al mercado laboral. Y ni el PP ni el PSOE van a arreglar nada de esto, ya hemos tenido tiempo de sobra de ver lo que harían, empezando por los dos candidatos a la presidencia del Gobierno, Rubalcaba y Rajoy, que fueron ambos ministros de educación en el pasado, y ya demostraron de lo que no fueron capaces. Rubalcaba en concreto, para ser justos, fue el arquitecto de la LOGSE gracias a la cual, parafraseando al gran pensador marxista don Groucho Marx, partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: