21 DE ABRIL


Hoy es 21 de abril. Un punto en el camino de nuestras vidas donde tu estrella y la mía se cruzaron. Un punto donde decidimos cogernos de la mano y empezar a caminar juntos, iniciar un viaje hacia lo desconocido. Cada uno con pegatinas diferentes en nuestras maletas, carreteras distintas a nuestras espaldas, muchos kilómetros recorridos desde que dimos nuestros primeros pasos. Cicatrices diferentes, errores, alegrías, decepciones, viajes, sorpresas. Amor derrochado por los bordes. Historias, dolores, amores, llantos, carcajadas. Casi media vida por detrás. Dos medias vidas, que desde este cruce de caminos es una sola. Un equipaje, una moto, un historia compartida. Porque ahí decidimos compartirlo todo, los miedos, las ilusiones, las alegrías y las decepciones. Porque una pequeña historia fue creciendo y creciendo, y un amor bebé se fue haciendo niño primero y luego adolescente, y ahora está decidido a ser adulto plenamente. Y del encuentro de dos historias pueden surgir otras más, como ríos que fluyen hacia el mar, sangre de amor correspondido que se une y se desborda. Una ilusión, un pequeño regalo, un viaje hacia el destino.


El amor. Un día es un gigante, otros es pequeñito, otros días parece que se queda dormido, y de repente se yergue alto como un castillo; o te susurra al oído una bonita melodía. O se ríe, con esa risa cantarina que resuena en mis oídos.


El respeto. Está ahí siempre, como un guardián, atento, para que la amistad nunca se vaya, que siempre esté ahí, entre los dos. Porque antes que nada somos muy buenos amigos. Está sentado con la confianza a su lado, balanceando las piernas sobre la valla.


El cariño. Un niño juguetón que reparte abrazos y besos, hasta persigue a las mariposas que vuelan, pero no se dejan abrazar. Es como el calor que da por la noche a los pies fríos, las caricias en el pelo, las miradas a los ojos que abrazan y besan, sin usar las manos ni los labios…


La pasión. Es una loca que de repente sale y se desboca, cuando menos te lo esperas, y te empuja, te mueve, sale la sangre a borbotones por todos los poros de tu cuerpo, te tiñes de rojo a toda velocidad.


Y hoy sé que eres mi compañera de reparto, que la película apenas ha comenzado, y que pueden cambiar los decorados, el elenco de actores secundarios, incluso el guión. Pero yo te he elegido a ti entre todas las demás, para cantarte mil canciones, y otras cosas que te dije ya cuando decidimos celebrarlo. Celebrar que un 21 de abril nuestras estrellas se cruzaron para no volver a separarse nunca. Hasta el fin de la eternidad. Y hoy solo es 21 de abril.


Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: