MIS DOCUMENTALES DE JAZZ FAVORITOS

Siguiendo con la entrada que escribí en 2013 titulada Mis películas de jazz favoritas, he pensado hablar de mis documentales favoritos sobre el jazz.

Aquí el enfoque varía un poco en mi opinión: excluí los documentales deliberadamente, porque en el fondo una película contiene un elemento de ficción, incluso tratándose de un biopic. Un documental trata de reflejar de una forma objetiva un tema concreto, en principio. Pero incluso el documental acaba teniendo un reflejo subjetivo del enfoque del realizador sobre el tema de que se trate. En definitiva, mi valoración es la combinación de varios factores: captura de la esencia del jazz; contexto histórico; reflejo del estilo o el músico en concreto del que trate; agilidad y mantenimiento del interés del espectador.

Como en la anterior ocasión, esta es mi lista, no pretendo sentar cátedra ni mucho menos. Son mis cinco documentales favoritos sobre el jazz.

SWING GUITAR: THE GENIUS OF DJANGO REINHARDT (2006): a través de cinco partes, vamos navegando por la vida de uno de los mejores guitarristas de la historia del jazz, Django Reinhardt. Desde su infancia, pasando por su adolescencia, el incendio que casi acaba con su vida (y con su carrera musical, al menos), sus inicios, su éxito y su muerte prematura con 43 años. Trufado con muchas y divertidas anécdotas, es un fiel reflejo de la apasionante vida de uno de los más inmortales creadores. Imprescindible para fans del jazz manouche.

1959, THE YEAR THAT CHANGED JAZZ (2009): en este extraordinario documental de la BBC, analizamos los cuatro discos aparecidos en 1959 que marcaron el futuro del jazz: Kind of Blue, de Miles Davis; Ah Um, de Charles Mingus; Time Out, de Dave Brubeck (que contiene el single más vendido en la historia del jazz, Take Five); y The Shape of Jazz to Come, de Ornette Coleman. En todos ellos se percibe el intento de llevar el bebop más allá de sus límites, hacia nuevas formas musicales, y expandir la libertad armónica y técnica a terrenos nunca hollados. Al mismo tiempo, EEUU se encuentra en su propia encrucijada, con una revolución social, sexual y racial a la vuelta de la esquina, una vez superada la posguerra. El documental entreteje ambos aspectos, como por ejemplo cuando explica lo que supuso que el cuarteto de Dave Brubeck contratara a su primer músico negro, Eugene Wright, y cómo “oscurecían” el escenario cuando él tenía que tocar en el Sur, para que no lo vieran.

THELONIOUS MONK, STRAIGHT, NO CHASER (1988): Clint Eastwood produjo uno de los mejores documentales sobre el jazz, dirigido por Charlotte Zwerin, y centrado en el genio Thelonious Monk. A lo largo de 90 minutos podemos conocer el intrincado mundo de un auténtico genio de la música, uno de los primeros músicos de la historia que se aproximó a su instrumento como si nadie lo hubiera tocado antes, con la inocencia y la ingenuidad de un niño que por primera vez ve un piano, aproximándose al instrumento como un pintor surrealista dibujando sonidos. Casi se puede mascar el ambiente de la auténtica creación jazzística. Un maverick irrepetible.

CHARLES MINGUS TRIUMPH OF THE UNDERDOG (1998): dirigida por Don McGlynn y producida por Sue Mingus y el propio McGlynn, sería el equivalente en la pantalla grande a su tortuosa autobiografía Beneath the underdog. Si Monk fue un maverick, Mingus fue un misfit, un inadaptado. A través del film recorremos los recovecos de su complicada personalidad, y podemos disfrutar de pasajes realmente intensos, como sus duetos con Eric Dolphy. Recoge los testimonios de sus dos mujeres y de su hijo Dorian. A destacar el Epitaph Concert, que merece por sí solo ver el documental.

THE CHARLIE PARKER STORY (2008): otro documental de la BBC en el que Hugh Quarshie narra la historia del creador del jazz moderno. Estamos ante el contrapunto de la película de Clint Eastwood: vemos sucederse todas las historias de la vida y la música de Bird una detrás de otra, salpicadas con los grandes temas que le han hecho inmortal, en el contexto de la América de la inmediata posguerra. Incluso le podemos escuchar reír (minuto 39.41). Partiendo de la música en sí misma, llegamos al individuo, sus contradicciones, sus miedos. Mientras que en la película de Eastwood llegamos a Bird desde dentro del propio Bird, aquí somos espectadores pasivos ante los que transcurre su arte y su magia. Imprescindible para cualquier amante del arte con mayúsculas.

Estos son los cinco de los que he visto que más me han gustado, o que creo que reflejan mejor el tema del que tratan. Pero como siempre estoy abierto a vuestras sugerencias, aportaciones y críticas. Espero que os haya gustado.

UNA RUTA EN MOTO POR EL CABO DE GATA

Pues el caso es que necesitaba unos días de descanso. Y en vista de que el pronóstico iba a ser bueno, pues va siendo hora de desatascar los tubos de escape de la moto. Bueno, pues después de devanarnos la sesera con dónde íbamos a ir, mi naranja entera y yo decidimos hacer mototurismo unos días por el cabo de Gata, en Almería.  Yo nunca había estado, pero ella sí, y la moto tampoco.

Pues resulta que puedo decir que he hecho algunas de las mejores rutas en moto en mucho tiempo. Carreteras de montaña con muchas curvas pegadas al mar, con calas para tomar un baño por el camino y paisajes espectaculares. Hay de todo, desde playas de piedras, arena, calas, pequeñas, grandes y medianas. Eso sí, para ser puente en Madrid bastante menos gente en playas y restaurantes que por ejemplo en Levante, con lo cual mucho mejor. Ninguna sensación de agobio ni de tener que esperar para nada.

Salimos de Madrid a las nueve y media de la mañana, y llegamos a Vera sobre las dos y media, yendo a velocidades legales y haciendo dos paradas. Nos alojamos en unos apartamentos muy baratos y bastante majos. Desde allí como base de operaciones fuimos explorando los alrededores.

La carretera que va por la costa hasta Agua Amarga merece la pena, pasando por Garrucha, Mojácar y Carboneras. La carretera va constantemente paralela al mar, con tramos de montaña y curvas. El único inconveniente es que vas atravesando todos los pueblos por su paseo marítimo, hay badenes y un solo carril, por lo que te va a tocar ir despacio. Pero como no tenemos prisa, pues a disfrutar del paisaje.

Playa de Mojácar

Playa de Mojácar

Garrucha es un pueblo apodado la pequeña San Sebastián que vivió momentos de apogeo a principios del siglo pasado, como lugar de residencia de los propietarios de negocios. Hoy es un pueblo con encanto, donde merece da un paseo por la noche y tomar algo en alguno de los locales situados en el puerto.

Mojácar es un pueblo precioso con cuestas muy empinadas que bien merece una visita. Llegando a Carboneras se ve un hotel enorme que se quedó en construcción pegado a la montaña. En el camino, está el mirador de Granatilla, donde podemos ver el mar desde la montaña. Un trayecto que parece diseñado para la moto, con muchas curvas pegado al mar, y que termina en un descenso prolongado hasta llegar a Carboneras.

Carboneras tiene una playa muy chula, resguardada en un pequeño golfo, que nos gustó mucho (sobre todo a mí), y que en un día ventoso como en el que viajamos venía muy bien para poder bañarse sin sobresaltos. Desde ahí podemos ver la isla de san Andrés. Frente a la playa hay tres restaurantes consecutivos, con buenos precios y calidad. Allí nos bañamos, comimos y nos volvimos a bañar. Seguimos ruta luego hacia Agua Amarga. Si te desvías antes de llegar, y ya habiendo entrado en el Parque Natural de Cabo de Gata, puedes llegar hasta la punta de la media naranja y el Faro Roldán.

Camino de Carboneras

Camino de Carboneras

Agua Amarga nos encantó, un pueblito encerrado entre las montañas, como si saliera del propio mar que lo rodea. Todo casas blancas y bajas pegadas a la playa.

Al día siguiente, fuimos a Níjar. Es un pueblo que asciende hacia la torre que lo corona, se puede hacer andando y desde allí observar las vistas. Se puede ver también el museo del agua, situado en la plaza. Desde allí, nos adentramos en el propio parque natural yendo a San José. Aunque ha cambiado mucho en los últimos diez años, sigue siendo en mi opinión un pueblo encantador. Ahí pudimos comer en un restaurante cercano a la playa y dirigido por italianos de diversas procedencias (el cocinero es siciliano), y comimos estupendamente y muy bien de precio.

De allí nos dirigimos a la playa de Los Genoveses. Hay que salir de la carretera por un camino de tierra y pagar cinco euros por llegar hasta la playa y aparcar. El camino es practicable para ir despacio, no hace falta tener una moto de trail, la nuestra es una Harley Davidson Road King y no tuve problemas. La playa es muy bonita y no había demasiada gente, el agua cristalina, incluso pudimos hacer snorkel y ver algunos peces. Cerca está la cala de El Mónsul, que también es otra opción.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Playa de los Genoveses

Al salir de la playa, la moto empezó a salirse de punto y acelerarse. Probablemente se había llenado de polvo el filtro del aire, ya que en cuanto rodamos un poco y estuve un rato parado, desapareció el problema. Yendo hacia Los Escullos, dada la situación, no me quise arriesgar, pero cerca del camping hay un sitio muy particular que no intentamos buscar, el bar de Jo.

Jo es un motero francés que hace años decidió establecerse aquí. Es un sitio para amantes del rock, con una decoración un poco peculiar. No es fácil de encontrar, y más de uno se ha vuelto loco por unos caminos de tierra que parecen sacados de una película de Tarantino… Pero dicen que merece la pena acercarse: hay que conducir en dirección a Los Escullos, y cuando se llega al camping de la entrada del pueblo se gira a la derecha por un sendero. A unos cien metros está el cartel que señala la entrada, y suele haber una bandera pirata, que de día puede servir de señal para encontrarlo. Se supone que abre a partir de la segunda quincena de junio. Nosotros no tuvimos ocasión de comprobarlo, ya que cuando estuvimos en Los Escullos la moto se salió de punto, y estaba más preocupado de si se arreglaba que de buscar el bar.

Muy cerca están Las Negras, que ya solo vimos de pasada. Dejamos para otra ocasión el faro del cabo de Gata, que dicen que puede ser todo un reto llegar con una moto como la nuestra, por lo estrecha que es la carretera.

A la vuelta decidimos ir por la carretera de la costa hasta Águilas, en Murcia. Una carretera espectacular, con curvas y montaña pegada al mar, y si estás atento, puedes parar en huecos a los lados de la carretera y bajar a bañarte en las calas que hay por el camino (como la cala Cristal o la cala Mal Paso).

En suma, aunque ha aumentado la construcción en lo que hace diez o quince años era una zona prácticamente salvaje y llena de hipppies (alguno queda en la actualidad), el cabo de Gata sigue siendo una zona mucho más recomendable que otras, como la costa del Sol, Levante o el cada vez más chic Cádiz, en mi opinión. Sigues pudiendo bañarte casi sin compañía y acceder a lugares aislados. Y para la moto es una gozada.

HOMBRES JUGANDO CONTRA NIÑOS. FINALES DE LA NBA 2013-14

Recuerdo la primera vez que vi a Popovich. Fue en la temporada 1998-99. Parecía salido de una peli de la Guerra Fría. Entonces seguía las retransmisiones del gran Andrés Montes, y éste le tenía un poco de manía: cada vez que su cara llena de marcas aparecía en la pantalla, empezaba con la cantinela de “teléfono rojo, volamos hacia Moscú”. Pero aunque sirvió en las Fuerzas Aéreas estadounidenses durante cinco años, y se graduó en Estudios Soviéticos, no llegó a entrar en la CIA en realidad. No era muy partidario Andrés Montes de Popovich, y como nos caía bien y nos reíamos mucho con sus retransmisiones, el hecho de que le llamara amarrategui y ultra defensivo hizo que en su momento no apreciáramos bien lo que estábamos viendo. Y llegó Phil Jackson para poner la guinda del rechazo con su teoría del “anillo del asterisco”, cuando San Antonio ganó su primer título de la NBA en la temporada del lockout.

Entonces nos gustaban los Lakers de Shaq y Kobe, y el gurú Phil Jackson, con un juego mucho más vistoso y espectacular. Los Lakers, ya con Jackson de vuelta tras su año sabático, ganaron tres anillos consecutivos. Pero después, San Antonio ganó tres más en los cinco años siguientes, y sin asterisco.

La verdad es que, mirando atrás, San Antonio con Popovich ha sido como la chica que la primera vez que la ves no solamente te parece poco agraciada, sino que además no te cae bien, incluso te parece antipática. Luego la vas conociendo mejor y te va cayendo mejor, hasta que intimas con ella,  pasáis más tiempo juntos, y ya no es que te deje de caer mal, sino que te acabas enamorando. Como me he acabado enamorando de los Spurs en estas finales de la NBA de la temporada 2013-14.

Llevo viendo finales de la NBA desde la temporada 1982-83, y confieso que esta es la vez que más he disfrutado como espectador-entrenador. No recuerdo en mi vida una exhibición de juego colectivo tal en la NBA, salvo momentos puntuales de los Sacramento Kings de la década del 2000 (con Jayson Williams, Divac, Chris Webber, etc). Momentos puntuales también de los Celtics de los 80, y poco más. En una NBA cada vez más condenada al 1×1, al aclarado, como mucho al 2×2, ver los cuatro jugadores sin balón ejecutando movimientos como un ballet, y buscando el jugador con balón siempre el pase extra para ganar ventaja, ha sido tremendo.

En mi opinión la quintaesencia de los deportes de equipo como el baloncesto es el hecho de que un equipo es (debe ser) muchísimo más que la suma de sus individualidades. Todo se resume en la frase que una y otra vez repetía el maestro Pop en los tiempos muertos de los Spurs: “We gotta do this together” (debemos hacer esto juntos). Si en vez de cinco contra cinco se hubiera jugado uno contra uno, muy posiblemente sería otro el campeón. Una defensa de equipo extraordinaria, por momentos rayando la perfección, junto con un acierto en ataque motivado por un excelente movimiento de balón, se han combinado para hacer de San Antonio una máquina imparable. Un conjunto de nueve-diez jugadores donde todos suman, donde cada pieza es sustituible, y donde todos se pueden adaptar a las vicisitudes de cada encuentro. Kawhi Leonard ha sido el MVP, pero el verdadero jugador más valioso ha sido el EQUIPO.

Estoy contento como aficionado, porque creo que todo esto es muy bueno para el baloncesto. El hecho de que el campeón sea el que demuestra que lo importante es el equipo, los fundamentos individuales y colectivos, la defensa, el buen movimiento de balón, las buenas decisiones…Estaba cansado ya de “me la juego yo y todo el mundo a la lavandería”. Y que no hace falta ser ni el más alto, ni el más fuerte, ni el más musculoso, ni el que más mates hace…Se puede ser como Boris Diaw, gordito y un jugador extraordinario, que ha dado un master de fundamentos de juego en estas series finales. Tanto él como Duncan parecen escapados de un vídeo de baloncesto de los años 80. Pero me han parecido hombres jugando contra niños.

Dos cosas más: es importante que los niños y las niñas vean que es importante saber mover los pies, saber pasar y cuándo hacer cada cosa; saber tirar; botar para ir a alguna parte y no haciendo prospecciones petrolíferas en el parquet. Y dos, que los americanos abran más la mente y vean que, por ejemplo, el máximo anotador del último mundial puede ser un jugador muy importante en la NBA saliendo del banquillo (aunque sea australiano); y que fuera de EEUU se han cuidado mucho más los fundamentos, quizá porque los niños de 15 años no son estrellas sino jugadores en desarrollo, que tienen todavía mucho por aprender.Popovich

Guardaré estos cinco partidos como si fueran cinco tarros de esencia del mejor perfume baloncestístico, como tengo guardados otros pocos más.

Quien me iba a decir a mí que me iba a enamorar a mi edad de un tipo malencarado y gruñón, al que nunca he visto sonreír, y que parece sacado de una novela de John Le Carré.

Enhorabuena, Spurs. Enhorabuena, Sr. Popovich. Yo estaba equivocado. Y Andrés Montes, donde esté, estará de acuerdo conmigo.

ESPERARSE AL PRíNCIPE. MONARQUÍA O REPÚBLICA.

14 junio, 2014 2 comentarios

Hace ya muchos años, cuando yo estudiaba Derecho en la Autónoma de Madrid, había una frase que hizo furor, que era “esperarse al príncipe”. Cuando la gente estaba ya en cuarta o quinta convocatoria de alguna asignatura, les preguntabas cuando pensaban presentarse otra vez al examen, y te contestaban normalmente: “voy a esperarme al príncipe”. Eso significaba dejar pasar las convocatorias hasta hacer el mismo examen que le tocaba hacer a Felipe de Borbón, que estudiaba Derecho en mi misma facultad, pero en turno de mañana, porque se suponía que su examen iba a ser mucho más fácil que el nuestro. Honestamente, nunca supe la verdad. No sé si eso era una leyenda urbana, como otras muchas que recorrían la Universidad: decían también que las fiestas de los barracones fueron canceladas porque una vez pegaron una paliza a un profesor, y que en esas fiestas corría la droga y el alcohol en grandes dosis, por no hablar del sexo. Hay parte verdad y parte falsedad.

Solamente le vi una vez, con dos guardaespaldas prudentemente apostados detrás, saliendo de clase y andando por un pasillo. Y la verdad es que no me dio ninguna envidia. Pensé en ese momento: pobre muchacho, teniendo que seguir unos pasos marcados por otros, sin poder elegir.

Diez años después me volvieron a hablar de él, un amigo gay al que de vez en cuando tenía que encubrir (porque sus padres y su familia no lo sabían) me comentó que él lo tenía jodido (porque además le gustaban hombres mayores que él), pero que el que lo tenía verdaderamente mal era el príncipe, que por las circunstancias que le rodeaban no podía admitir abiertamente su homosexualidad, y estaba condenado de por vida a una existencia falsa. Lo cierto es que pondría la mano en el fuego por mi amigo, nunca lo comentó de forma abierta ante más gente, sólo un día que estábamos los dos solos, y me dijo que no era algo que le hubiera contado nadie, sino que le había visto él mismo en fiestas reservadas con gente importante. Mi amigo era alguien bien relacionado y conocía gente importante, y siendo como era una persona discreta no dudé ni por un momento de que lo que me contara fuera cierto. Nunca se lo he contado a nadie. Ahora creo que da igual que lo escriba aquí.

Y todo esto me ha venido a la cabeza viendo en la tele el anuncio de su coronación. Y teniendo en cuenta la campaña a favor de la República y de un referéndum.

Creo sinceramente en primer lugar que de todas las personas que podrían ser candidatos a Jefe del Estado, sea en una monarquía o en una república, pocas personas más cualificadas que Felipe de Borbón. Es una persona que ha vivido, trabajado, estudiado para ese puesto desde que nació. Es algo que objetivamente es muy cierto. Pensemos en cualquier otro candidato (Aznar, González, Zapatero…). Alguien que ha sacrificado su propia vida por llegar, en algún momento indeterminado de su vida, a ser el Jefe del Estado de España, teniendo que estudiar, hacer una carrera militar, aprender idiomas, viajar, trabajar duramente para ello.

Por otro lado, la forma de Estado es algo ciertamente irrelevante en mi opinión. Como hemos dicho desde UPyD, hay monarquías ejemplares y repúblicas aborrecibles y viceversa. Noruega, Bélgica, Suecia, Gran Bretaña, Holanda, son monarquías ciertamente envidiables. Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Guinea Ecuatorial, China, son repúblicas donde no me gustaría vivir. Alemania, EEUU, Francia, Italia, son repúblicas donde podría vivir sin problemas. Y Arabia Saudí, Swazilandia, Omán o Brunei son monarquías donde no me gustaría ir ni como turista. Lo importante, más que la forma de Estado, es el régimen de derechos que se halle vigente en el país del que se trate, y lo diligente que sea el Gobierno en la resolución de los problemas de los ciudadanos. Lo demás es literatura, entretiene pero no sirve para nada.

Vivimos en el Estado Guay: lo que mola es hacernos una camiseta de la selección española con la bandera morada, que mola; y manifestarnos por la República, sin pararnos a analizar las consecuencias, ni en valorar lo que tenemos. Somos un estado adolescente. La gente que habla en un lenguaje belicista es la que no ha estado en ninguna guerra de verdad. Por no hablar de votar no en la sesión parlamentaria en la que se trata de aprobar o no la abdicación del Rey…y hay “republicanos” que votan no y se declaran los últimos juancarlistas…qué país…

Entonces ¿cuál es el problema? Conozco gente cercana a esa línea de pensamiento. Cuando éramos jóvenes, estaban de moda frases como “Borbones a los tiburones” o “la infanta no me la levanta”. Éramos guays, de izquierdas y anti monárquicos. El pecado original del Rey es haber sido sancionado por Franco. Y con la iglesia hemos topado. Realmente la gente que pide el referéndum sobre la forma de Estado lo que está diciendo es: la transición fue una bajada de pantalones ante los franquistas, las élites (por no decir la casta, palabra de moda) del franquismo y de la oposición antifranquista (entre ellos el Partido Comunista de entonces, con Santiago Carrillo o Marcelino Camacho, que sí que conocieron en primera persona lo que fue una guerra, de los que ahora reniegan la izquierda guay) llegaron a un acuerdo para mantener el statu quo y pactar una falsa democracia, manteniendo instituciones franquistas, como la monarquía. Y ahora, transcurridos 35 años, ya ha llegado el momento de ganar la guerra civil 75 años después.

En el fondo, la República es un Xanadú, una tierra prometida en la que manan la leche y la miel, como lo es la independencia para los nacionalistas vascos y catalanes. Como si al día siguiente de proclamarse la república el paro bajase al 5% y las listas de espera en la sanidad se esfumaran, y uno se pudiera operar al día siguiente. Nadie de los partidarios de la república explica qué tipo de república sería, si presidencialista o parlamentaria, cuál sería exactamente el papel del presidente en relación con el presidente del Gobierno o con el Parlamento. Porque no hace falta. Porque es un señuelo, un santón, un icono laico. Como la foto del Papa que lleva mi madre. No importa lo que es, sino el símbolo, no es algo racional, sino sentimental, como una medalla del niño Jesús. Y nadie de esos pro referendum se pregunta por ejemplo por la efectividad de la separación de poderes o la vergüenza que supone la intromisión de los partidos políticos en la Justicia, y a algunos de ellos les llega el fango hasta más arriba de los sobacos.

En la dicotomía entre griego y romano, soy muy romano. Soy pragmático por naturaleza. O como decimos por aquí, a mi edad, tonterías las justas. Creo que los políticos existen para solucionar los problemas que hay, no para crear otros nuevos y no arreglar ninguno. No me importa que el abrelatas que tengo en casa lo comprara mi padre, con el que me llevaba a tiros y estuvimos sin hablarnos años. Me importa que abra las latas bien. Y me parece que este rey es el mejor abrelatas que tenemos en casa de largo. Así que no voy a preguntarme quién lo compró, sino cuánto me cuesta mantenerlo y si va a hacer bien su trabajo.

En resumen, antes que preocuparme por el color de los azulejos me inquieta que haya una tubería rota y que el agua me esté llegando ya por la cintura. Pero hay gente a la que el agua le llega por la boca y siguen hablando de que los azulejos los puso Franco. Cuando el agua les deja hablar, que a veces no se les entiende.

ANALIZANDO EL FENÓMENO PODEMOS (SEGUNDA PARTE)

Continuando con el artículo anterior, vamos a seguir intentando sacar algunas conclusiones del fenómeno Podemos.

Junto con los dos factores que destacaba en el anterior post, frustración e irresponsabilidad sobre los propios actos y el discurso simple y directo, hay otros factores que creo que han posibilitado el éxito de Podemos.

Uno de ellos ha sido la televisión. Aunque no ha sido solo eso, sí que ha sido muy importante el hecho de que el portavoz de Podemos, Pablo Iglesias Turrión, haya estado participando como contertulio y/o invitado en varias cadenas de TV (La Sexta, Intereconomía, 13 TV, Cope). La prueba de su importancia es la medición del voto CERA, es decir, de aquellos españoles residentes en el extranjero, donde  no se pueden ver esas cadenas de TV, si no es por internet.

Si observamos la diferencia de votos entre IU y Podemos en el escrutinio general y el escrutinio de voto CERA, veremos que en los lugares donde se ha podido ver la TV, Podemos obtiene resultados muy superiores. Sin embargo, en el voto CERA IU obtiene muchos más votos. Por ejemplo, en Madrid Podemos obtuvo en el escrutinio general 252.529 votos, e IU 234.667; en el voto CERA en la misma provincia, IU se impuso por casi el doble de votos, 650 contra 362.

IU gana a Podemos en el voto CERA en todas las provincias, en algunas incluso con diferencias del doble o más (Murcia, 54 a 15; Sevilla, 72 a 43; Albacete 15 a 7; Castellón, 26 a 6). Especialmente revelador es el caso de Asturias, feudo tradicional de IU, donde en el voto CERA IU gana 166 a 56, y sin embargo en el escrutinio general Podemos supera a IU (51.778 votos contra 48.985).

La conclusión es que la presencia televisiva del líder de Podemos ha sido un factor clave en la consecución de 1.245.000 votos en cuatro meses. Pero este hecho hay que ponerlo en contexto con otro, que es la previa existencia de lo que yo llamo el cóctel ideológico izquierda + desafección + cabreo ciudadano.

Me explico. Por un lado, está el sesgo hacia la izquierda de una gran parte de la población, en mayor o menor grado, y lo que comentaba en el otro post de la receta “los mercados-los bancos-los ricos-los políticos”. Mientras tradicionalmente ese pensamiento confluía en votantes de IU, desde el inicio de la crisis el incremento de la desafección hacia la política ha ido generando un caldo de cultivo de rechazo a todo lo que suene a política tradicional. Esto, junto con el fenómeno del 15m, ha creado un nicho de potenciales votantes, depositarios del “no nos representan” y “todos son iguales”, que en efecto no se entendían representados por ninguna de las fuerzas parlamentarias. Estaban esperando que surgiera un partido que, por un lado, tuviera la izquierda en su ADN, como el propio Pablo Iglesias reconoce tener; y por otro, diferente a todos los anteriores, como es Podemos, formado por personas que no se habían dedicado antes a la política (con lo que carecen del pecado original); son jóvenes en su mayoría (menores de 40 e incluso de 30 años), con lo cual cumplen con el tópico tan de moda de “dejar paso a gente nueva” o la “renovación”; y con una estructura teóricamente asamblearia, formado por un esquema reticular, no piramidal, con el Círculo como nivel básico de organización, y con una amplia autonomía de acción política dentro de su ámbito. Como decía mi abuela, se ha juntado el hambre con las ganas de comer.

Por eso, aunque IU ha mejorado sus resultados, gran parte de sus potenciales votantes se han decantado por Podemos. Han conseguido que mucha gente perciba a IU como parte de “la casta”. Quien nos iba a decir que IU iba a sonar “viejo”. Cayo Lara o Willy Meyer al lado de Monedero o Pablo Iglesias parecen Winston Churchill (es un decir). Por supuesto que una extraordinaria política de comunicación por parte de Podemos ha ayudado a resaltar esto entre los votantes. Y añadamos el cabreo ciudadano con los políticos como disparador del voto.

El último factor que quiero analizar aquí es la falta de análisis crítico. Se puede coincidir en la identificación de los males (corrupción, nepotismo, falta de transparencia, aumento de la desigualdad social, ausencia de medidas contra la crisis, etc). Pero el votante sensato, además de identificar los problemas, comprueba las soluciones que proponen aquellos a quienes tiene intención de votar. O dicho de otra forma, se lee el programa electoral y lo entiende, antes de decir que está de acuerdo con su voto.

Para ilustrar esto, a continuación reproduzco una serie de comentarios de personas que reconocen haber votado a Podemos o simpatizan con este partido sacados de foros y redes sociales de internet. Los transcribo literalmente, mis disculpas por las faltas de ortografía:

Ya es hora de poner gente diferente al mando de este país. a que hay que tenerle miedo? si los que están ahora no les importamos, nos desprecian y nos miran por encima del hombro. Vivimos en una dictadura impuesta por una falsa democracia.

El triunfo de podemos es el triunfo de la gente ilusionada que desde los círculos hemos trabajado en una campaña sin medios y hemos intentado transmitir esa ilusión a los allegados. El trabajo ha dado su fruto.

Para todos los que me preguntan si nos hemos leído el programa de Podemos, sí que nos lo hemos leído, y además es un programa hecho por EL PUEBLO.

A pesar de pequeñas “alegrías” como la de PODEMOS, no hay que olvidar que en la “cosa” la ultraderecha ha ganado las elecciones…

La clave del exito esta en dar la cara. En la papeleta de Podemos aparecia la cara de Pablo Iglesias. Pero en las papeletas del resto de partidos, no aparecia la cara de Cañete, Valenciano y cia… se les habra caido de la vergüenza que son y representan.

hola a todos quiero quiero decir ante todo que podemos es la unica solucion para el embroyo en el q nos hemos metido , podemos es verdad que tiene una campaña radical pero es lo que le hace falta a este pais despues de tanta corrupcion y derechismo con el que convivimos a grandes problemas grandes soluciones y mejor ahora hace falta un comunista e. europa despues de tanta derecha y ahora extrema derecha animo a todos y votemos a PODEMOS. , votemos a la solucion

en cuanto a la deuda no se refieren a dejar e pagarla como muchos piensan , todo lo contraria s refiere a hacer una verdadera auditoria y averiguar cul esla verdadera deuda ilegitima y no lque hayanpuesto de as. lo que m da verguenza esque em dictaduras o gobiernos totalitarios y no e un pais democratico. pero ha dado resultado en la mayoria de ellos han bajado la deuda. y la brecha entre ricos y pobres. y en cuanto al tema de la deuda no se refiere a no pagarla como algunos piensan ( si esto ocurriera la economia y el pais se irian a la mierda x asi decirlo ) se refiere a hacer como dios manada una auditoria sobre cual es la verdadera deuda ilegitima y no lo que hayan aportado de mas que bastante hay que pagra ya ,y me da verguenza precisamemte que funcione en paises con dicatduras y gobiernos totalitarios y no en. paises como este que se supone que es una demoracia

Es fácil “dejarse lavar el cerebro” por Pablo Iglesias, cuando además de un discurso de sentido común, resulta que como ciudadano anónimo Podemos te da la oportunidad de votar en primarias a los candidatos que quieres que se presenten a las elecciones, de proponer el programa electoral en asamblea y de votarlo. Es decir cuando como ciudadano de a pie, un partido cuenta contigo y te consulta, es normal que lo quieras votar. Pues estás votando lo que tu has elegido no el paquete que alguien ha elaborado para tí (pero sin ti). Cambian los tiempos y llega la democracia participativa.

Podemos y la izquierda es proeuropeista, pero a favor de una Europa social fuerte, y contraria a una Europa de los mercados que gobierna tiránicamente a los ciudadanos como encajes de su rompecabezas. Las ideas trasnochadas son las de los neoliberales, la Troika de Merkel y las de los malos patriotas de la derecha que venden nuestra nación a pedacitos

Es un error común, reducir la victoria de Podemos a la figura de Pablo Iglesias. Pero hay que buscar la respuesta en que es un movimiento social convertido a partido. Los mismos votantes son los que han podido elaborar el programa y escoger a sus representantes. En las tertulias que citas Pablo se enfrentaba por lo general a seis tipos de extrema derecha que arremetian con todo, y no solo salía victorioso, si no que animaba y ganaba votos con su discurso.

¿Mucho menos utópico era cargarse la sanidad y la educación pública, cambiar la constitución en una noche, subir el IVA 3 veces, regalarle el dinero público a los bancos, mantener una ley hipotecaria con clausulas abusivas, recortar la libertad de manifestación, subir la edad de jubilación, una amnistia fiscal, recortar el salario mínimo interprofesional, subir la cuota de autónomos, reformar la ley del aborto, asumir una ley que saca a los criminales de la carcel, abaratar el despido? Las propuestas de Podemos son de sentido común, lo que pasa que nos estamos malacostumbrando a que nos maltraten, y eso esta noche ha dado la vuelta.

Claro que si… ya está bien de que la casta política encabezada por el PPSOE se siga creyendo que todos los ciudadanos somos imbéciles… ya está bien… de que la casta siga haciendo su pantomima diaria de enfrentamiento pactado pensando que nos van a seguir manejando como marionetas… ya está bien… de privilegios, de mentir ya sin ningún tipo de miramiento… de que se crean los más listos… de que sólo cada 4 años nos tomen por idiotas contándonos en campaña las mismas cosas del contrario que han hecho ellos mismos… ya está bien… Por suerte, parece que se ve una pequeña luz en el despertar de la ciudadanía… y esperemos que continúe con mucha más fuerza en futuras elecciones..

Yo en estas elecciones votaré a PODEMOS. ¿Por qué? Primero porque el fundador de este movimiento, Pablo Iglesias, dices las COSAS CLARAS. Tal vez, sea demasiado honesto para un país que está lleno de tanto sinvergüenza, por lo que para muchos “su diálogo es demagogo”… En este país, la derecha casposa, todo lo que no le gusta escuchar, es demagogo, así que pasando de ellos. Además, realizaron unas primarias, en las que CUALQUIER ciudadano se podía presentar como candidato al eurodiputado. Fueron los propios ciudadanos los que, con sus votos, eligieron a los candidatos. Luego elaboraron el PROGRAMA ELECTORAL, mediante las propuestas de TODOS los que quisieran aportar sus ideas. Y por último, una financiación mediante el crowdfunding, donde cada persona puede aportar su granito de arena (Las cuentas con todo el dinero donado y en lo que se ha gastado, está disponible en la web de Podemos, ¿Publicarían sus cuentas los partidos grandes? Además, se han comprometido a cobrar 1.900 euros como eurodiputados (de los 8.000 mil que cobrarían, donando el resto a causas sociales o al partido) y de viajar en turista (algo que hacemos tú y yo), no como hacen el resto de eurodiputados. De los eurodiputados españoles que nos representan en Europa, solo 4 votaron a favor de viajar el turista, el resto (el 85% votó en contra).

Para finalizar, quisiera transcribir su respuesta a una pregunta en inglés en la rueda de prensa que ha dado hoy 5 de junio y que revela para mí el verdadero rostro de Podemos (y lo transcribo literalmente, perdón por el inglés), en el minuto 46:40:

“We are not a noisy minority, because we are not an organization with the will of be the solution of the problem. We just want to be a space of participation for the people, and we will like to be a part, to be an element to the creation of a new political majority in our country. We are not the solution, we are just a tool in order to create this new situation”.

Es decir, nosotros no estamos aquí para solucionar los problemas, sino para que la gente participe. De flipar.

ANALIZANDO EL FENÓMENO PODEMOS (PRIMERA PARTE)

Tengo que confesar que estoy fascinado. Como apasionado de la política, el fenómeno de fundar un partido político y conseguir en 4 meses y con 200.000 euros de presupuesto 1.245.000 votos en las elecciones europeas y 5 escaños, siendo cuarta fuerza política nacional, es algo como mínimo para reflexionar. Esto es lo que me propongo hacer ahora.

Habiendo transcurrido una semana desde la jornada electoral, con mucho material que he ido acumulando a lo largo de la semana, testimonios, artículos, reflexiones, creo que tengo la suficiente distancia con lo ocurrido para tratar de hacer un análisis lo más objetivo posible. Porque este hecho es algo sin precedentes, cuyo análisis nos ayuda a comprender cómo es y como se comporta la población española. Por lo menos tengo material para tres entradas en el blog, esta será la primera de ellas.

El 25 de enero de 2014, mucho antes del advenimiento, yo escribí este post en este mismo blog. Con los pocos (o muchos) datos que teníamos entonces, traté de analizar la posibilidad de que lo que ha significado el movimiento 15m pasara a la acción política. Y ahora, a la vista de lo ocurrido, resulta curioso leer esto: “Es el signo de los tiempos. Hoy en día todo es instantáneo, mediático. No hay verdadera reflexión ni análisis. Lo queremos todo y lo queremos ya. Y Pablo Iglesias Turrión lo sabe. Es hijo de su generación. Sabe que un buen eslogan a tiempo y un buen vídeo en el momento adecuado valen más que doscientos libros o discursos fundamentados”.

En este post quiero centrarme no en su programa, sino en por qué ha ocurrido esto, las causas.

Es evidente que la cobertura mediática que ha tenido su líder (y muchas veces no pagada, sino cobrada, y por medios situados en las antípodas ideológicas, como 13 TV o Intereconomía) no la ha tenido ninguno de los demás candidatos. Efectuada una consulta al respecto por IU ante la JEC, la respuesta de ésta fue la siguiente: “La legislación electoral no prohíbe que los candidatos puedan participar de forma continuada durante la campaña electoral en programas de tertulia política en diversos medios de radio y televisión. Únicamente el artículo 66 de la LOREG exige a las emisoras de radio de titularidad privada que durante los períodos electorales respeten los principios pluralismo político e igualdad; a las televisiones privadas que, además, respeten los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates, entrevistas electorales e información relativa a la campaña electoral; y a las emisoras de radio y televisión de titularidad pública que garanticen el respeto a los principios de pluralismo político y social, igualdad, neutralidad informativa y proporcionalidad en toda su programación”.

Pero hay otros candidatos, como Girauta o Nart que también son telepredicadores asiduos y los resultados de Ciudadanos, siendo buenos, no han sido tan espectaculares. Creo que los motivos son otros muy distintos.

La causa más importante en mi opinión es un estado de opinión de millones de personas en este país que está de acuerdo con un cóctel ideológico que podríamos llamar Bancos-Troika-capitalismo-casta. El resumen sería algo así (intentaré ser lo más preciso posible): la culpa de todo esto la tienen los políticos, que gobiernan para los ricos y los bancos, y para ellos mismos, llenos de prebendas y corrupción. Además, en Europa está la Troika y el Banco central Europeo, que nos imponen recortes que empobrecen el sistema del bienestar, y nuestro Gobierno es un hombre de paja que solamente obecede los mandatos de Ángela Merkel y los organismos financieros internacionales. Como incumplen su programa electoral por mandato de Europa, y además no consultan al pueblo sobre decisiones importantes, no nos representan, y esta es una democracia falsa y no representativa.

Como vemos, se hace un batiburrillo sin ningún análisis serio de la situación, y con premisas ciertas en todo o en parte, se sacan conclusiones disparatadas. Pero eso no es objeto del presente análisis. Vamos a las causas.

La primera causa de que esto sea así y estas ideas tengan tanto predicamento creo que es la conjunción de dos sentimientos: frustración e irresponsabilidad sobre los propios actos. En los candidatos de Podemos al Parlamento Europeo tenemos personas que teniendo una titulación superior han tenido que trabajar como camareros o dependientes en una tienda de ropa. Esto es una maravillosa herencia que con su mejor intención nos dejaron nuestros padres, cuando decían eso de “estudia una carrera”. Y nos creímos que un título superior era un pasaporte directo a un buen trabajo, cuando la realidad es infinitamente más compleja y difícil.

Por ejemplo, Gloria Santiago, candidata balear de Podemos a las europeas; “He sido activista social desde la universidad y llega un momento en el que me siento identificada con la mayoría de los jóvenes de nuestro país, que han terminado una carrera, y que no encuentran trabajo. Yo he estado cuatro años opositando para judicatura pero no salen plazas de jueces, a pesar de que hacen falta muchísimos, porque la Justicia está colapsada. Me desmotivo, no encuentro trabajo como licenciada en Derecho, y surge la llamada fuga de cerebros con la que yo me siento identificada. Entonces, un día, hace cuatro meses, pongo la tele y veo a Pablo Iglesias y decidí que era mi momento”.

Pues si tomas una decisión, las consecuencias son tuyas. Conozco mucha gente que ha preparado judicatura y no las ha sacado, incluso durante siete u ocho años. Existe la posibilidad de que no apruebes, y tienes que estar preparado psicológicamente para que eso pueda ocurrir, y tener un plan b. Otro tema es el de la gente que se dedica a investigar y no tienen ninguna oportunidad en España, y al final emigran. Eso es cierto y muy triste, pero no es lo mismo. Una cosa es la fuga de cerebros, de investigadores que no tienen la más mínima oportunidad en España, y se ven obligados a emigrar, y otra muy diferente es la frustración por no haber aprobado una oposición. Por no hablar de su opinión de que lo que necesita la Justicia son jueces, y no más y mejores medios y organización, o mayor informatización y adaptación de las nuevas tecnologías. O simplemente más personal subalterno y con mejor cualificación.

El mejor amigo del hombre no es el perro, es el chivo expiatorio (cito al profesor Rodríguez Brown como el autor de la cita hasta donde yo sé, no vaya a ser que Gallardón se enfade conmigo). Es normal que en una época de profunda crisis económica, política y de valores, donde hemos asistido a un escenario similar al de la Restauración, con corrupción a mansalva entre los dos grandes partidos que se turnan en el poder, tenga predicamento la idea de buscar un culpable de forma rápida e indeterminada, como los mercados-los bancos-los ricos-los políticos. Hay que distinguir entre la situación general del país, y mi situación personal concreta. Aunque me va a afectar indudablemente la situación de España, es indudable que yo tengo mi propia responsabilidad individual respecto a mi propia situación. Y aunque esto es materia para otro post diferente, solamente apuntar que en el último año he cambiado dos veces de trabajo y siempre para mejorar. Cuando las cosas no van bien, lo primero que hago es pensar en qué estoy haciendo mal, no en factores externos.

Un segundo factor importante ha sido en mi opinión el discurso simple y directo. Sin entrar a explicar cosas que de por sí son complicadas, se lanzan mensajes tales como: derecho a una renta básica para todos los ciudadanos “por el mero hecho de serlo”; prohibición de los despidos en empresas con beneficios; incremento del salario mínimo interprofesional; establecimiento de un salario máximo vinculado proporcionalmente al mínimo; derogación de las reformas laborales aprobadas durante la crisis; derogación de la última reforma de pensiones. En un buen artículo, Juan Ramón Rallo titulado Desmontando el programa económico de Podemos, analiza cada una de sus propuestas y argumenta en contra de cada una de ellas.

Podemos coincidir en gran parte del diagnóstico, pero el remedio propuesto no es más que un cóctel de eslóganes que, como él mismo dice, “tocan una tecla que suena bien en muchos oídos”. Esa ha sido una de sus grandes virtudes. Nadie se ha planteado las consecuencias de sus propuestas, sino solamente que la propia propuesta les convencía en sí misma. Es sencillo, fácil y no hay que esforzarse demasiado.

Un ejemplo es el comentario de un votante de Podemos: “Yo en estas elecciones votaré a PODEMOS. ¿Por qué? Primero porque el fundador de este movimiento, Pablo Iglesias, dices las COSAS CLARAS. Tal vez, sea demasiado honesto para un país que está lleno de tanto sinvergüenza, por lo que para muchos “su diálogo es demagogo”… En este país, la derecha casposa, todo lo que no le gusta escuchar, es demagogo, así que pasando de ellos”.

Somos un país en el que Manes sería feliz. Izquierda y derecha, el bien y el mal, lo blanco y lo negro, los ricos y los pobres, el pueblo y la casta. La realidad es muchísimo más complicada. Y, como la ley de la gravedad, es algo que aunque se desee con todas las fuerzas, no se puede eludir. A no ser que nos vayamos fuera de este planeta. Pero estamos aquí. Yo creo que este partido, más que Podemos, se tenía que llamar Queremos.

Seguiremos.

NOS QUIEREN AMORDAZAR…

A veces comento con amigos que este país necesita mucha pedagogía democrática. Pero mucha. Y de la otra también. Llevamos un pequeño porcentaje de nuestra existencia como Estado bajo un régimen democrático. Y hay cosas que parecen de Perogrullo o muy básicas, pero que en general en España no se hacen. Y si a eso le añadimos el hecho de que cada vez más caminamos hacia una sociedad basada en el titular, los 140 caracteres, la imagen o la foto, donde el análisis y la lectura profundos están en desuso, y proliferan los “tertulianos”, opinantes de todo y maestros de nada en términos generales, pues el resultado es desolador.

Por eso mismo, si no le gusta leer, no siga. Pero le advierto que hay que leerlo entero para comprenderlo.

Esto viene a cuento de mi última aventura jurídica en esta campaña electoral, que es la de defender los derechos de UPyD en lo que se refiere a los espacios gratuitos de propaganda electoral en los medios de comunicación públicos, y los planes de cobertura informativa.

Primero explico: espacios gratuitos son los minutos que tiene cada partido para hacer propaganda en medios públicos; el plan de cobertura regula la cobertura informativa de las elecciones en medios públicos (entrevistas, debates, informativos).

El primer apartado viene regulado en los artículos 61 y siguientes  de la LOREG. Son los spots en TV y cuñas de radio a que tienen derecho los partidos políticos en los medios públicos durante la campaña electoral, y cuya regulación es muy clara: hay que haber obtenido representación en las anteriores elecciones equivalentes (en nuestro caso de ahora, las Europeas de 2009) y volver a presentarse a las actuales. Los minutos adjudicados dependen del porcentaje de voto válido obtenido en las anteriores: 45 minutos para aquellos que han superado el 20%; 30 minutos para los que han obtenido entre el 5 y el 20%; 15 minutos para los que no han llegado al 5%; y 10 minutos para los que no obtuvieron representación o no se presentaron en las anteriores elecciones equivalentes. Eso dice la norma.

Problema que ha habido en las actuales elecciones: que los integrantes de la coalición Europa de los Pueblos Verdes, que en 2009 obtuvieron un escaño, ahora concurren en cuatro coaliciones distintas. ¿Qué partido debe entenderse como el sucesor de esa coalición que ya no existe y que gozaría de sus derechos respecto a los minutos de espacios gratuitos? La Junta Electoral Central, en Acuerdo de fecha 28 de abril de 2014 (expediente 293/354) resolvió la controversia diciendo que, “al no poder dividirse el único escaño obtenido, esta Junta considera que debe aplicarse un criterio objetivo análogo al utilizado en anteriores ocasiones, consistente en entender que debe ser la coalición L’Esquerra pel Dret a Decidir quien tenga la consideración de formación con representación parlamentaria en las últimas elecciones equivalentes, al pertenecer a Esquerra Republicana de Catalunya el candidato electo en 2009”, que fue el diputado Ramón Tremosa.

En Acuerdos de 8 de mayo de 2014 (expedientes 293/365 y 293/362), la JEC desestimó los recursos interpuestos por las coaliciones Primavera Europea y Los Pueblos Deciden con el mismo criterio, y además añadiendo que “atribuir la condición de formación con representación parlamentaria a todos aquellos partidos integrantes de una coalición que sólo obtuvo un escaño produciría una sobrerrepresentación de ésta que resulta contrario a los principios de igualdad y proporcionalidad que deben regir esta materia”. Podríamos encontrarnos con el absurdo de diez partidos que se presentan en coalición y obtienen un escaño;  y en las siguientes elecciones se presentan los diez por separado, y todos tuvieran el mismo derecho como partido con representación parlamentaria, cuando sólo tenían un representante electo.

Es evidente que Bildu y BNG no tienen derecho a 15 minutos de espacios gratuitos, pues aunque formaron parte de la coalición Europa de los Pueblos Verdes, el único escaño obtenido por ellos fue a parar al eurodiputado de ERC. Luego, por pactos internos entre ellos, se fueron turnando el escaño, primero un miembro de BNG y luego otro de Aralar.

xPero la doctrina de la JEC deja muy claro que las sustituciones o pactos internos en una coalición no pueden ser efectivos en relación a los derechos de sus integrantes como formaciones políticas: “Tampoco resultan aplicables los hipotéticos pactos internos que los integrantes de una coalición puedan establecer, ya que dichos pactos no pueden llevar a la atribución de la condición de formación con representación parlamentaria a más de una formación electoral en relación a una coalición que tan sólo obtuvo un escaño”.

Bueno, hasta aquí cualquiera lo puede entender, aun no siendo un experto en la materia.

Respecto del plan de cobertura, es un documento elaborado por los medios públicos en los que se establece la cobertura informativa para las elecciones, y en los que coexiste la libertad informativa con el respeto a los principios reflejados en el artículo 66 de la LOREG (pluralismo político y social, así como a la igualdad, proporcionalidad y la neutralidad informativa).

La Instrucción 4/2011, que interpreta el artículo 66 de la LOREG: “Cuarto.2.- La información específica relativa a la campaña electoral deberá responder a los principios de pluralismo, igualdad, proporcionalidad y neutralidad informativa. La duración de la información dedicada a cada formación política se ajustará proporcionalmente a los resultados obtenidos en las últimas elecciones equivalentes en el ámbito de difusión del medio y se emitirá de conformidad con los criterios previamente acordados en los planes de cobertura informativa, y, en su defecto, aplicando el criterio de mayor a menor, por el orden de los resultados logrados por cada formación política en dichas elecciones, pudiendo en cualquier caso proporcionar otra información sobre aquellas candidaturas que no se presentaron o no obtuvieron representación en las últimas elecciones, sin que en ningún caso éstas últimas puedan obtener una cobertura informativa mayor que ninguna de las formaciones políticas que obtuvieron representación en las últimas elecciones”.

Las formaciones políticas que obtuvieron representación en las últimas elecciones  tendrán que tener en cualquier caso una cobertura mayor que el resto, y según la JEC, son PP, PSOE, Coalición por Europa, Izquierda Plural, UPyD y L’Esquerra pel Dret a Decidir. Ni BNG ni Bildu lo son, por lo explicado anteriormente.

Pues pese a eso, no encontramos con que las formaciones que han perdido sus recursos ante la JEC nos brindan titulares como éstos: Miranda denuncia el “atraco” con que JEC y UPyD “quieren amordazar” al BNG e insta a PP y PSOE a “pronunciarse”: Los nacionalistas califican de “atraco democrático” este “empeño de amordazar y borrar” al BNG en los medios públicos gallegos, “pese a la irrelevancia social en Galicia de una fuerza extraparlamentaria que obtuvo en 2009 un total de 14.418 votos, frente a los 103.724 sufragios del Bloque en los últimos comicios europeos”, señalan.

Sin embargo, lo que no dicen es que el plan de cobertura de la Compañía de Radio Televisión de Galicia había excluido ilegalmente a UPyD, cuando de acuerdo a la ley debe tener su espacio como formación parlamentaria, tal y como exige la ley electoral, y no hizo lo propio con el BNG, tratándole como fuerza parlamentaria, cuando no lo es, de acuerdo a la ley y a las resoluciones de la JEC.

En el País Vasco, aunque sí que aparece UPyD en el plan de cobertura de EiTB, se trata a Bildu (en realidad la coalición Los pueblos Deciden) como si fuera coalición que obtuvo representación en las últimas elecciones equivalentes, cuando no lo hizo. Lo explica muy bien José Antonio de Lorenzo: sólo pedimos lo que por ley nos corresponde. ¿Quién ha borrado a quién?

Este hecho, que en cualquier democracia normal habría sido escandaloso, en España casi ni ha aparecido en los medios. Y cuando aparece lo hace con tintes vergonzosos, como esta noticia del maravilloso ABC, que en vez de explicar la noticia como lo estoy haciendo yo, para que la gente lo entienda, dice esto: BNG y UPyD se pelean por el reparto de 27 segundos (el enlace ya no funciona, pero era este: http://www.abc.es/local-galicia/20140511/abci-upyd-enfrentan-reparto-segundos-201405111113.html). O directamente mienten, como en estas dos noticias, donde se dice que Bildu cede sus minutos a UPyD, o que los minutos de Bildu son para UPyD. No es cierto, ya que UPyD no tiene más tiempo después de esta resolución, sigue teniendo lo que le corresponde de acuerdo a la ley, que son 15 minutos por no haber alcanzado el 5% de los votos válidos en el ámbito de difusión del medio. Es Bildu la que tenía 30 minutos como si hubiera obtenido representación en las anteriores elecciones, que no obtuvo, y por lo tanto le corresponden 10 minutos.

Da igual los votos obtenidos, y ya no digamos en las autonómicas, si no eres fuerza parlamentaria. Es el criterio que marca la ley, nos guste más o menos.

Este es el nivel que me he encontrado en mis debates en redes sociales sobre el tema: “Sigues sin entender lo vergonzoso de celebrar el dejar fuera a un partido q saca muchos más votos que tú entre los que ven Eitb”; “y qué legalistas sois en asuntos en los que la ley es flexible y qué poco os importa cuando se trata de derechos fundamentales”; “Y el problema no lo tienes conmigo sino con los vascos, que prefieren 10 veces más a Bildu que a vosotros”; “Luego se extrañarán de no comerse una mierda en la CAV”.

No se trata de quitar nada a nadie, sino de darle a cada uno lo que le corresponde por Ley, y de aplicar las resoluciones de los órganos competentes, como en este caso es la Junta Electoral Central. Pero bueno, qué me espero, si estamos en un país donde se incumplen sentencias del Tribunal Supremo y del Constitucional…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.